miércoles, 20 de febrero de 2013

¡Hasta la vista, Reyes! Reinos de Fabula entra en receso.



Como ya saben, estoy de mudanza. Hoy en la tarde me cortan la banda ancha y, D-s mediante, mañana traslado mi compu a su nuevo domicilio. De ahí mi destino es ya más incierto. Espero volver a estar con ustedes antes que Brienne y Jaime saquen a relucir espadas.

Como siempre les agradezco su paciencia. Sigan comentando. Yo tataré de pedir prestado compus ajenas para checar el desarrollo de discusiones aquí y en blogs aledaños. Los creyentes recen por mí. Los de menos fe, pero que quieren este blog, simplemente pidan al Universo buenas vibras para Malena que aunque mucho se ría aquí con ustedes, está a punto de quebrarse por dentro.

¡Ojala estemos juntos pronto!

lunes, 18 de febrero de 2013

¿Quién será el gran privilegiado? Los finales “martinianos” y la posible conclusión de Canción de Hielo y Fuego.



Ya no es cuestión de quién se sienta en El Trono de Hierro sino de quién queda para contar el cuento. Mucho se ha criticado, y hasta parodiado, esa costumbre “martiniana” de matar a  sus personajes, por importantes que sean. Pero en la obra de George R.R. Martin,  anterior a Canción de Hielo y Fuego, hay casos de amagos de final feliz aunque esa felicidad consista en el simple hecho de sobrevivir. Así que ahora nos toca conjeturar sobre quién será el afortunado que llegue con vida a esa palabra “Fin”.

La primera novela de Don George se llama Dying of the Light (Muerte de la Luz, 1977) y acaba con casi todos los personajes principales difuntos. A pesar de eso, al final de la historia sobreviven Gwen, la heroína, y uno de sus maridos. Dirk, el protagonista, es visto por ultima vez camino a un duelo del cual puede  salir vivo.   En ninguna de las novelas de Martin el protagonista muere de manera trágica. No sé de donde deriva esa acusación sobre los finales truculentos de Don George. Quizás de sus cuentos, los que no he leído.

La que si es una característica de la obra de George R.R. Martin es que siempre al final queda alguien que relata  y rememora los hechos principales de la trama. En Windhaven (Refugio del Viento, 1981), que Martin escribiera con Lisa Tutte (su pareja de entonces), la historia acaba años más tarde con Maris, la heroína, recordando el pasado.  En la novela de vampiros Fevre Dream (Sueño del Fevre, 1982), los protagonistas terminan derrotando a los chupasangres villanos. En un epilogo, los vampiros, curados de su adicción a la sangre, honran a los héroes visitando sus tumbas.

Mi teoría es que  Canción acabará de manera parecida. Años o siglos más tarde, las tumbas de los personajes principales de la saga serán objeto de peregrinaje de los agradecidos habitantes de Los Siete Reinos. O tal vez quien visite las tumbas sea un nieto en compañía de alguno de los protagonistas ahora convertido en un nostálgico anciano/a.
¿Escribirá Sam la palabra "Fin"? (hieloyfuego. wikia.com)


Otra imagen que tengo grabada en la cabeza es la de un escribano copiando esa crónica en algún pesado mamotreto. De los personajes de la Canción solo tenemos a dos con la paciencia y sapiencia para ser memorialistas: Tyrion Lannister y Samwell Tarly. Me inclino a pensar que será Sam quien se convierta en el juglar de este cantar de gesta. Tyrion, Jon y Daenerys  son personajes demasiado activos para poder ser los narradores de sus propias hazañas. En cuanto a Bran y Arya, los veo pasando por demasiadas metamorfosis como para sobrevivir a todos los cataclismos que vendrán.


Necesitamos una especie de clon de la vieja Tata. Alguien que cuente todo lo que se vivió en el pasado, pero como un relato para jóvenes generaciones posteriores. ¿Se convertirá Arya en una abuelita, tipo Mama Gansa, que pone a dormir a sus bisnietos con cuentos protagonizados por Syrio Forel, Yoren y Jaqen H’Rgar?

¿Les hablará Arya a sus nietos de Syrio? (fanpop.com)

Tal vez sea por el final de Windhaven que me imagino que el último en apagar la luz será una mujer. Quizás dos ancianas que se visitan para hablar del pasado. ¿Sansa y La Doncella de Tarth? Ese par serían mis candidatas para ponerle el punto final a la saga.

(fanpop.com)


En mi cabeza ronda una imagen de dos personas ante una tumba. Por un lado, me domina esa bendita imagen que Martin nos ha dejado del cementerio. Por otro un recuerdo del final agridulce de una de mis novelas favoritas,  Fabiola del Cardenal Wiseman. En ella, la heroína y el malvado Fulvio se reencuentran y hacen las paces ante la tumba de Inés, a la que ambos amaron. Pero si  de reencuentros y reconciliaciones se tratará entonces las posibilidades serían semi infinitas. ¿Los hermanos Lannister ante la tumba de Tywin? ¿Bran y Sansa ante la tumba de Ned y Cat? ¿La Khaleesi y El Matarreyes en la tumba de Rhaella?

                                                     ¿Cuál de estos Leones Lannister sobrevivirá? (fanpop.com)

Por supuesto que mi sueño favorito es que un siglo más tarde los descendientes de los Lannister visiten a los descendientes de los Stark en Invernalia como en una recreación de esa primera visita, y recuerden, sin rencor, lo que sucedió entre ambas familias. Pero un final así, con parejas enamoradas y niños y lobos correteando por la fortaleza, es un final digno de J.K. Rowling no de George R.R. Martin.


¿A quién creen que el Gordito dejará vivo para contar el cuento? ¿Cómo se imaginan el final de la saga?

jueves, 14 de febrero de 2013

En San Valentín y estrictamente para “Jaimeras”:¿Qué esperamos ver en La Tercera Temporada?




La aparición de un magro amago de sinopsis del primer episodio de la Tercera Temporada de Juegos de Tronos (pueden verlo en traducción en Juego de Tronos en Los Siete Reinos) trae alborotada a la comunidad “tronera” con hipótesis sobre como será esa noche de gala. Las “jaimeras” andamos de capa caída puesto que en ese tacaño párrafo no se menciona al Matarreyes para nada.

Pero, tranquilas Hermanas, ya se ha dicho (incluso Nikolaj Coster-Waldau lo ha dado a entender en entrevistas) está temporada el personaje de Jaime Lannister será focal. Se respetará la importancia que Martin le dio en su Tormenta de Espadas, y Weiss&Benioff, de seguro, van a aprovechar de realzar y destacar todos los matices de las Excelentes Aventuras del Matarreyes y su Moza.

