lunes, 20 de octubre de 2014

Vampiros en Manhattan o Por qué me encantó The Strain


No iba a verla,  lo juro. Quiero a Guillermo del Toro, pero no me enamoran todos sus productos. Ni siquiera terminé de leer la novela, pero la noche del miércoles pasado a las 10pm, sintonicé FX con la intención de al menos aguantarme el primer capitulo. Lo que pasó es que hasta el primer corte comercial (pasadas las 11PM) no podía apagar el televisor, no podía despegar los ojos de la pantalla. ¿Qué tiene “The Strain” que les falta a otras series fantásticas (Léase “Forever)?

Me cansan las historias de vampiros, el que sea de  de Don Memo no era garantía que me fuera a gustar, y después del fracaso de Cuarón con “Believe”, no quería ver a otro director mexicano morder el polvo en la televisión anglo-parlante. Eso si que “The Strain” ha tenido buena prensa, buena critica, y buenos ratings, pero igual no pensé que me engancharía. Equivocada estaba.

Hace unos años, Guillermo del Toro, en colaboración con Chuck Hogan, sacó al mercado (en ediciones castellano y en ingles) su Trilogía de La Oscuridad compuesta por Nocturna,  Oscura y Eterna. En inglés. Nocturna se llama The Strain (La Cepa) y con ese nombre se lanzó al aire hace dos meses la primera temporada que abarca lo que ocurre en Nocturna y dura 13 episodios. Ya se renovó la serie para que se dramatice el segundo volumen. Y este octubre ha llegado a América Latina.



Para quienes no conozcan Nocturna la trama se puede reducir en tres palabras. De Berlín llega al Aeropuerto Kennedy, en Nueva York, un avión cargado de pasajeros muertos. Cómo y de qué murieron es la gran incógnita. Para resolverla traen al Dr. Ephraim Goodweather (Corey Stoll de “House of Cards”) epidemiólogo prestigioso que está pasando por varias crisis personales: divorcio, batalla por la custodia del hijo, y rehabilitación de alcoholismo. Lo ayuda su fiel compañera y ex amante, la Dra. Nora Martínez (maravilloso volver a ver a Mía Maestro).


Ambos científicos descubren que hay algo totalmente raro en la forma en que murieron los pasajeros y lo que provocó su muerte. Algo ligado a un enorme gabinete-ataúd que portaban en el compartimiento de equipajes y que parece estar habitado por una exótica variedad de gusanos. Aun mas extraño es que haya cuatro sobrevivientes. La burocracia, el abuso mediático y los  intereses creados detrás de las compañías aéreas y las autoridades, obligan a cerrar el caso, a dar de alta a los sobrevivientes y a buscar una explicación plausible para aplacar a publico.

La situación se agrava, a pesar de los intentos de ocultamiento. Los sobrevivientes exhiben extraños síntomas y desarrollan una necesidad de beber sangre. Los muertos resucitan y atacan a los vivos, principalmente a sus parientes. Todo esto va ligado al Maestro,  un milenario strigoi (vampiro rumano). Su ayudante, es  el enigmático y siempre joven Eirchorn (Richard Sammel, mi querido Mueller de Un Village Français). Este ex comandante de campo de concentración,  convence al enfermo millonario Palmer Eldritch (Jonathan Hyde, parece que toda serie buena necesita de un australiano en  el reparto) de traer al Maestro a Manhattan y a cambio, darle juventud y vida eterna. Pero El Maestro tiene planes más oscuros y grandiosos.

Ante la crisis, Eph y Nora tendrán que aliarse con el prestamista y sobreviviente de Treblinka, Abraham Setrakian (David Bradley mejor conocido como Lord Walder Fry) y otros insospechados asociados que van desde un pandillero de Harlem hasta un ejercito de vampiros rebeldes.

Lord Walder con barba y sombrero

Hay mucha gente que vio “The Strain” (tuvo una sintonía arriba de 8 puntos en su noche debut en USA) porque les gustaron las novelas; otros se abstuvieron porque no tragaron la trilogía. A esos les aconsejo verla porque se han subsanado muchos de los errores del libro. Es mucho más ágil, tiene más suspense, y visualmente, es impactante.

La novela es interesante, pero está mal escrita (hasta tiene headhopping). Creo que eso se debe  a que Del Toro la planeó originalmente como guión y a que fue escrita por dos autores. Yo solamente he apreciado a un Team de escritores que es el Matrimonio Thoene, pero porque siempre he sospechado que es ella quien escribe y él quien edita. Es más fácil trabajar en equipo cuando se es guionista, con la novela no funciona bien eso de hacerlas a dos pares de manos.

El hecho es que Don Memo se puso las pilas y rescribió su cuento para la televisión. Le ha hecho grandes cambios, pero la audiencia no se puede quejar porque al final él es  dueño de la historia, hasta dirigió el piloto Francamente, los cambios eran necesarios y todo ha sido para mejor. En vez de comenzar con Setrakian en Treblinka, han preferido inventarse una escena de lo que sucede antes de que El Maestro acabe con la tripulación y los pasajeros de la nave. Sin que veamos al monstruo, nos morimos de susto y ya queremos saber que pasa. Mucho más efectivo que comenzar con la huida del campo de concentración que además, ya sabemos, en estos días El Holocausto no vende.


Me fui a IMDB a ver que decía el hoi polloi y las críticas son tan contradictorias como puede esperarse de esa cloaca. Hay quien ama la serie, hay quien la odia. Unos se quejan de que estuvo muy lenta, otros de que estuvo muy rápida. Yo les creo a los últimos porque conservando las distancias, es tan vertiginosa como “Penny Dreadful”. Salta de punto a punto de la Ciudad de Nueva York, de Astoria al Alto Manhattan; desde Woodside hasta Harlem. Aunque fue filmada mayormente en Toronto (WTF?), para los neoyorquinos expatriados es siempre un placer oír nombres reconocibles. Y la casa de Goodweather en Woodside es realmente una casa de Queens, la arquitectura es inconfundible.

La serie es muy rápida y tiene muchos personajes (y eso que se han eliminado a varios). Otro acierto es traer a Nora al escenario mucho antes que en el libro y dejar en claro que es la protagonista, junto a Eph. Algo que tampoco es evidente al comienzo del libro. Por supuesto están los loquillos que se quejan que no hay suficiente gore (eso de gusanos que salgan por la boca de los vampiros para succionar sangre humana no les ha parecido bastante). Y también están los morbosos que se quejan que solo hubo una escena de desnudos.
El Amo al ataque


Lo extraordinario es que les molesta que haya tanto hincapié en la vida familiar de Goodweather y del pandillero Gus Elizalde (Miguel Gómez). Entiendo, y lo hemos hablado aquí, todavía existen los que creen que en la fantasía no hay espacio para  emociones, tragedias familiares entornos domésticos ni la profundización en la psiquis humana. Uno pensaría que después de GOT y Harry Potter ya habríamos superado ese prejuicio. De hecho, en Nocturna hay bastante exploración sicológica y desarrollo de los personajes.

