martes, 22 de julio de 2014

What Death Can Join Together: Penny Dreadful 1x06


Entrando a la recta final de la primera temporada, la serie se aboca al aspecto romántico, un poco distorsionado como todo lo que ocurre en "Penny Dreadful". Ethan y Brona se profesan su mutuo amor; Calibán descubre que las lágrimas no son un remedio para un corazón destrozado; Van Helsing intenta convencer a Víctor de que debe darse un tiempo para el romance y, en su primera cita, Vanessa y Doryan Gray hablan de lo importante que es encontrar un alma gemela sobre todo para freaks como  ellos. ¿Qué más pasó en “Lo que la muerte puede unir”?

Victor le practica una autopsia al cadáver de Fenton. Aparte de la hemofagia y de ser proclive a merendarse gatos crudos, el difunto poseía la fisiología de un hombre normal. Empujada por Sir Malcom, y ayudada por el Tarot, Vanessa descubre que a Mina la tienen un barco en el puerto de Londres.

Sir Malcolm comienza a preparar una nueva expedición. Ethan, tras su francachela con Doryan Gray, regresa con Brona. Miss Craft le pide disculpas, dice que no había razón para ser tan cruel como lo fue con él. Ethan recuerda que en su pasado ha hecho cosas peores. Brona le dice que debe perdonarse. Terminan aceptando que se aman y estarán juntos hasta el final. El pistolero, incluso, se niega a aceptar la súplica de su mujer de mantener distancia física  para evitar el contagio.


Calibán no es tan afortunado en el amor. La Prima Donna de su compañía baja a su taller a solicitar ayuda con un artilugio que usa en el escenario. Llena de buenas intenciones, Maud le pide al monstruo que no le diga “señora”. “Somos una familia” le dice y le cuenta que su hermano sufrió un accidente que lo dejó horriblemente quemado. Ella entiende y no le teme a los físicamente imperfectos. El problema es que Maud hace esto como un gesto de buena voluntad y un deseo de amistarse con alguien que es parte de su familia teatral, pero el romántico Calibán malinterpreta su interés. Cuando descubre que Maud tiene novio, Calibán llora amargamente.


Entretanto, Sir Malcom prepara una nueva expedición. Le dice a Victor que no lo necesitará en ella, precipitando al médico a una nueva crisis de desilusión. Lo salva Van Helsing que lo invita a cenar. Durante la comida, El Profesor recuerda su armonioso matrimonio con la difunta Hannah. Aconseja a su joven colega  buscar el amor. En la vida no todo es el trabajo. Pero Frankenstein sigue obsesionado con ideales románticos irrealizables. De alguna manera, él y Calibán comparten esa inhabilidad de vivir normalmente.


Van Helsing lleva a Victor a su casa. Necesita hablar del monstruoso peligro que los asecha a todos y que Sir Malcom quiere destruir sin conocer realmente el mal que busca. Procede a darle una lección total de vampirismo a Victor, incluso se apoya en el famoso penny dreadful Varney, El Vampiro. Termina confesando que su amada Hannah era chupasangre y él tuvo que atravesarle el corazón con una estaca.


Victor pregunta porque lo ha elegido a él, para hacerlo depositario de todos esos datos.  Van  Helsing, conmovido, le dice que su vida se acaba. La de Victor comienza, no debe involucrarse en cacerías de vampiros y malgastar sus dones.  Le suelta una cita de Drácula “los muertos viajan rápido”. Y razón no le falta porque en un callejón, y ante los horrorizados ojos de Victor, Calibán  ahorca a Van Helsing. Le recuerda su promesa a “su padre”. Va a matar a todos los que ama, hasta que Victor no le construya una mujer. El médico llora desconsolado y Calibán despectivo le dice que las lágrimas no ayudan ni consuelan.