Antes que todo, ¡calma, Jaimeras! Que una sinopsis no mencione a Jaime Lannister no significa que él no aparezca en este capitulo inicial. Las sinopsis de HBO son in-famosas por su laconismo y su imprecisión. En el episodio “A Man Without Honor” decían “Jaime Lannister se encuentra con un pariente”. Y ya sabemos todo lo que abarcó ese encuentro con el difunto Ser Alton.



A juzgar por el único conato de tráiler que hemos visto, todas las escenas que contiene son parte de ese primer bocadito. Eso incluye el encuentro de Arya con La Hermandad (algo que ocurre más adelante en el libro) y, lo que nos importa a nosotras, la Danza de Espadas. Puedo aventurar que el capitulo termina con Brienne ahogando al Matarreyes ante una audiencia de Titiriteros.

(hypable.com)


Las Reinas me contagiaron y me puse a leer por quinta vez Tormenta de Espadas. Obvio  que “leer” se aplica únicamente a los capítulos de Jaime. Entonces tomé lápiz y papel y me puse a anotar todos las posibles escenas que Weiss&Benioff pueden crear con lo que Martin nos ha dado.

Mi hipótesis es que el segundo capitulo acaba con la amputación. Para el tercer episodio tendríamos la ordalía de Brienne y Jaime coronada por el ansiado grito de “¡Zafiros!” En el quinto episodio, Jaime y su “Moza” llegarían a Harrenhaal. Tal vez ahí conozcamos a Qyburn. El esperado baño ocuparía gran parte del quinto episodio. La cena con Bolton sería insertada en la sexta entrega. Y ahí tengo varios problemas imaginando qué pueda ocurrir en los próximos cuatro capítulos.

Sabemos que el Episodio 9 estará totalmente dedicado a La Boda Roja. No habrá tiempo para mostrar nada más. Más o menos lo que ocurrió con ”La Batalla de Aguas Negras” en que no vimos a nadie fuera de Desembarco del Rey. Opino que ocurrirá lo mismo con la boda-masacre. Aparte de los invitados a la carnicería, solo creo que incluirán escenas de Arya y El Perro. ¿Mostrarán en esta temporada como Beric Dondarrion”fabrica” a Corazón de Piedra?

Aunque sabemos que La Boda Roja tendrá lugar en el noveno capitulo todavía queda el décimo. En La Primera Temporada, hubo un final genial con el nacimiento de los dragones. “Valar Morghulis” acabó con Sam a merced de Los Otros. ¿En qué terminará la serie en el 2013? ¿La muerte de Joffrey?

Siendo más específicos, ¿en qué punto terminarían Jaime  y Brienne? ¿En “Soñé contigo?” ¿O alcanzarían a llegar a Desembarco del Rey? Tal vez aparezcan un segundo, camino a King´s Landing, y se detengan en esa posada donde se enteran de la muerte de Lady Cat (Brienne suelta un sollozo y Jaime, tan lindo, lo compara a un mugido de vaca). En ese caso, el cuento del Foso, El Oso y El Caballero Hermoso cubriría los capítulos siete y ocho de la temporada.

(fanpop.com)


Ahora viene nuestra curiosidad más grande. En la Primera Temporada, tuvimos 13 escenas del Matarreyes, y dos capítulos en los que Nik no apareció.  Siete de esas escenas fueron inventadas por Weiss&Benioff, y ¡oh, cómo se las agradecemos! En La Segunda Temporada, tuvimos seis escenas de Jaime divididas en cuatro capítulos. De nuevo, como cuatro no estaban en el libro. (Incluyo clip de mi escena favorita Matarreyes vs Viento Gris).





No es entonces temerario aventurar que para La Temporada de Jaime se le destacará de la forma que puedan (si hasta “Días de Cine” el sábado pasado le hizo su semblanza a Nikolaj Coster-Waldau, mencionando por supuesto, su trabajo en “Juego de Tronos”) ¿Pero qué escenas pueden sacarse de la manga? En lo que espero me cuenten las suyas, les doy las mías. Quiero que la serie no borre nada. Que la omisión de Vargo Hoat sea el último y mayor cambio en este segmento sagrado para nosotras.

Por eso, el camino a Harrenhaal es importantísimo que lo cubran completo. Quiero ver a Jaime llorar, rezar, pelear. No es sadismo, ni tampoco mal gusto. No espero ver a Brienne lavándole el vomito, ni limpiándole el popó, pero quiero sentir que ella lo cuida y lo apoya más allá de decirle que es un cobarde por dejarse morir. Tengo la vara muy alta en mis expectativas de los diálogos que se invente el Dúo Dinámico.

Cuando Jaime llega a Harrenhaal, se separa de Brienne (Martin comenta  que apenas alcanzan a intercambiar una mirada) y él cae en las manos del Maestre Qyburn. ¿Qué pasa entretanto con La Doncella? Eso me gustaría ver.

Luego, es vital que muestren lo que le sucede después que El Matarreyes la deja abandonada a su suerte, principalmente la pelea con Vargo que termina con La Doncella casi comiéndole una oreja a La Cabra. No habrá Cabra, pero alguien tendrá que exigir que se valide la virginidad de La Moza para luego intentar abusar de ella y terminar pasándosela de merienda al oso. Y nunca les perdonaría que no filmaran ese fantástico sueño de Jaime que lo impulsa a ir a rescatar a Brienne, La Bella.



¿Qué creen/desean que Weiss&Benioff se saque de la manga este año para enriquecer la saga de Jaime-Brienne? ¿Alguna escena de amor? ¿Qué omisión les parecería imperdonable?

Por último, un Feliz San Valentín a todos ustedes y a sus parejas. Y como yo vengo de la tradición anglosajona donde San Valentín es el Día del Amor pero también de la Amistad, aprovecho de agradecer a todos mis Reyes por su amistad con este blog y con Servidora. Sin ustedes, yo me sentiría más miserable que un León Manco que es el Valentín de todas las “Jaimeras” hoy día.

(fanpop.com)

lunes, 11 de febrero de 2013

Predecesoras de Brienne de Tarth: Marfisa y Bradamante de Orlando, El Furioso



A pesar de lo que digan sus detractores, Canción de Hielo y Fuego tiene una gran deuda con la obra de Tolkien. Por eso es fácil imaginarse que al crear a Brienne de Tarth, George R.R. Martin tenía en mente a Eowyn. Sin embargo, aunque use armadura masculina y sepa manejar la espada, La Moza es bastante diferente de La Dama Blanca de Rohan. Debido a eso hay que buscar otras fuentes de inspiración. Ya nuestra Dama Blanca nos mostró los vínculos de “Brienne La Bella” con Juana de Arco, pero tengo la impresión de que Martin tuvo más arquetipos en mente para crear a La Doncella de Tarth.