La critica que más considero aplicable ha venido de “Rotten Tomatoes”, un sitio muy prestigioso, pero también muy quisquilloso. Los cito: “The Strain’ aprovecha sus temas conocidos a través de una combinación efectiva de terror sobrenatural y gore de película barata-aunque puede que no sea para todos los gustos”.

Del Toro la hace de nuevo

En eso difiere  de “Forever” y otras series que derraman clichés. El termino usado en ingles para “conocido” es “Familiar”. Lo familiar y lo identificable son elementos  positivos a diferencia de adjetivos como cliché, falto de originalidad, archiconocido, etc. “The Strain” no pega por lo insólito de la trama, sino por el modo en que combina elementos familiares hasta volverlos insólitos.

Ese comienzo con una nave llena de pasajeros muertos y un vampiro que viaja en un ataúd de tierra de su país natal nos remonta a Drácula. Ahí paran los parecidos para luego entrar en el terreno de The Keep y clásicos de Stephen King como The Stand y Salem’s Lot, más un toque de “The Walking Dead”, y  un guiño a series contemporáneas que tratan el tema de epidemias apocalípticas como “The Last Ship” o “Helix”, sin olvidarnos de la presente y muy real amenaza del Ebola. Incluso ese comienzo me recordó mucho al Aeropuerto de Arthur Haley. Pero el modo en que el argumento  combina, usa y presenta esas similitudes nos resulta innovador.

Por último, vale hablar del más que fascinante elenco. Corey Stoll ésta perfecto como un Ephraim Goodweather mucho más negativo y atormentado que en el libro. Mia Maestro está exquisita como Nora, Miguel Gómez hace un muy buen debut como Agustín “Gus” Elizalde, y la siempre divina Adriana Barraza es deliciosamente surrealista como la típica mamá hispana que sigue todas las tradiciones como una manera de escapar a la realidad del ser madre de criminales.
Gus llega a su casa


 Me faltan palabras para elogiar otras actuaciones, principalmente las de David Bradley como Setrakian y las de Sean Astin como el espía de Palmer infiltrado en el aeropuerto. Si se necesita de una excusa para ver “The Strain” háganlo solo para ver al autor de a Boda Roja hacer de “bueno” y a Samsagaz hacer de villano.
¿Qué te pasó Sam?



“The Strain” puede ser vista por la señal de cable latino todos los miércoles por FX.

viernes, 17 de octubre de 2014

Go Where I Sent Thee: Sleepy Hollow 2x03


Ichabod aprende a conducir, a apreciar  un cappuccino y entremedio derrota al Flautista de Sleepy Hollow, una versión más siniestra que la de Los Hermanos Grimm. ¿Qué pasó en el episodio “Ve donde te mandé”?

Fue un capitulo de retroceso en el que sentí que volvíamos al comienzo de la serie cuando “Sleepy Hollow” todavía no tenia una agenda definida. No aparecieron Miss Jenny  ni Katrina, ni El Jinete, sin embargo es obvio que la relación entre Los Testigos ya está llegando a un apocalipsis romántico propio. Vimos a Abbie ponerse celosa porque su hermana le anda dando lecciones privadas de manejo al Profesor Crane, vimos a Los Testigos compartir capuchinos en una cafetería sobre el Hudson; y a Abbie limpiarle la boca a Ichabod. Y ese "Grace Abigail Mills" del Profesor...mm ¿ya qué más?



Pero vamos al meollo del cuento. Los Lancaster una importante familia del pueblo, cuyo pedigrí se remonta a la Guerra de Independencia, han perdido a su hija Sarah. Beth Lancaster es una ex visitadora social y una de las pocas personas que se portaron bien con Abbie en sus días de niña adoptada. La Teniente le promete que rescatará a su hija.

Ichabod comenta despectivo que el tal Damián Lancaster, el famoso ancestro de la familia, no era un verdadeoa patriota sin un oportunista que iba donde el sol calentabas mas. Los Testigos se internan en el bosque, encuentran manchas de sangre y un hueso humano, una tibia para ser más exactos. El Profesor la reconoce. Es una flauta, y él es flautista (¿Ichabod, nunca dejarás de asombrarnos?)


Crane toca una melodía New Age que pone a Abbie en trance y casi la hace zambullirse en un pantano. Se dan cuenta que esa música es la causa de la desaparición de la pequeña Sara. Se trata de una versión moderna del Flautista de Hamelin. Esperen, ¿estamos en Storybrook? No, se trata del flautista de Sleepy Hollow, y ya Ichabod lo entronca con sus memorias. Hace dos siglos, un individuo con las mismas características hipnotizó a un batallón de ingleses y los mato de manera vil y cruel. Que nuestro héroe se compadezca de Los Chaquetas Rojas indica que realmente debió ser una muerte vil y cruel.

Ichabod graba la música de la flauta en el I-Pod de Abbie. Asi la hipnotizada detective lo guía por el bosque. Cada vez que Ichabod la necesita cuerda y consiente, le retira los audífonos. En el bosque se encuentran con Hawley herido. Resulta que lo han comisionado para que consiga la flauta y por eso anda tras El Flautista que lo hirió. Les aporta más información.


Fue Damián Lancaster quien contrató al Flautista para la masacre ya que estaba harto de que los ingleses le manosearan las hijas. Pero como Lancaster tampoco era trigo limpio, en vez de pagarle al asesino, lo mató. Tristemente para Damian, el flautista era seguidor de Moloc. Desde entonces los Lancaster viven una maldición. En cada generación, y al cumplir diez años, una de las Lancaster será secuestrada por El Flautista. Hawley se ofrece a ayudarlos a encontrar a la niña, pero exige la flauta como pago.

Logran rescatar a Sarah y llevarla de regreso con sus padres, pero Hawley se niega a volver para destruir al Flautista. Exige que le den la flauta. Abbie se la entrega, pero antes la parte en dos. Hawley de todas maneras se la vende al intermediario. Este, a su vez, se la entrega a su patrón, ¡Henry Parrish! El ex Devorador de Pecados no le importa el más estado el instrumento puesto que la pulveriza en un mortero. ¿Para qué la necesitará?

Entretanto, Ichabod está intrigado por la tristeza con la que Beth recibe a su hija. Investiga y descubre que solo en una ocasión anterior, una Lancaster logró huir de su captor. Sin embargo, poco después, todos sus hermanos murieron. Los Testigos se dan cuenta que para salvar a sus hijos, Beth sacrificó a Sarah y volverá a hacerlo. Efectivamente, Beth lleva a Sarah al bosque. Los Testigos la alcanzan y logran disuadirla de su nefasto plan.



En eso llega El Flautista, es muy veloz y más feo que Moloc. Derriba a Abbie quien alcanza a gritarle a su compañero “¡Mátalo!”. Eso me gustó. No necesitamos que sea solo Abbie quien patee traseros aquí. No la necesitamos infalible e indestructible. También es bueno que sepa delegar tareas, dar órdenes, ser Khaleesi.

Ni corto ni perezoso, Ichabod la obedece, pero El Flautista no juega limpio. Usa un sonido agudo y potente como arma. Tan fuerte es el ruido que hace sangrar los oídos del Profesor Crane. Ichabod está a punto de sucumbir, El Flautista blande su espada, pero Abbie lo atraviesa con la suya. Fin del monstruo.



Fue un cuento interesante, ¿pero de que manera se vincula con la lucha apocalíptica de Los Testigos? Ah si, Henry y la flauta, pero eso sonó como forzado. Realmente, el episodio fue un desvió del hilo argumental establecida.

Lo único importante fue que volvimos a Tarrytown y a Irving que anda muy mal. Tiene visiones en que en un escenario, tipo Walking Dead, anda disfrazado de pandillero-Rambo matando gente. Como si fuera poco, su Biblia estalla en llamas.


Para cuando llega su abogado, El Capitán esté ultra alterado y lo despide. El ex Jeremy Crane comienza chantajearlo emocionalmente. Podrá prescindir de sus servicios, pero entonces perderá su derecho a audiencia, el seguro de salud de su hija, etc., etc. ¿Y todo por qué? Para ayudar a Los Testigos que no han hecho nada por él. Exasperado, Irving quiere saber que papel le firmó al leguleyo. Aburrido, Henry se retira, lo manda a leer a Ezequiel. Irving recupera de la basura la Biblia quemada y lee la cita “Todas las almas son mías”. Horrorizado descubre que le ha entregado el alma a Moloc.

¿Cómo podrá Irving recuperar su alma? ¿Qué planes tiene Moloc para el Capitán? ¿Para que necesita Henry la flauta molida? ¿Y quién es la mujer del pasado de Ichabod que regresará en el próximo episodio titulado “La Llorona”?


lunes, 13 de octubre de 2014

Inmortalidad vs Falta de Novedad: Forever


Por cuestión de principio suelo obligarme a ver, aunque sea un capítulo, de cualquier serie de televisión que toque temas sobrenaturales, pero este mes le he estado sacando el cuerpo a varias. Finalmente, decidí ver una sola y tras deshojar la margarita, la afortunada resultó ser “Forever”.
Francamente, si la Reina Guivi no me la hubiese recomendado, no sé si la hubiera visto. Ya traía una falla grave, falta de novedad, y un único atractivo, su protagonista. Tras dos capítulos puedo asegurar que las fallas existen y se hacen notar, y que su mayor atractivo sigue siendo Ioan Gruffudd (Aunque el galés se ve mejor en los flashbacks que en sus escenas en tiempo presente).

“Forever” es una amalgama  de otras series. Es la historia de Henry Morgan, un médico que es inmortal (“Highlander”) que a pesar de haber vivido siglos resuelve casos en la Nueva York del presente (“New Amsterdam”); aunque no es detective, es forense (Bones) y   logra resolver acertijos criminales gracias a una combinación de conocimientos adquiridos en dos siglos y una mentalidad digna de Sherlock Holmes lo que hace que la serie se asemeje a “Elementary”.

Henry tiene ya una ayudante, una policía étnica, en eso se parece a Ichabod y además vive de flashback en flashback tal como El Profesor Crane. La serie no será muy novedosa pero cumple con su cuota de corrección política introduciendo la determinada cantidad de minorías. La Teniente Jo Martínez (Alana de la Garza) es latina, su superior también es hembra y Afro-Americana, ósea al revés de lo que ocurre en la comisaria de “Sleepy Hollow”.


Aunque Henry  ha vivido doscientos años, solo llegó a enamorarse durante la Segunda Guerra Mundial cuando prestaba servicio en Europa. La enfermera Abigail (Maclenzie Mauzy) se convirtió en una de sus muchas esposas y el forense todavía no se recupera de su muerte. Abigail y Henry adoptaron a un bebé sobreviviente de un campo de concentración. Casi setenta años más tarde el bebé, convertido en Judd Hirsch, es el único pariente y confidente del Dr. Morgan. Es en su tienda de antigüedades donde Henry intenta investigar los motivos de su inmortalidad.


A Henry lo matan a cada rato (en el primer episodio murió en un accidente del metro, en el segundo se cayó de un puente al Hudson), pero aquí viene la parte curiosa e incomoda. Siempre resucita en el agua y desnudo, necesitando que su “hijo” Abraham venga a rescatarlo. Eso tampoco es muy original ya que es similar a lo que le ocurre a otro Henry, el protagonista de “The Time Traveler’s Wife”. En cuanto a las lamentaciones del forense sobre el peso de la inmortalidad ya lo vimos/vemos en todo cuento de vampiros. Al final, Henry se parece al vampiro-detective de “Forever Knight”.


La serie no está mal hecha, pero tampoco presenta nada muy seductor y, valga la redundancia, nada que no hayamos visto antes. Los personajes no son arrebatadores, hay cero química entre los supuestos protagonistas y los casos son del montón. Como en “Highlander” me quede más interesada en los flashbacks de Henry y Abigail en Italia al final de La Segunda Guerra Mundial. Y aun ahí sentí que había deslices. ¿Cómo se explica que Henry sirva en el ejército estadounidense (y en la policía neoyorquina) si es obvio, por el acento, que es súbdito británico? Pero lo que me descolocó fue el número tatuado en el bracito del bebé que después será Abraham.

 A los bebés no se les tatuaba por la sencilla razón de que las criaturas (y las embarazadas) iban directamente a la cámara de gas. Los Nazis no gastaban tinta en ellos. Los poquísimos bebés que sobrevivieron fueron los nacidos en los últimos meses de la guerra cuando había tal pandemonio en los campos que se pudo ocultar su existencia hasta La Liberación, ese es el caso de Abraham. Asi que no se entiende ese numerito. Como que ese lapsus histórico es mas imponente que el que Henry descubra que es  inmortal tras recibir un balazo de una Colt ¡en 1814! Cuarenta años antes que Samuel Colt fabricara ese revolver.

Ese no es el único agujero en la trama:
¿Cómo Henry desnudo y en el agua contacta a Abraham? Ni modo que lleve un celular pegado al trasero. 


Aunque parezca romántico no puedo creer que le haya tomado más de un siglo a Henry encontrar a la mujer ideal.


Si Henry tiene que cambiar de país cada vez que alguien sospecha de él ¿por qué sigue usando el mismo nombre y practicando la misma profesión?