El mundo de la Antigüedad está plagado de imágenes de mujeres belicosas, desde Las Amazonas griegas a Las Valkirias nórdicas. De las guerreras celtas a la Camila de La Eneida, la idea de una mujer que usa las armas de hombres y pelea como ellos es una constante en textos clásicos. Sin embargo, existe una diferencia ente mujeres de acción de leyenda y la Virgo Bellatrix y es que la  última adopta indumentaria masculina.

El primer concepto del cross-dressing no nos llega  de fuentes mitológicas sino de la hagiografía cristiana. Así nos enteramos que Santa Eugenia y Santa Eufrosina, nobles vírgenes del África Romana, se visten de varón para huir de sus paganas familias y así vestidas encuentran el martirio. Mas interesante es el caso de Santa Pelagia, una cortesana que tras su conversión se pone ropa de varón y huye a hacer penitencia en el desierto. Con el triunfo del cristianismo aparecen otro tipo de santas-travestis. Santa Marina “El Monje” y Santa Anastasia, “La Patricia” ingresan a ordenes monásticas cuando estás aun no estaban abiertas al genero femenino, y visten el habito de fraile.
Santa Marina, El Monje (Wikipedia)


En esas historias vemos varias razones para vestirse de hombre. La primera es proteger la virtud, como se dice “es mas fácil levantar una falda que bajar un pantalón”. Disfrazadas de hombres, estas niñas pueden pasar desapercibidas. Mas  o menos la misma excusa que da Arya Stark a Tywin Lannister, en “Juego de Tronos”, para hacerse pasar por varón. Pero ese no es el caso de Brienne. Ella no oculta ni identidad ni sexo como lo hacen La Dorotea del Quijote y la Rosalinda de Shakespeare. Aparte que es con armadura cuando recibe más acoso sexual.
Arya en su etapa travesti (boomtron.com)


El caso de Santa Pelagia es un eco de las palabras de San Pablo de que en Cristo no hay géneros. El apóstol se refiere a que para Cristo no hay divisiones sexuales, pero como todo escrito religioso, este fue deformado y malinterpretado como que las mujeres debían parecer hombres. Por eso monjas y místicas, por siglos se mataron de hambre para perder formas femeninas y dejar de menstruar.

Ese tampoco es el caso de Brienne quien aunque se vista de hombre y adopte un estilo de vida alternativa, no rechaza su sexo, incluso está enamorada de Renly. Una cosa curiosa, Martin habla de las menstruaciones de Cersei, Sansa, Daenerys y hasta de Cat, pero nunca menciona las reglas de Brienne.

(wallpaperswa.com)


El ultimo caso de monjas travestis se refiere a las que quieren integrarse al mundo de varones y ser “one of the boys”. Ahí entra Brienne, pero nunca llega realmente a ser aceptada como un caballero más. Asha Greyjoy recibe más respeto y solidaridad de parte de sus marineros que La Doncella de Tarth de sus compañeros de arma.

La verdadera razón de Brienne para vestirse de varón es que es el vestuario más cómodo para desempeñar sus labores caballerescas. En eso se asemeja a las doncellas guerreras de la épica renacentista,  a la Clorinda de La Jerusalén Liberada y a la Marfisa de Orlando, El Furioso. Pero principalmente le encuentro rasgos de Bradamante (incluyendo que los nombres de ambas inician con las mismas tres consonantes) del poema de Ariosto.

Bradamante y Marfisa son casos muy peculiares en la literatura. En ese varonil mundo caballeresco ambas optan por vestirse de hombres y luchar como ellos, pero sin dejar de ser mujeres. Marfisa es hija del Duque de Calabria y de una princesa sarracena. Cuando su padre es derrocado, la madre debe huir a África donde muere dando a luz gemelos. Los bebés Marfisa y Ruggiero son criados por el Mago Atalante, pero un día los encuentran los cazadores de esclavos. Ruggiero logra huir, pero su hermanita es secuestrada y vendida. Existen dos profecías sobre Ruggiero. La primera es pública y dice que como musulmán él puede ayudar a la destrucción del Imperio de Carlomagno. La segunda que solo Atalante conoce, es que si por amor Ruggiero se convierte al cristianismo engendrará una ilustre casa, pero morirá prematuramente.
Marfisa  (plato de loza de Faenza)


Al enterarse de la primera profecía, Agramante, Rey de África, manda buscar a Ruggiero ya que prepara su invasión a Europa y lo necesita entre sus fuerzas. Atalante secuestra a su hijo adoptivo. Le construye un castillo encantado en los Pirineos y ahí lo encierra. ¡Hasta secuestra a otros caballeros para que jueguen con Ruggiero! Finalmente, Ruggiero es descubierto y se une a las huestes de Agramante.  Ahí conoce a Marfisa, ahora convertida en Reina de la India, y doncella guerrera. Ninguno se imagina que son hermanos y descendientes de Héctor de Troya.

Aunque Marfisa aparenta ser “uno de los chicos”,  dentro lleva algunos oscuros secretos. Es superviviente de una vida de esclavitud y acoso sexual. Hasta su titulo de reina lo consiguió tras matar a un rey hindú que intentó violarla. Aunque es impaciente, de mal carácter, y en ella hay cierta amargura hacia los hombres, no los rechaza, ni rechaza su feminidad, pero exige que se la trate con respeto. Algo que ha conseguido por la fuerza. A sus 18 años ya ha conquistado siete reinos. Sin embargo, cuando se le pide que se ponga faldas, lo hace pidiendo un vestido prestado. Como Brienne a la que visten de mujer Cat, Bolton y hasta Jaime, Marfisa no posee vestidos propios.

La relación de Marfisa con las de su sexo es ambigua, ayuda a rescatar a Angélica, pero como parte de sus servicios a Carlomagno. Rescata a una vieja feísima a la que lleva en la grupa de su caballo. La fealdad de la mujer invita a la burla de quienes se cruzan con ellas. Marfisa ataca y vence a varios caballeros burlones, los obliga a decir que la vieja es guapa y hasta le quita la ropa a la dama de uno de los vencidos para vestir a su protegida. La protección de la dama-caballero no nace de una solidaridad femenina sino de un deseo de amparar a alguien tan “freak” como ella. Inclusive, Marfisa no se siente obligada a solidarizar o proteger a otras mujeres. Eso es evidente cuando salva a los caballeros de las garras de las amazonas del matriarcado de Mangorrone.