No es por ser quisquillosa, pero el hecho de que me de cuenta de tantas fallas, cuando imagino que Sleepy y Penny también tienen las suyas y no las noto, es que el cuento sufre del defecto mas grave de toda ficción, no me transporta, no me subyuga, no me hipnotiza. Lástima, porque amo a IG y se merece lo mejor, pero también amo a mi Gran Danés y si a él no le resultó el cuento en “New Ámsterdam”, no veo porque “Forever” vaya a sobrevivir.

A ver ¿En qué se parecen los dos shows?
Los protagonistas trabajan para la policia neoyorquina:


A los protagonistas les cuesta morirse y se ven ultra jóvenes para tener más de cien años:


 Los protagonistas tienen hembras latinas como sidekicks





     Los protagonistas tienen hijos étnicos que nacieron cuando ellos prestaban servicio durante La Segunda Guerra Mundial.

                                       

Sin camisa, sin palabras...¡Sin aliento!

Me sorprende que no hayan encontrado maneras de hacer la serie más atractiva. Incuso la gran premisa de la que voy a hablar enseguida es tirada de las mechas. Supuestamente otro inmortal anda acechando a Henry. No se sabe con qué propósito. A lo mejor es para fundar un club de inmortales. El individuo utiliza técnicas de acosador sexual, llamando a Henry a cualquier hora, susurrando en el teléfono y manteniendo anonimato (“Puedes llamarme ‘Adán”).

Aun asi, no se entiende por que Henry se alarma tanto cada vez que Adán lo llama. No es como si fuera el Calibán. Ósea yo soy inmortal y se me aparece otro... ¡Qué rico! A ver si podemos compartir impresiones sobre nuestro estilo de vida o averiguar por qué nos pasan estas cosas.



A pesar de sus defectos, hay mucha gente que está encantada con el show. Creo que se debe a la posibilidad de ver semanalmente al Gran Gales renacer desnudo de las aguas como la Venus de Botticelli. Pero si quieren que dure más que una temporada, van a tener que meterle algo de mayor consistencia. Las conjeturas de los espectadores van desde que el tal “Adán” sea el difunto marido de Jo Martínez, hasta que Henry, al que le gusta jugar con los cadáveres construya un monstruito. ¿Es lo que esta de moda o no?

jueves, 9 de octubre de 2014

Root of All Evil: Sleepy Hollow 2x03


¿Por dónde andará La Estirpe? ¿Qué firmó Irving? La trama de “Sleepy Hollow” se está enredando de tal manera que comienzan a quedar cabos sueltos. Esta semana se agrega un nuevo miembro al equipo de Los Testigos y Las Mills tienen una de sus famosas peleas. ¿Qué más pasó en “La raíz de todo mal”? (el título es un eufemismo en inglés para el dinero).

El capítulo comienza con  Los Testigos llegando al sanatorio mental de Tarrytown. Abbie se lo conoce de memoria. Ahí estuvieron encerradas su madre y su hermana. Es una visita surrealista. Ichabod atrae el interés de un paciente incapaz de decir más que “Hola”. La enfermera cree que La Teniente viene a ingresar al Profesor Crane (¡!!) y descubren que tienen vedadas las visitas a Frank Irving por ordenes de su abogado “Henry Parrish”.


Los Testigos siguen la pista del ex Devorador de Pecados. Entremedio, a Ichabod le sorprende ver una pareja de caballeros de edad mediana tomados de la mano en un café. Esto propicia una larga explicación por parte de “Leftenant” Mills sobre como la homosexualidad es aceptada socialmente en el siglo XXI. El Profesor Crane la interrumpe irritado. Sabe lo que es la homosexualidad “Serví bajo von Steuben (oh no sabía que el Barón von Steuben era gay) y vi el final de “Glee” “Lo que le sorprende es que se permita que un hombre ande con sombrero bajo techo. ¡Qué azules se le ven los ojos a Tom Myson!


La sorpresa termina cuando escuchan balazos dentro de un banco del cual acaba de salir Henry Parrish. Abbie entra, revolver en mano y se encuentra también con revolver en mano a Lydia, la cajera más amable de la institución, que ahora esta convertida en una arpía iracunda y resentida que ha tomado rehenes y se prepara para asaltar el banco. Abbie le habla y trata de convencerla de que baje el arma. La interrumpe a Teniente Reyes, revolver en mano y que, fiel a su mentalidad “fronteriza”, zanja el asunto matando a Lydia. Al caer, Lydia deja caer una moneda que es recogida por un transeúnte.

Los Testigos revisan el video del banco, quieren saber que hizo Henry para transformar asi a la victima-asaltante. Notan que lo único que hizo fue cambiar unas monedas. La que se las cambió fue Lydia. El profesor recuerda otra de las misiones que le encomendó Washington, ir en busca de un caché de monedas falsas con las que los ingleses pretendían invadir el mercado criollo y desestabilizar la economía de as 13 Colonias. Ahora se da cuenta que ese baúl relleno de monedas contenía un arma mágica que empuja a la gente al Lado Oscuro. La prueba está que quien descubre el baúl y toca la moneda fatídica es el mismísimo Benedict Arnold que tras esa experiencia pasa de ardiente patriota a traidor.


Abbie ha conseguido que a su hermana la dejen libre, solo con una leve condena de trabajo comunitario. Al salir Miss Jenny se encuentra con La Teniente Reyes que le endilga una mezcla de sermón –amenaza-acoso. La menor de Las Mills llega indignada a la cabaña e inmediatamente (y usando el código de su hermana) se mete al archivo privado de Reyes y descubre que… ¡Reyes fue quien mandó a Mamá Mills a Tarrytown donde la señora terminó suicidándose! Abbie intenta convencer a su hermana que Reyes solo cumplía con su deber. Jenny se indigna y termina la tregua fraternal. Ohh, pero antes de la pelea, Jenny les menciona a Los Testigos que hay alguien que puede ayudarlos a descubrir el misterio de la moneda maldita. Es un tal Hawley, un cazador de tesoros y anticuario.


Los Testigos se entrevistan con Hawley en un puente sobre el Hudson. A Ichabod le cae mal a la primera (a mi me encantó este nuevo personaje) ya que lo define como un mercenario incapaz de lealtad hacia ningún bando. Hawley, sin embargo, es muy útil. Identifica la moneda como un shekel sirio. Resulta que ya no es solo una moneda, es parte del botín que Judas recibiera como recompensa de los romanos por traicionar a Jesús. Hawley pide pago por encontrar la moneda o, en su ausencia, ofrece ayudar a encontrar el shekel con la condición de que se la entreguen como pago. Los Testigos lo mandan a freír monos a Acapulco.


Entretanto, el nuevo dueño de shekel hizo una bomba y voló la florería de su padre con este adentro. El terrorista es arrestado. Los Testigos deducen que la moneda estará con sus pertenencias incautadas y parten a la comisaria, pero la mala suerte los persigue. Reyes quiere saber por qué Mills se infiltró en su archivo privado. Abbie le dice que intentaba averiguar más sobre su madre. La Teniente pone cara de culpable y argumenta que si consiguió que trasladaran a Mamá Mills al manicomio fue porque pensó que estaría mejor que en la cárcel.


 La policía no es tan amable con Ichabod. Lo investigó y descubrió que era El Hombre que Nunca Existió. El Profesor se escuda tras una actitud petulante. Dice haber dejado su identificación en casa. No funciona con Reyes quien exige ver documentos antes de 24 horas. Entretanto, el terrorista se consiguió un abogado. Si, Henry Parrish quien burlón le dice a su padre que cada vez tiene más clientes. Como observa Crane, El Jinete de a Guerra ha encontrado el disfraz perfecto, el de leguleyo.


Ichabod intenta dialogar con su hijo. Le dice que ninguno de los dos es culpable por no haber tenido una relación más “familiar”. Henry se muere de la risa. Ahora Ichabod quiere ser su papa. ¿Lo va a llevar a pescar? Todo este enredo solo sirve para dilatar el embargo de las pertenencias del reo. Solo ahí descubren que ya Henry estuvo ahí y cambió el shekel por una vulgar moneda de 25 centavos. Henry deja la moneda en el camino de Miss Jenny...

Los Testigos, ahora de vuelta al punto de partida, reciben un llamado de Hawley. Se encuentran en una taberna. Hawley ya ha ordenado cervezas, pero la camarera exige ver la identificación de Ichabod Crane. Este le gruñe que no tiene papeles ni dinero para pagar. Se queda sin probar la cerveza. Esperen, en mi época en Nueva York, solo se exigía identificación para probar que tenían edad suficiente para consumir licor. Ichabod se ve joven, pero no tanto.

Hawley les cuenta que Jenny le robó un rifle de cacería. Los Testigos deducen tres cosas. Jenny tiene la moneda. Jenny se pasó al lado oscuro. Jenny va a matar a su hermana. Hawley sigue ofreciendo ayuda valiosa y gratis. La única manera de neutralizar el poder maléfico del shekel es encerrándolo entre dos placas de cristal consagrado. Arrastra a Ichabod a una iglesia cercana para robarse un vitral.

El Profesor está indignado ante la irreverencia de su profano compinche, pero lo ayuda entreteniendo al párroco con la excusa de querer confesarse. (No sabia que Ichabod Crane era católico). La confesión es breve. “Mi hijo me aborrece, mi mujer vive con otro y yo estoy lleno de ira...” Se oye el sonido de un cristal roto e Ichabod da por terminada su reconciliación.

Miss Jenny deambula por El Bosque Stirling rifle en mano. Los Testigos descubren que (¡0h, coincidencia!) Reyes también anda cazando en el dicho bosque. A quien quiere matar Jenny es a La Teniente Reyes. Parten para allá, en compañas de Hawley.



Abbie encuentra a su hermana y comienza la trifulca. La Teniente insiste en que Jenny matará a Reyes solo pasando por su cadáver. Idea que le parece atractiva a Miss Jenny. Se propinan mutuos empujones y luego Abbie reutiliza la técnica que no le sirvió con Lydia. Ahora consigue perturbar a Jenny lo bastante para que se descuide y El Profesor le quite el rifle. Tanto sacudón provoca que el shekel se caiga. Abbie va a alcanzarlo pero cae bajo su embrujo. Velozmente, Ichabod patea la moneda que da una voltereta en el aire y es atrapada por los cristales de Hawley. Las Hermanas se abrazan. Crane pide disculpas a Hawley, pero éste ya se ha ido.

Ichabod regresa a Tarrytown. La enfermera coquetona (parecerá loco, pero esta lindo el Ichabod) le recuerda que  no puede ver a Frank Irving. Ichabod le lanza una mirada de sorpresa. El ha venido a entrevistarse con el paciente “Hola”. (Éste es como Hodor, pero dice “Hola” en vez de “Hodor”).

Ahí están los dos en la sala de visitas intercambiando “Holas"” cuando pasa Irving. Se sorprende, nadie le dijo que El Profesor lo esperaba. Muy sucintamente, Ichabod le dice que: Henry es su hijo; Henry es El Jinete de La Guerra; No se debe confiar en Henry. El Capitán se desespera. Su abogado era su única vía de salida. Sabiamente, Ichabod opina que antes de ser parte de algún plan diabólico de Henry Parrish, mejor es quedarse en Tarrytown.


La historia termina con dos obsequios. Hawley vuelve a encontrarse con Los Testigos y le obsequia al profesor  documentos de identificación falsos. Reyes, aun ignorante de que le debe la vida a Abbie, le entrega el expediente de Lori Mills. Abbie descubre que su madre era atormentada por demonios que la empujaron al suicidio. Mayor razón para luchar contra Moloc y sus huestes.

Factor Katrina: En el Bosque Stirling, Ichabod encara a Abbie. Siente que su compañera no confía en Katrina. ¿Debió impedirle a su mujer quedarse con el Jinete? La respuesta de Abbie es finísima. Katrina es una adulta; Katrina es una bruja; Katrina es una pelirroja. Ichabod no le puede “impedir” nada, pero La Teniente siente que el amor maternal de La Señora Crane la detendrá en el momento en que deba luchar contra su retoño.

Katrina sigue prisionera del Jinete con Cabeza, pero está jugando a “dividir para conquistar”. Cuando llega Henry, Abraham lo enfrenta, está sufriendo de claustrofobia. ¿Por qué Henry está feliz, libre y viviendo en La Mansión Frederick mientras Abraham y su novia están escondidos en un carromato? Parrish le dice ácidamente que si tiene alguna queja que vaya con Moloc. Se da cuenta que es su madre quien está alebrestando al pobre  jinete, y también que los está espiando. Va en su busca. Katrina intenta ser cariñosa “¡Hijo mío!” dice con voz de radionovela. Henry es inmune a los cariños de su madre. Le dice que Abraham es un hombre sencillo, que mejor se deje de tratar de sonsacarlo, porque si descubre su juego la matará.

Katrina no le hace caso. Apenas queda a solas con su ex  le dice que Henry siempre será su hijo, siempre estarán conectados. Por algo él se ha ido a vivir en la casa que nació. Abraham le cree. Nosotros no, porque vemos a Henry quemar la cama donde Katrina lo parió.

De los tres capítulos que llevamos, éste ha sido el más flojo, a pesar que me ha encantado conocer a Hawley. Espero lo sigamos viendo. Creo que la flojedad se debió a su inconexión con el capitulo pasado. Raro que nadie recordara al Frankenstein de Sleepy Hollow, y lo de Irving pasó a segundo plano, pero como siempre la historia sigue siendo ultra novedosa y entretenida.


lunes, 6 de octubre de 2014

Escasas noticias de Juego de Tronos. Fin de septiembre, comienzos de octubre


A medida que me voy reconectando con Una canción de hielo y fuego, voy dejando atrás la serie. Ayuda el que casi no haya nada suculento que contar sobre su rodaje. Por fin material fotográfico confirma que Cersei se paseara desnuda (aunque parece que no va rapada) por las calles de Desembarco del Rey y todos los ojos troneros están puestos en España donde en unas semanas se filmaran las escenas del Dorne.