Marfisa socorre a la vieja (Wikipedia)


Cuando Ruggiero es herido, Marfisa lo cuida y termina enamorada de él (al parecer Martin no fue quien invento el cuento de la atracción sexual entre mellizos). El problema es que Ruggiero ya se ha enamorado y de otra doncella guerrera. En una ocasión, el paladín sarraceno rescató a una mujer que iba a ser violada por una banda de soldados moros. Ella es Bradamante, El “Caballero de la Pluma Blanca”. Ya sabemos que es fácil enamorarse de quien nos rescata de bandidos lascivos (aunque Ruggiero no grite “zafiros”). Bradamante ama a Ruggiero, pero aunque el sentimiento es reciproco, ella se rehúsa casarse con él a menos que se bautice.

Marfisa, obviamente, no ve con buenos ojos a su rival. Como Brienne es mal pensada y cree que el par ya se ha dado un revolcón. Finalmente, las dos guerreras se enfrentan. A pesar de la ira y pericia de la sarracena, Bradamante posee una lanza mágica y Marfisa termina con el culo en tierra. Aun así la pelea de gatas continua, peor aun la azorada Bradamante tilda a la reina de “vaca estúpida”, lo que Marfisa no perdona. Hasta agrede a Ruggiero que intenta separarlas. Solo la intervención de Atalante que revela los lazos de sangre entre Marfisa y Ruggiero acaba con esa rivalidad.

Marfisa y Pinabel de Delacroix


Ahora  toca hablar de Bradamante. Sus vínculos en común con Marfisa son que ambas son excelentes guerreras, ambas se visten de hombre y ambas se enamoran de Ruggiero. Ahí termina toda similitud. Bradamante es hija del Duque Aymon, hermana de Reinaldo, prima de Orlando y sobrina de Carlomagno. Con ese pedigrí está acostumbrada que se la trate con respeto. Aunque es una gran guerrera, su entrada al campo de batalla es por  estar cerca de Ruggiero, no por deporte como Marfisa. En una ocasión, encerrada en el castillo de Montalbán, Bradamante se entera que su gran amor anda para arriba y para abajo con otra. Los celos la impulsan a ponerse armadura y a huir de casa de sus padres.

Barbara De Rossi como Bradamante en "Los Paladines"


A pesar de que huir y vestirse de hombre sean actos transgresores Bradamante no pretende vivir de manera diferente a las demás mujeres. Serán las circunstancias las que la alejen del rol femenino. Pero si lo pensamos bien, Brienne fue a la corte de Renly motivada por el amor que sentía por su rey.

Ariosto describe a Bradamante y Marfisa casi de igual manera. Ambas son hermosas y superlativas en el manejo de armas. Donde el poeta las diferencia es en el carácter. Marfisa es impulsiva, de genio vivo, pero también es de una ingenuidad casi cómica que recuerda a la de Brienne. Bradamante en cambio es emotiva, sensible, llora constantemente o por celos o por impotencia. Ahí de nuevo tenemos a Brienne de Tarth.

En su peregrinación tras Ruggiero, Bradamante vivirá muchas aventuras, defenderá caballeros y doncellas, montará hipogrifos, y le robará un anillo a Brunello, el moro más ladrón de la morería. Más importante, demostrará tener control sobre su vida. Como Atalante anda por ahí constantemente tratando de desbaratar ese romance que significa la muerte temprana de su ahijado, Bradamante tendrá muchas veces que rescatar a quien la rescató.

Marioneta siciliana representando a Bradamante (irsap-agrigentum.ip)


En una ocasión escalando hacia el castillo de Atalante, Bradamante encuentra una cueva. Ahí, ante la tumba  del mago Merlín, se le aparece el hada Melissa (¿Melisandre?) que se convertirá en su protectora. Melissa la llama “madre de héroes” y le hace un pronóstico de un futuro que va enlazado al  de Ruggiero. Ambos crearán una estirpe de nobles, La Casa D’Este, que serán los ancestros de Los Duques de Ferrara y Módena. No es de sorprender esta inclusión, puesto que el Duque Alfonso D’Este (marido de Lucrecia Borgia) era patrón de Ariosto.

Otra interesante trampa de la que a doncella guerrera deberá librar a su amado es de la isla de Alcina. Ruggiero llega esa isla y es interpelado por un árbol parlante. El árbol se revela como el caballero Astolfo, otro de los compañeros de aventuras de Marfisa. Astolfo advierte a Ruggiero que la isla pertenece a las ardientes hermanas-hadas Alcina y Morgana. Ellas “capturan” caballeros y cuando se cansan de acostarse con ellos los convierten en rocas, animales o arboles. A pesar de la advertencia, Ruggiero cae en la cama de Alcina. Allá tendrá que ir Bradamante, amparada por Melissa, a rescatarlo.

Bradamante y el Hada Melissa (ilustración de Gustave Doré)


Sin embargo, el mayor peligro que enfrentarán los amores de la doncella-caballero y Ruggiero vendrá del mundo real, no provocado  por magos ni lascivia de hadas. Mientras Bradamante vive aventuras sin fin, su padre el Duque Aymon arregla el matrimonio de su única hija con el Príncipe Leo hijo del Emperador de Constantinopla.

Como Martin, Ariosto interrumpe el reino de fabulas para dar paso a la realidad feudal. Bradamante puede jugar a ser independiente, pero el poder del Pater Familiae la alcanza aun en ese universo prodigioso y le recuerda que es mujer y sometida. Entretanto, Ruggiero se ha bautizado y Reinaldo le ha dado permiso para casarse con su hermana, pero la autoridad paterna supera a la del paladín.

La acción se traslada a los Balcanes. Ruggiero parte a tierras bizantinas a ver como impedirá esa boda. Termina en una mazmorra de la que es rescatado por el mismísimo Leo. Bradamante y Marfisa llegan a la corte de Constantino. Ella tiene una última carta. Como Brienne, exige que su futuro marido sea un hombre capaz de vencerla en combate. Se entabla una justa entre ella y Leo que lleva un yelmo cerrado. A pesar de los bríos de la guerrera, es vencida. Ni las lágrimas de Bradamante ni  las elocuentes suplicas de Marfisa aplacan el corazón del Duque Aymon ni el del Emperador de Constantinopla.

(photobucket.com)


Queda un último arreglo, Ruggiero y Leo deberán enfrentarse por el amor de Bradamante. Aparecen Leo y Ruggiero. El Príncipe explica que fue Ruggiero quien lo representó en el campo del honor. Es el quien venció a su futura esposa. Ruggiero no solo se casa con su amada, además por caprichos de la imaginación de Ariosto termina de Rey de los Búlgaros. Pero no nos olvidemos de la profecía. Tiempo después del nacimiento de su primogénito, Ruggiero muere debido a una traición de sus vasallos. Bradamante y Marfisa vengan su muerte, destruyendo un reino, tras lo cual la viuda se convierte en reina regente. Un buen final para una mujer emancipada, pero femenina. Ojala, Martin de tan buen final a La Doncella de Tarth.