En Dalmacia se ha estado filmando todo septiembre, y ya salieron a la luz (gracias a Lord Beric por subirlas a su blog El Caballero del Árbol Sonriente) las primeras imágenes de la ordalía de la Reina Lena, la famosa Walk of Shame.  Claro que todas son fotos difusas que las miopes como yo tienen que dejar que otros descifren.

También se develaron escenas de Ser Loras en la calle peleando contra los Gorriones de La Fe. Esto ha dado pie a conjeturas de que se trataría de una escena en que vienen a arrestar a Maergery.  Hay quienes creen que La Fe querrá castigarlo por su homosexualidad. Vamos a ver quien le acierta. Otras escenas filmadas en Croacia corresponden a las desventuras  y esclavitud de Tyrion y Ser Jorah. Una sorpresa es que han visto filmando escenas donde Meñique regresa a Desembarco y se encuentra con el “Hermano” Lancel. Si Lord Baelish está en La Corte ¿Dónde esta Sansa?

Todas las miradas están enfocadas a Andalucía donde se caracteriza a Sevilla como el Dorne y a Osuna como Meereen. A ver si no vuelven a explotar El Desierto de Almería, legendario por su participación en cien Spaghetti Westerns, para convertirlo en el Mar Dothraki. Peter Dinklage y Emilia estarán en Osuna. Ósea si habrá encuentro entre Gnomo y Khaleesi.
Nuevo look de Tyrion (ibtimes.co.uk)


Entretanto estas son leaks del momento. Se ha filtrado información de “adentro” de que volveremos a ve a Nymeria. ¡Por fin! Ahora si me interesa el cuento de Arya. El regreso de los huargos y los flashbacks de Maggy La Rana pueden motivarme a soñar con esta Quinta Temporada. Se habla de que habrán muchos flashbacks en los que regresan mi suegrito Tywin y... ¡Sean Bean!
El nuevo look de Arya  (ibtimes.co.uk)


Otras noticias es que Sansa y Brienne se encontraran, ya lo sabíamos y... ¡Theon y Arya se encontraran también! Yaaa!

Y eso sería todo, por algo el adjetivo de “escasas” en el título. ¿Alguien tiene alguna otra noticia o rumor?


miércoles, 1 de octubre de 2014

The Kindred: Sleepy Hollow: 2x02


Nos equivocamos si  creíamos que esta serie aflojaría en la segunda temporada. Todavía Los Testigos, ahora convertidos en fabricantes de monstruos, tienen  muchas  facetas que mostrarnos. Hay un Frankenstein deambulando por El Valle del Hudson, Henry telepáticamente maneja a otro jinete, pero la peor amenaza que enfrenta Sleepy Hollow es su nueva sheriff. Entretanto, Irving reaparece (¡Pobrecito!) y termina vendiéndole su alma a Moloc. ¿Qué pasó en este segundo episodio titulado “La Estirpe”?


El Profesor Crane desentierra otro de esos mamotretos raros. Se trata del Codex Tchakos, un  papiro gnóstico que contiene varios textos apócrifos, incluyendo El Evangelio de Judas. Pero resulta que también trae (y con dibujitos) un ritual ( El "Obstringens Officium") que permitirá al Jinete sin Cabeza adquirir poder. Lo malo es que el ritual incluye descabezar a La Novia del Jinete (Léase Katrina Crane). Esto le provoca pesadillas a Ichabod. Abbie tiene una  pesadilla mayor, ha llegado el reemplazo del Capitán Irving al pueblo.

La Sheriff Reyes es una policía severa, implacable y con una reputación y experiencias forjadas luchando contra Carteles del Narco en La Frontera. Quiere aplicar lo aprendido en Sleepy Hollow, que, según su punto de vista, esta siendo sometida a una innecesaria campaña de terror e histeria masiva. Todo eso está muy bien, pero aquí se batalla otro tipo de Mal.


Abbie comienza con el pie izquierdo. Se pierde la reunión inicial con Reyes. Aun asi, la nueva jefa es afable y tienen una entrevista a solas en la que le revela que se conocieron. En el pasado, la entonces joven policía tuvo que acudir en ayuda de Las Hermanitas Mills en varias ocasiones debido a los actos de Mama Mills que, por si no lo recuerdan, era loca de atar.

Abbie se siente empequeñecida.  No puede haberse creado peor impresión con la nueva Sheriff. Llega tarde, es parte de un equipo que Reyes juzga incompetente, y a pesar de sus meritos, no deja de ser “La Hija de La Loca del Pueblo”. Reyes culmina su primer día de trabajo, dándole el golpe de gracia al Equipo de Salvemos-al-mundo-ya-que no-tenemos-nada-más-que-hacer. Primero arresta a Miss Jenny por andar cargando un saco e armas ilegales. Luego prescinde de los servicios del Profesor Crane por ser superfluos. Termina el cuento consiguiendo el traslado de Irving a un manicomio. Algo que tanto El Capitán como la Teniente deseaban (en la cárcel estaban apaleando muy feo al pobre ex policía). Aun asi, y a pesar de que Irving pasa un examen de detector de mentiras, y confiesa toda la verdad (lo que lo certifica como orate total), para Reyes  está fingiendo y comienza a acusarlo y a aplicarle el Tercer Grado.


Irving es rescatado por su nuevo abogado. ¡Henry! El Capitán está tan feliz de tener a alguien protegiendo sus intereses, que le firma un documento sin leer (¡Ayy Irving!), y más encima la pluma que le prestó el “abogado” le corta el dedo y termina firmando con su sangre. ¡Noooo!

Esto es algo que le explicaron al Captan Flint en el primer episodio de “Black Sails”. Uno no puede contar con la ayuda de una tripulación si no se comparte con ella toda la información. Por no contarle toda la verdad a Irving, éste no sabe quien es Henry en realidad (ni siquiera lo conocía en su rol de devora-pecados) ni que peligro representa.

Ichabod está tan obsesionado con salvar a su mujer que solo se le ocurre una solución. Fabricar un jinete para mata al Jinete. Está empecinado a pesar de que Las Hermanas Mills, conocedoras de la fabula frankesteniana,  le advierten que no se puede crear un monstruo para batallar contra otro monstruo. Al final, se acaba con dos peligros imparables.


Ichabod no entiende, porque ya existe un precedente. Entre Franklin (convertido en Franklin-stein) y las brujas colegas de Katrina armaron una criatura con partes de cadáveres, pero no le pudieron dar vida ya que faltaba un ingrediente, una parte del cuerpo del Jinete.