Estoy segura de que para crear a Brienne, Martin se inspiró en la ingenuidad, emotividad y algún otro detalle de las sagas de esas guerreras. Pero hay un detalle que las separa. Bradamante y Marfisa son descritas como hermosas y ya sabemos que el apodo de “Brienne, La Bella” es una burla. ¿Creen que Brienne sería un personaje tan multifacético si fuera guapa como Bradamante y Marfisa?

jueves, 7 de febrero de 2013

En días de Carlomagno: La casi desconocida Materia de Francia



Cuando preparaba mi entrada sobre fantasías medievales reparé en que gran parte del género fantástico, trátese del  histórica o de la épica, se inspira en leyendas, arquetipos y mitos del Medievo. Las fuentes más conocidas son el ciclo artúrico y las leyendas celtas que comprenden la famosa “Materia de Bretaña”. ¿Pero qué sucede con la menos reconocida (aunque igualmente rica en elementos fabulosos)  “Materia de Francia”? Siempre en busca de los orígenes de la literatura fantástica hoy los invito a conocer el ciclo carolingio y sus seguidores e imitadores.

La materia de Bretaña gira en torno a un rey mítico que pudo haber existido, aunque los historiadores todavía no se ponen de acuerdo si Arturo fue un guerrero celta o un militar romano. La Materia de Francia presenta un caso diferente, puesto que gira en torno al realísimo (en todas las acepciones de la palabra) Carlomagno, Rey de los Francos y Emperador de Occidente, fallecido en Aquisgrán a comienzos del Siglo IX. Con un personaje tan documentado por historiadores resulta difícil crearle un entorno fantástico como el que rodea a Los Caballeros de La Mesa Redonda. Pero La Materia de Francia no gira alrededor de Carlomagno sino de sus vasallos, conocidos como Los Doce Pares de Francia.

La obra cumbre de La Materia de Francia es El Cantar de Roldán, una canción de gesta con pocos elementos fantásticos, pero si mucho de leyenda. Esta épica nacional gala narra la derrota y huida de las fuerzas carolingias de España. El principal de los pares carolingios, Roldan, que la leyenda hace sobrino del emperador, es atacado por traidores vascos en el Paso de Roncesvalles. Como el hecho histórico no pasó de ser una escaramuza, el Cantar lo engrandece  y pone a los soldados francos en pugna contra 400.000 sarracenos. Roldan tiene ahí su ultima batalla y solo al final se atreve a tocar su cuerno, El Olifante, para pedir auxilio. El esfuerzo de soplar el Olifante es tal que el paladín sufre una conmoción cerebral y muere. Todo esto contado en lenguaje de epopeya.

(librodearena.com)


Roldan no es un personaje mágico, pero se le rodea de objetos que, con el pasar de los siglos y con subsiguientes rescrituras de su gesta, adquieren poderes prodigiosos. Eso se aplica a su caballo Veilleinfant y al Olifante. Originalmente el Olifante estaba hecho de un colmillo de elefante, pero eventualmente  el mito lo identificará como el cuerno de un unicornio. Lo más mágico de los pertrechos del paladín es su espada Durandarte. Un ángel la bajó del cielo para entregársela a Carlomagno, quien a su vez se la presentó a su sobrino en el decimo-séptimo onomástico de Roldan. Durandarte tenía la peculiaridad de que su lado norte petrificaba lo que tocara. En su pomo iban ocultos un diente de San Pedro, sangre de San Basilio, cabello de San Dionisio y un jirón del manto de La Virgen.

En Roncesvalles no solo muere Roldan sino también su casi cuñado, Oliveros, y el Arzobispo Turpin. Los tres son los principales Pares de Francia, pero no serán los únicos. La hazaña de Roldán inspiraría de tal manera a las generaciones posesiones a los hechos que lo volverían un héroe icónico. Nuevas versiones sobre su vida y obra aparecerán en siglos siguientes hasta acabar en esas joyas renacentistas El Orlando (Roldán) Enamorado de Mateo Maria Boiardo y Orlando, El Furioso de Ludovico Ariosto.

En el siglo XII aparece la Crónica Seudo-Turpin en la cual se habla de otros Pares de Francia que no murieron en Roncesvalles, tales como Reinaldo de Montalbán (primo de Roldán, Huón de Burdeos y mi favorito Ogier, el Danés. Tan importantes como estos caballeros son sus enemigos, uno de ellos el gigante moro Ferragut.  Varios caballeros infructuosamente intentan derrotar a Ferragut. Le llega el turno a Roldán que se enfrena al moro y luchan por dos días y sus noches. Agotados, establecen una tregua. Con gentileza caballeresca Roldán consigue una piedra como almohada para su contrincante. Luego de una discusión teológica entre ambos, Ferragut le revela por qué nadie puede vencerlo, el único lugar vulnerable de su anatomía es su ombligo. Al amanecer, Roldan le atraviesa la panza al gigante y acaba con Ferragut.


En las versiones renacentistas, Ferragut no será tan alto, pero es un enemigo de cuidado quien le disputará a Orlando (Roldán) el amor de la princesa china Angélica y hasta su yelmo Mambrino que no es una mera bacía de barbero como la del Quijote. Cervantes incluirá varios elementos de La Materia de Francia en su obra maestra. Además del Yelmo de Mambrino, el famoso Bálsamo de Fierabrás también es parte del ciclo carolingio.

(wikipedia.com)


Fierabrás es otro gigante moro (al parecer los almohades eran mucho más altos que los francos). Hijo del gobernador de Al-Ándalus, Fierabrás acompaña a su padre a saquear Roma y se traen a España una serie de reliquias sagradas. Carlomagno y sus Pares invaden  la península ibérica. Fierabrás sostiene varias peleas con Oliveros y al final terminan amigados. Entretanto su padre que es poderoso mago (de ahí que Fierabrás tenga ese bálsamo cúralo-todo) captura a algunos soldados de Carlomagno. Entre Fierabrás y su hermana Floripaz rescatan a los prisioneros, y se hacen cristianos y leales vasallos del Emperador.

Seria imposible enumerar y describir todo el material que compone el ciclo carolingio. Para los propósitos de este Reino de Fábulas me remitiré a la serie más dotada de elementos fantásticos, el Ciclo de Don de Maguncia (Doon de Mayence). Aparte de la abundancia de lo sobrenatural, en ella existe el sorpresivo twist argumental de mostrar a un Carlomagno vengativo y negativo.

A pesar del nombre no hay tal Don de Maguncia, sino un ciclo que agrupa leyendas sobre señores feudales, que por alguna razón u otra, se sublevaron en contra del Emperador. Los más importantes son los cantares de Los Cuatro Hijos de Aymón, el de Maugis, el Encantador, el de Huón de Burdeos y el de Ogier, El Danés.

Los cuatro hijos de Aymón tienen como principal protagonista a Reinaldo de Montalbán, uno de los famosos 12 Pares de Francia. Reinaldo ha cosechado fama en la corte de Carlomagno, pero mata a Bertolai, sobrino del Emperador. Reinaldo y sus hermanos huyen en el lomo de Bayardo, un caballo mágico que puede ensancharse hasta sostener en su grupa a los cuatro hermanos. Aunque no vuela, Bayardo puede de un salto cruzar valles enteros.
Los Hijos de Aymn montados en Bayardo (wikipedia.com)


Los hermanos llegan a Las Ardenas donde su primo, el Mago Maugis (El Merlín de la Materia de Francia), les construye el Castillo de Montessor. Reinaldo va en auxilio del Rey de Gascuña quien lucha contra uno de esos díscolos emires ibéricos. Agradecido, el Rey casa su hija Clarisa con Reinaldo y les regala el Castillo de Montalbán.
Boda de Reinaldo y Clarisa (wikipedia.com)


Eventualmente, y gracias a la intervención de Roldán, Carlomagno perdona a los hermanos. A cambio exige que Reinaldo se vaya a hacer penitencia a Tierra Santa (el equivalente de ingresar a la Guardia de la Noche). Además, como Carlomagno tiene el corazón tan negro como Cersei, exige la vida de Bayardo. Hace que lancen al caballito, con una roca al cuello, a un rio. Bayardo logra huir, y como Nymeria, se interna en el bosque.

Años más tarde, Reinaldo retorna a Francia. Encuentra a Clarisa muerta. Tras enviar a sus hijos a educarse en la corte imperial, Reinaldo se va a Colonia a construir una catedral. Unos albañiles, lo matan y lazan su cuerpo al rio, pero milagrosamente este es retornado a sus hermanos.  Reinaldo reaparece en los poemas  de Ariosto y Boiardo. Ahí se dirá que hermano de Bradamante, primo y rival de Orlando por el amor de Angélica.

Casi tan importante como Reinaldo en esos cantares es su primo, el mago Maugis.  Es hijo de Beuves d'Aigremont, otro barón rebelde y hermano del famoso Girar de Rosellón. Maugis tiene un hermano mellizo, Vivien de Monbrac. Vivien es criado por sarracenos y Maugis (quien es raptado de bebé por una esclava y casi devorado por un león) es criado por el Hada Orianda. Es él quien doma a Bayardo y consigue la famosa espada Fusberta que el hechicero más adelante regala a su primo Reinaldo. Aunque hay ciclos que cuentan como Maugis libra batalla con Carlomagno,  se reúne con su mellizo, y llega a ser un miembro del Senado Romano, la importancia de Maugis reside en auxiliar y sacar de apuros a sus parientes y otros héroes con sus dotes mágicas.

Hazañas de Maugis (wikipedia.com)


Otro personaje importante es Orianda, quien (como Urganda, La Desconocida del  Amadis de Gaula) es la mera Morgan, La Fey. Si en la tradicion artúrica (y el cine y televisión contemporáneos), Morgan es perniciosa hechicera, en  la tradicion medieval europea y principalmente la “materia de Francia”, y La Fata Morgana (o  Urganda, Orianda, Oriana u Orlanda) es un hada buena. Lo único que puede tildarse de “abuso” de parte de La Fata Morgana es que  suele “cobrarse” en favores sexuales. Es madre y amante de Maugis a quien rescato de una planta de espino, cuando era un bebé.

En esas leyendas, Orianda, La Fey, vive junto a otras hadas en Rossefleur (¿Avalon?) ¡y es cristiana! Lo primero que hace al encontrar al niño es solicitar ayuda divina, lo segundo es bautizarlo. Resulta casi paradójica esta combinación de hechicera con mujer de fe, pero en el Medievo la magia y la religión  iban de la mano. Así  Maugis es entrenado por Baudris, hermano del hada,  en las artes arcanas. Cuando se hace mayor de edad, Maugis recibe su primera armadura y armas por parte de Orianda quien luego se las quita para hacerlo hombre “de otra manera”. El se convierte en su “ami” para que ella lo ame con “ de si grand amour”.

Maugis y Orianda (palazzomadamatorino.com)

Mas tarde, Maugis recompensa los desvelos de su madre-amante al derrotar al Almirante Sarraceno Antenor que sitia el castillo del hada que se niega casarse con él. Eso hace pensar que Orianda y su Castillo de Rossefleur (Rocheflor en otras versiones) está cerca del agua, tal vez en una isla. Las leyendas medievales situaban la morada de Morgana en Sicilia.

Otro ciclo que tiene que ver con hadas es el de Huón de Burdeos. Después que mata al hijo de Carlomagno, el caballero Huón recibe del emperador tres tareas cuyo cumplimiento obtendría que su vida le fuera perdonada. Debe ir hasta Bagdad, matar al primero que encuentre en el palacio real, traer de regreso las barbas y un diente del Califa, y besar tres veces a La Princesa Esclarmonde. El pobre Huón parte de viaje con menos esperanzas que Brienne de cumplir con su empresa, pero al cruzar un bosque en Tierra Santa se encuentra con Oberón, el diminuto rey de las hadas. En este cantar Oberón es hijo de Morgana ¡y de Julio Cesar! (Los amores del hada dan para un libro entero).


 Oberón ayuda a Huón a cumplir con su misión entregándole un cáliz mágico que siempre le dará de beber y un cuerno con el que puede llamar al Rey de las Hadas cada vez que lo necesite. Con estas armas, Huón mata a un gigante, rescata una doncella y se consigue una armadura que lo hace invulnerable. No solo cumple con su misión además se roba a Esclarmonde que se hace cristiana.  Tan amigos serán Huón y el Rey de las Hadas que Oberón lo nombra su sucesor y lo hace inmortal. El único problema es Esclarmonde que sigue siendo humana, así no puede ser consorte del Rey de las Hadas. El Rey Arturo viene a disputarle el reino a Huón, pero Morgana se lleva a Esclarmonde al Paraíso, la baña en La Fuente de la Inmortalidad y Jesús transforma a la esposa de Huón en hada.