Los Testigos se acuerdan que tienen la cabeza. Irving la escondió en la bóveda de un banco. Parten al banco lo que propicia un momento de comic relief. Ichabod comienza recordando que para Thomas Jefferson, los bancos eran “más peligrosos que los ejércitos”. Concuerdo con el viejo Tom. Luego se indigna al ver que las lapiceras están encadenadas. No entiende esa mezquindad de parte de una institución millonaria. Pero su indignación estalla cuando un obsequioso bancario le trata de meter una tarjeta de crédito. Crane lo acusa, y al banco, de embaucar  a gente sin colateral  y de convertirlos en deudores insolventes. Como parte del rebaño de deudores insolventes me adhiero a su ira.



Los Testigos, ya con la cabeza en su poder bajan al subterráneo, donde Franklin enterró, tras una lapida galvanizada, a su criatura. Ichabod consigue salir de su ensimismamiento y nota lo preocupada que anda su socia. Aparte de todos sus problemas, Abbie ha quedado traumatizada por su estadía en el Purgatorio. Ha descubierto que su mayor debilidad es su dependencia emocional de Ichabod. Este se da cuenta que Katrina es su debilidad. Katrina y Henry como le explica Abbie. El también es incapaz de atacar al Devorador de Pecados desde que lo sabe su hijo.


Entretanto, pasamos a la Guarida del Jinete. Desde que el ente adquirió la facultad de verse humano otra vez, su relación con su cautiva ha cambiado. Se ha establecido un dialogo entre Abraham y su ex prometida. Se nota que el hombre todavía la quiere, y mas allá de los planes moloquianos, Abraham quiere justicia por la traición de su amigo y por el abandono de quien ya veía como su mujer. Trata de convencer a la bruja de que Ichabod no la quiere. La dejó abandonada en el Purgatorio por siglos, pero enloqueció cuando a Abbie le tocó la misma suerte. Katrina tiene un flashback en el que ve a su marido abrazado a Abigail. Esto aunado a la confesión de La Teniente Mills de que Ichabod es su debilidad, me hace pensar que esta temporada van a jugar con las posibilidades románticas de Los Testigos.

Los susodichos descubren el escondite del Jinete sin Cabeza. Arman su muñequito. Ichabod hace unos hechizos en griego y ya tienen su Calibán, o mejor dicho su versión de La Montaña que Cabalga porque “La Estirpe” se lanza en picada en contra del Jinete sin Cabeza.


Ahh pero no contaban con la astucia de Jeremy Crane. Henry como un niñito  cualquiera, se instala ante su consola de juegos de videos (una lupa-espejo) y maneja eleáticamente a su jInete-Robocop que llega a caballo blandiendo una espada de fuego como un Azor Ahai cualquiera. La Pobre Estirpe es atacada en dos frentes y Abbie que quiere meter cuchara termina siendo perseguida por El Jinete de La Guerra. La Estirpe la salva.


Ichabod intenta rescatar a su mujer, pero esta se niega a marcharse. Ha conseguido que Abraham le de tiempo, y dilate el ritual. Prefiere seguir de agente infiltrada ganándose la confianza de su captor. Además su instinto maternal la obliga a intentar salvar a Henry. Los Testigos se marchan, pero el conteo de caídos y pedidos en batalla es grande. Katrina sigue presa, Calibán-Estirpe anda perdido, Miss Jenny en la cárcel, Irving en el manicomio y ahora endeudado con Moloc. Todo puede pasar aquí.


“Sleepy Hollow” sigue siendo una buena serie debido a esa combinación (que resultó perfecta en “Penny Dreadful”) de historia alternativa, horror, misterio, y una liberal dosis de folclore religioso fusionada con alusiones a literatura fantástica en este caso, la creación del monstruo de Mary Shelley

domingo, 28 de septiembre de 2014

This is War: Sleepy Hollow 2x01


Y volvimos a Sleepy Hollow donde todo sigue tan alborotado como lo dejamos la temporada pasada, pero al menos Miss Jenny está viva. Gracias a Benjamín Franklin, Ichabod escapa de su tumba y rescata a Abbie del Purgatorio. La pobre Katrina sin embargo, sigue en las zarpas del Jinete Descabezado que ahora le da por andar descamisado (¡Guácala!).  Vamos ver que más ocurrió en este episodio titulado “Esto es Guerra”.



El comienzo es surrealista. En la cabaña del difunto Sheriff Corbin, Los Testigos celebran el cumpleaños número 241 del Profesor Crane. Ambos recuerdan con tristeza a la gente que han perdido: Miss Jenny y Katrina. El deber llama. Abbie e Ichabod parten a entrevistarse con un profesor de historia que necesita de su ayuda. Ya no la necesita, se encuentran con una estela de cadáveres decapitados, la tarjeta de presentación del Sin Cabeza.



Revuelven  los papeles y descubren que el decapitado maestro andaba estudiando a Benjamín Franklin. Esto propicia una reminiscencia de Ichabod que recuerda con desprecio al prócer de quien fuera aprendiz. Según el Profesor Crane, Franklin era un arrogante descarado y “lleno de gases”. Interrumpe su racconto, El Jinete sin Cabeza. Lo ahuyentan con balas consagradas y “flechas Kali” (WTF????)


Se dan cuenta que venía en busca de algo, revuelven los papeles del muerto y encuentran un  dibujo de una llave. “La Llave del Gehenna”. Crane dice que Gehenna es el Purgatorio, y recuerda la noche en que durante una tormenta eléctrica, el viejo Ben intentó destruir la irrompible llave con uno de sus famosos cometas. Ósea, no fue que Franklin inventara el pararrayos en medio de una tormenta. ¡Era que quería deshacerse de una llavecita irrompible! Crane siempre tan sabelotodo  descubre que la llave es para abrir el Purgatorio.

Todavía sin enterarnos de cómo Abbie salió del Purgatorio y de como Crane se desenterró, descubrimos que Henry es prisionero de Los Testigos que van a visitarlo. “Hola Papá” le dice a Ichabod. Quieren saber si conoce el paradero de la llave que anda buscando El Jinete. Le pagan con una planta, pero Henry dice no saber nada. Le dice a Abbie si a lo mejor su difunta hermana sabría algo.


La Teniente Mills pide un momento a solas con su socio. Le cuenta que Corbin una vez envió a Jenny a Harvard a buscar cierta llave. En ese momento se oscurece todo, desaparecen las paredes y aparece Henry. Abbie sigue en el Purgatorio, Ichabod vuelve a su tumba y lecho de lianas, y Henry se ríe. Era una trampa para enterarse del paradero de la llave.



Casa del Jinete sin Cabeza: Vemos a Katrina que no la está pasando nada bien. El Jinete la sacude, la maltrata, la somete al feo aspecto de un decapitado sin camisa, casi no le da de comer y hasta se le aparece como Abraham, su ex novio. Pero está tan viva como lo está Jennifer Mills, a la que tienen encerrada, maniatada y al parecer torturada y custodiada por unos Hessians que parecen neonazis. Llega Henry y la obliga a darle el paradero de la llave.


Purgatorio: Abbie deambula por ese Hades oscuro, la detiene Brooks. Le cuenta que Moloc planea formar un ejército de almas atormentadas. Para demostrar que todavía  quiere a Abbie y que le queda algún libre albedrio, le indica como comunicarse con Ichabod. Debe entrar a una cueva y ante un espejo hacer una invocación.


Tumba de Ichabod Crane: El Profesor descubre que por las ranuras de su ataúd de pino se ha filtrado azufre. Graba un mensaje en su celular para despedirse de Abbie. Enciende una mecha y...Si se les ocurre intentar hacer esto en casa (y lo desaconsejo) creo que de seguro quedarían tuertos o sin nariz, pero Ichabod superhéroe sobrevive de la explosión apenas chamuscado y con mas ropa que Daenerys, la impermeable al fuego. Lo vemos deambulando por una carretera.

Prisión de Miss Jenny. La hermana de Abbie se aburre de ser víctima, apalea a su guardia hesiano y por celular solicita la ayuda de Ichabod. ¡Oh, maravillosa tecnología! Este aparece en ambulancia, atropella a los malos y rescata a la buena. Esperen ¿Desde cuando el viajero del tiempo conduce? Respuesta: desde nunca. Miss Jenny debe reemplazarlo al volante. Entretanto, Crane comienza a informarla de lo ocurrido desde que El Jinete volteara el auto de Jenny. “¿Alguna buena noticia?”: pregunta retórica por parte de la hermana de Abbie.



La Guarida De Moloc. Vemos a Abbie internarse en una especie de Laberinto del Fauno. Antes de llegar a un claro la recibe una parvada de murciélagos. Está en una caverna con fogata en el suelo. Ante ésta hay un espejo cubierto por un pentagrama. Abbie lee la invocación al pie del espejo y exclama “Ichabod Crane!”. En ese instante, el Profesor la ve reflejada en el espejo del auto. Un segundo mas tarde está en la Caverna. Los Testigos se abrazan. Ichabod promete recobrar la llave y regresar por su compañera, pero Abbie no quiere. Teme que sea una trampa de Moloc. Que los haga buscar la llave para quedársela él. Ichabod insiste. Los Testigos son dos, volverá por ella.



Henry y sus Hessians se van a buscar la llave al pie de la única estatua de Franklin en Sleepy Hollow, pero Crane es más listo que todos ellos. Recuerda el aforismo de Franklin “La llave del éxito se encuentra bajo el reloj” y la desentierra de debajo de la torre del reloj del pueblo.


Ichabod convence a Jenny de no acompañarlo en su misión de rescate. Si Los Testigos no sobreviven, le tocará a ella salvar el mundo. Inmediatamente, abre un portal con la llave y entra al Mas Allá
Entretanto, Abbie deambula por El Purgatoria y se encuentra con Ichabod que le ofrece su cantimplora. Ohh, pero como recordó Jenny, no se debe beber ni comer nada en el otro mundo. 

Aparece el verdadero Ichabod. El falso golpea  a Abbie y apalea al Profesor. Por fin uno de los  Ichabods se acerca a Abbie, tiene la llave, huyen. Ohh pero este individuo comete un error lingüístico. Genial la sutileza. No pronuncia “teniente “a la manera británica. La Teniente lo decapita en castigo.

Los Testigos corren  perseguidos por Moloc a caballo, hacen una invocación, y se encuentran ante una verja de hierro. Ichabod la abre con su llave. Escapan. Moloc furioso tropieza con un portal cerrado. ¡Hasta la vista, Baby! Será para la próxima.

Y para la próxima se preparan Los Testigos. Henry contrito y de rodillas pide perdón a su “Padre” Moloc. Papi Moloc le presenta un autómata con espada flamígera, es El Jinete de la Guerra. 

Continuará…
Fue un buen capítulo para abrir la temporada. Con excepción del Capitán Irving, todos los personajes importantes aparecieron. Ichabod y Las Hermanas Mills están vivos y listos para seguir con La Guerra contra El Mal Aparte de  ese hábito de descalificar a los Padres de la patria, Sleepy Hollow continua siendo un buen ejemplo de fantasía histórica.

 Buena combinación de lo sobrenatural con tecnologías modernas (celulares) y antiguas (yesca y azufre) para salir de apuros. La magia está presente en dos aspectos: los espejos y los portales. Recientemente he estado documentándome sobre magia “espejil” para mi novela y los espejos son toda una tecnología mágica. Sirven para comunicarse, para ver pasado y futuro, para traspasar espacios e incluso para el famoso “glamur”.

Dos últimos comentarios. Katrina se ha vuelto un bulto. Un personaje totalmente inútil. ¿Dónde esta la bruja creativa del pasado? Se entiende que esté traumatizada porque su propio hijo la entregó a manos de su peor enemigo, pero ese nivel de discurso de heroína de novelucha barata (“No te tengo miedo” “Jamás me tendrás” “Mi corazón le pertenece a otro”. ¡Ya basta! Aunque creo que la esmeralda que le obsequió El Jinete tendrá importancia en el futuro.


Una aclaración sobre lo que Abbie pronuncio como “Yijena” (se pronuncia "Guejena”). Ichabod lo traduce como “Purgatorio” (parece que leyó la Wikipedia). Como ocurre con El Golem, se han tomado libertades creativas con  un término del misticismo judío. A propósito de la Wikipedia, “Sleepy Hollow” me ha demostrado que esta útil herramienta presenta graves falencias en casi todo lo que respecta a folclore, escatología, mitología y misticismo judíos.

Gehenna viene del hebreo Gai Himmon (Valle de Himmon) y se refiere a uno de los valles que rodean a Jerusalén. Antiguamente era el espacio que los Canaanitas usaban para quemar niños en honor a Moloc. Los antiguos hebreos lo consideraron un lugar maldito, y en días de Herodes ya se usaba como basurero.


Sin embargo, Gehenna pasó a ser una denominación, ya en días talmúdicos, para identificar el conjunto de siete niveles infernales (¿Los 7 infiernos de Poniente?) en los que puede caer el alma humana tras abandonar el cuerpo. Asi se le denomina en los Evangelios. El Judaísmo no cree en El Purgatorio, a pesar de que se cree que todo ser humano está obligado a pasar una temporada en el infierno para purificarse antes de subir al Olam Habaa, nuestro equivalente del Cielo. Incluso el Credo admite que Jesús pasó por ese proceso (Descendió a los Infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos. Subió a Los Cielos…). Se dice que cuanto menos pecados, menos tiempo se pasa en Gehenna. El Talmud nos cuenta que Moisés pasó en Gehenna el mismo tiempo que le toma a  D–s  crear una montaña, ósea una fracción de segundo.