Para el último he dejado a mi favorito de la “materia de Francia”,  Ogier, El Danés. Aunque no se ha encontrado verificación histórica de su existencia (aparte de un manuscrito en un monasterio de Colonia), la leyenda lo hace hijo de Godofredo, primer rey cristiano de Dinamarca. Cuando es derrotado por Carlomagno, como Balon Greyjoy, Godofredo se ve obligado a entregar a su propio hijo como rehén al Emperador.

Cuenta la leyenda que Ogier era tan hermoso que siete hadas visitaron su cuna otorgándole dones. La ultima fue Morgana quien lo hizo inmortal. Años más tarde, Ogier  ya tiene un hijo que es asesinado por Charlot (Carlos, el Joven) hijo de Carlomagno. Ogier mata al príncipe y casi mata a su emperador. Se convierte en otro vasallo rebelde, peo pasados siete años pone al servicio de la Cruzada Carolingia su vida, su caballo Bierfort y su espada Curtana. Así lo vemos aparecer en El Cantar de Roldan.
Las hadas y Ogier(ebooks.adelaide.edu.au)


Ogier, o “Urgel” como le llamará Cervantes, también luchó contra los sajones. Cercano al cumplir el siglo de vida, Ogier es presa de la melancolía ya que su inmortalidad no va acompañada por la juventud. Se le aparece una bella joven que le da un anillo y una corona. Ogier, rejuvenece, olvida su pasado y acompaña a la siempre joven Morgana a Avalon donde vivirán  siglos de amor. Pero cuenta la leyenda que cada vez que La Cristiandad necesita de Ogier, su hada-amante le da permiso para retornar al mudo real. Cumplida su misión, y en carroza de fuego, el caballero regresa a Avalon.

Ogier y Morgana (ebooks.adelaide.edu.au)


La noble casa normanda de Hauteville  decía descender de Ogier, el Danés. Eventualmente, el legendario caballero fue adoptado por su país de origen y se convirtió en un símbolo de la nacionalidad danesa. Hans Christian Andersen lo menciona en sus cuentos. Existe una estatua del paladín en el Castillo de Kronborg donde se cree que mora su espíritu y que cada vez que Dinamarca lo necesite resurgirá Ogier el Danés o Holger Danske como se le conoce en su idioma natal. Durante la Segunda Guerra Mundial, Holger Danske era el nombre del grupo de resistencia más grande de Dinamarca.

Estatua de Ogier, El Danés, en el Castillo de Kronborg


En 1961, el novelista de ciencia ficción Poul Anderson escribió una novela de fantasía llamada Tres Corazones y Tres Leones. El protagonista es Holger Carlsen, un ingeniero danés que vive en USA. Tas la invasión Nazi de Dinamarca, Holger regresa a su patria y se une a la Resistencia Danesa. Intentado facilitar la huida de un científico (¿Niels Bohr?), Holger  es herido en una playa.  Cuando despierta se encuentra desnudo en un bosque desconocido. Allí conoce al caballo Papillon que viene cargado de ropa, amas medievales y un escudo con tres corazones y tres leones. Holger se encuentra convertido en la encarnación de Ogier el Danés, en un mundo medieval donde las hadas amenazan al Sacro Imperio Romano.



Es socorrido por Madre Gerd, una bruja, que tras invocar demonios, le dice a Holger que solo podrá regresar a su mundo con la ayuda de las hadas. Así Holger emprende un viaje en el que se encontrará con brujas buenas y malas, gigantes, dragones, unicornios y tendrá que defenderse delos caprichos del Duque Alfric y de los poderes de seducción de Morgan, La Fey. Sus compañeros de viaje son el enano Hugi  y Alianora, una doncella-cisne.

Leí esa novela cuando era joven, pero ahora la encontré en castellano y en-línea. Aquí está. La descripción física de Holger me recordó a alguien. Miren esta descripción de otro Noseslayer danés:

“Su constitución física ya era otro asunto. Era un gigante de metro noventa y tan ancho
de hombros que no aparentaba esa altura. Jugaba al fútbol, desde luego, y podría haber
figurado en el equipo de su universidad si los estudios no le hubieran quitado tanto
tiempo. Tenía una cara cuadrada y dura, de pómulos altos, barbilla partida, una nariz
ligeramente aplastada, (más tarde, Holger recuerda como le quebraron la nariz en una pelea en el Politécnico), de cabello amarillo y grandes  ojos azules”.

¿Habían oído hablar de La Materia de Francia? ¿Si es así cual sería su ciclo favorito? ¿Por que creen que es un tema olvidado aun por el género fantástico moderno en cambio no ocurre lo mismo con el ciclo artúrico?



lunes, 4 de febrero de 2013

Los muertos que vos matasteis gozan de buena salud: ¿Es Martin realmente un “Matapersonajes”?



Uno de los crímenes que se le imputan a George R. R. es que gusta hacer sufrir a sus personajes, que nos hace encariñarnos con ellos... ¡Y luego nos los asesina! Lo primero es inundablemente cierto, sobre lo segundo tengo mis dudas. Las muertes en Canción de Hielo y Fuego son necesarias, corresponden a un plan, y en muchos casos vienen bien anunciadas. El problema es que más allá de su costumbre de liquidar personajes, Martin utiliza y abusa de un recurso un poco exasperante, hacernos creer que determinada persona murió para resucitarla en una próxima entrega. Ese sería su verdadero delito,

Hay chistes, caricaturas y serias acusaciones que explican  el mote de “Matapersonajes” que se lleva el autor de la afamada “Juego de Tronos”. Desde esa primera entrega que sus lectores han vivido en shock. ¿Dónde se ha visto que en el primer volumen de la saga ejecuten al protagonista? ¿Qué mente tan sádica puede otorgarle la felicidad a la huerfanita Daenerys para luego arrebatarle al marido y al hijo? Pero, a riesgo de que me linchen los fans de Khal Drogo y Ned Stark,  por imprevistas que sean ambas defunciones eran ineludibles.

Trato de imaginarme a Ned vivo, tal vez en La Guardia de la Noche con su hijo Jon. Pero por más que esfuerce mi imaginación, la historia seria totalmente diferente. Incluso un Ned hundido en las mazmorras de Cersei no inspiraría ese fervor que levanta a los norteños, (hasta su propio hijo), que galvanizados por el martirio de Lord Stark buscan vengar su ejecución.


Por mucho que me incomoden las decisiones de la Khaleesi, Daenerys no hubiese llegado nunca a ese punto de arrojo, de independencia y  poderío si hubiese vivido su esposo. Al Khal le parecían simpáticos los desplantes de su “luna”, pero eventualmente la hubiera tenido que meter en cintura. Y sin esa pira funeraria no tendríamos dragones.

Las otras bajas de Juego de Tronos, no solo estaban anunciadas también fueron deseadas. ¿Alguien quería que viviera Robert Baratheon? Viejo más inútil no puedo imaginar. ¡Qué se fuera a reunir con su Lyanna en algún otro mundo a seguir emborrachándose y engordando! Al menos en la serie, mostraron un Robert que tenía donde sujetar los pantalones. En el libro es un pelele semi esbirro de Los Lannister. ¿Y alguien lloró la muerte de Viserys o la de Mirri?  Es como decir que no deseábamos los asesinatos de Joffrey y de Lyssa Arryn en libros posteriores. ¿Y quién no aplaudió la decapitación de Janos Slynt y el homicidio del despreciable Pycelle?



Aunque solté mis lagrimones con la partida del Maestro Aemon, estaba tan viejito que ya no se podía pedir más. Es como la muerte de Lord Mormont, sin ella no tendríamos Comandante Snow. Aun así, hubiera deseado que Ser Jora se reencontrara con su padre. A pesar de que Charles Dance y Weiss&Benioff se ha encargado de hacer una caracterización encantadora de Tywin Lannister, el individuo no deja de ser un nefasto tunante que merece que le den matarile. El que se lo de su hijo hace más intenso su final y marca un antes y después en la vida de Tyrion.

Es triste la desaparición de Ygritte, pero su amor por Jon Snow no tenía futuro. Del momento en que él optó por regresar a sus votos, ya la Salvaje tenía sus días contados. Aunque entiendo que ya sobraban los reyes de Poniente y que como en el ajedrez, en el Juego de Tronos hay que sacrificar piezas, me sigue entristeciendo que quitaran del medio a Robb Sark y  Renly Baratheon. Y encuentro totalmente innecesario el martirio de  la pobrecita huarga Lady. Su muerte me hizo llorar más que la del Maestre Luwin.

Ned Stark a punto de matar a Lady(smosh.com)


Más allá de la orgia de cadáveres que se le imputa, yo veo a Martin como el gran “resucitador “de personajes. Don George utiliza posibles muertes para crear suspenso. Repasemos el final de Choque de Reyes. Estamos seguros que Davos y sus hijos descansan en el fondo del mar, que Theon Greyjoy pagó su traición con la vida y que Catelyn Stark decapitó al Matarreyes. Pero llega Tormenta de Espadas y vemos a Jaime de paseo con Brienne,  y Davos es rescatado por Salladhor Saan.

Ser Davos, el Inmortal (tumblr.com)


En Festín de Cuervos le dicen a Cersei que Davos fue decapitado, pero el Caballero de La Cebolla reaparece en el próximo libro, al igual que Theon. Al parecer Ser Davos tiene más vidas que Beric Dondarrion. Y hablando de Beric Dondarrion, él resucitó a Catelyn Stark a la que dimos por muerta en Tormenta de Espadas. Catelyn colgó a Brienne al final de Festín de Cuervos, y Martin revivió a La Doncella de Tarth en Danza con Dragones.

Por eso yo no me preocupo ni por Jon Snow, agonizante al final de Danza con Dragones, ni por Theon, a punto de ser decapitado en Vientos de Invierno, ni siquiera por Ser Loras a quien dejamos malherido en un calabozo. Hasta el pobrecito Aegon, supuestamente  asesinado en su infancia, renació en Danza con Dragones. En una de esas resucitan Rhaegar y Lyanna.

Tal resurrección no sería menos sorprendente que  alguna que otra  nacida de la fértil imaginación de Martin, como Ser Robert Strong armado con los restos de Gregor Clegane o Mance Rayder, supuestamente incinerado en una hoguera, pero en realidad hechizado por Melisandre para aparecer bajo la identidad de Rattleshirt. Con tanto personaje resucitado solo me queda parafrasear a Pierre Corneille diciendo: “Los muertos que vos mataseis, gozan de buena salud”.

Acusar a Martin de ser un “Mata personajes” entonces resulta un despropósito. Mas, teniendo en cuenta que la serie de “Juego de Tronos” ha exagerado las tendencias asesinas del escritor. Por ejemplo, hasta Danza con Dragones, Xaro Xhoan Daxos y la fiel Irri gozaban de buena salud. Sin embargo, en la Segunda Temporada, Weiss&Benioff optaron por dejar morir a la mucama de la Khaleesi durante el secuestro de los dragones. ¿Con quién explorará Daenerys ahora su lado lésbico?

En la novela, Xaro expulsa a la Khaleesi y a su alborotadora comitiva de su casa, pero dos libros más tarde llega a Meereen a pedir de la mano de la viuda de Khal Drogo. En cambio, en  el episodio final de la Segunda Temporada, Dany encierra en su bóveda a Xaro por traidor, mal anfitrión, y ladrón de dragones. Junto a él, Dany sepulta en vida a Doreah, quien en el libro llevaba páginas fallecida. Esa es otra característica de Weiss&Benioff, resaltar las muertes de los personajes haciéndolas más llamativas. Una aburrida muerte de inanición den el Destierro Rojo, es transformada en un castigo a la deslealtad de la criada. ¿Más interesante, no creen?

Xaro y Doreah se llevan una sorpresa

Una queja de los lectores de Canción de Hielo y de Fuego es como desperdicia  Arya  las ofertas de Jaqen. Como los bobos de los cuentos gasta sus deseos solicitando dos muertes insulsas, para al final avisparse y usar el último deseo para conseguir que El Hombre sin Rostro la rescate de Harrenhaal. En la serie corrigieron ese detalle. El primer muerto por Jaqen es Tickler, el torturador, a quien Arya supuestamente mataba en Tormenta de Espadas. En el libro el cruel Amory Lorch termina en las fauces del oso de Harrenhaal. En la serie se ahorraron el oso y eligieron que Lorch fuese la víctima del segundo deseo de La Niña-Loba. ¡Y que escenita les quedó!



En Juego de Tronos, Jory Cassel muere a manos de algún anónimo soldado Lannister. Más memorable fue ver como Jaime le traspasaba la cabeza antes del famoso duelo Stark-Lannister. El padre de Jory, Ser Rodrik Cassel muere en el libro en una escaramuza con las fuerzas de Theon. Insustancial fin comparado a la magistral escena en que Theon torpemente decapita al anciano ante los gritos y suplicas de los aterrados Niños Stark.


Si la misma serie se encarga de hacer más violenta (ergo interesante) la trama, no podemos culpar a Martin de ser el único gran Matapersonajes. A pesar de sus pronósticos de una gran masacre final, también puede resucitar a todos los muertos antes. Y no olvidemos que “Valar Morghulis”, todos los hombres mueren.
¿Después de lo dicho seguimos apodando a Martin de “Matapersonajes”? ¿Cuál fue, según ustedes, la muerte más innecesaria en la saga?