Sir Malcom ha preferido  no  incluir a  Vanessa en sus nuevos planes. De hecho la anima para que acepte salir con Doryan Gray que ha venido a buscarla. Mientras Miss Ives posa (vestida) para su primera sesión fotográfica. Sir Malcom tiene un perturbador interludio con su criado. Sembene le habla como nunca antes lo había hecho. Hasta lo llama por su nombre de pila para recordarle que Mina puede estar más allá de la salvación. Cegado por su cariño de padre, Murray insiste que encontrar a Mina es sinónimo de salvarla. “No, por la sangre que compartimos, por las millas que hemos viajado, Malcom, no somos iguales. De donde provengo, sabemos que hay gente que no puede ser salvada Si tu hija es una de esas ¿qué pasará? Tienes que saber lo que vas a hacer”.


Tras la sesión fotográfica, Doryan escolta a Miss Ives de regreso a su casa. Impulsivamente, ella lo invita a cenar. Esa noche, Vanessa se pone un vestido un poco escotado, negro con lunares blancos Le pregunta a Sir Malcom si no es muy atrevido. Con cariño paternal, el explorador la tranquiliza. Se ve muy bien.

La cena entre Doryan y Miss Ives es tan deliciosa como el pollito que Mr. Grey insiste en cortar solo (para que no los molesten los camareros). Se habla de temas elevados: las diferentes corrientes de moda en las que ha incursionado Doryan, sus posturas religiosas y el amor. Interesante que Doryan exprese un interés por los aspectos estéticos de la Iglesia Católica (esa fue la fascinación de Oscar Wilde toda su vida. “La Mujer Escarlata me tienta” solía decir).


Vanessa expresa con medias palabras su condición de “freak”, su posición de paria en una sociedad que no tolera lo diferente, y la soledad que acompaña su diferencia. Doryan afirma que hay poder en ser distinto, que sus vidas son una búsqueda constante por alguien que sea como ellos. Pero entonces al encontrar a su igual ya los freaks no serian únicos argumenta Vanessa. Pero tampoco estarían solos dice Doryan.

La velada termina en la pinacoteca de Doryan Grey con el par discutiendo los meritos de los retratos al compas del Dueto de Las Flores de Lakme (era una de mis piezas favoritas pero Las 50 Sombras de Grey me ha hecho odiarla) Miss Ives solicita música mas bailable, y su amable anfitrión coloca un cilindro de Bizet. Nada muy bailable, pero aparentemente afrodisiaco ya que terminan donde terminan todas las visitas de esa casa. Lo próximo será que nuestro libertino favorito  compartirá cama con Sembene o con el perro Flash Jack para demostrarnos que no le hace asco a nada.


La escena de alcoba es amplia y grafica con muchos cambios de postura. Eso si los admiradores de Eva Green se quedan con los crespos hechos porque mi hermana sefardita no muestra ni un pezón. Compensan las tomas de las nalgas de Doryan que, ya sabemos, tiene predilección por los deportes sangrientos asi que le alcanza un abrecartas a Vanessa. Ella le hace un par de sangrías en el cuerpo. Lo están pasando muy bien, pero irrumpe el diablo aguafiestas. “Hola, Hija Mía” le dice cariñosamente “Te estaré esperando”. Miss Ives pone ojos en blanco, y escapa con ropa en mano dejando a Doryan a medio camino. El pobre esteta decadente se consuela yendo a mirar su retrato. Seguimos sin ver el cuadro, pero las heridas que Miss Ives le provocó mágicamente comienzan a cicatrizar y a desaparecer.

Entretanto, La Brigada Anti-Monstruos llega a un barco en cuarentena anclado en el muelle del Támesis. En el camino, Chandler comparte con su patrón su preocupación por el estado de salud de Miss Croft. Sir Malcolm ofrece costear de su bolsillo la estadía de la prostituta en un sanatorio exclusivo en el campo. Ethan no quiere internarla, la cuidará hasta el final. Su único deseo es que Brona viva sus últimos días con dignidad. Me conmueve hasta las lágrimas. Nunca se me había ocurrido que proporcionar una mejor calidad de vida al ser amado fuera una prueba tan grande de amor.

El explorador le recuerda que el final de la irlandesa será doloroso. “Muy pronto necesitará opio para soportar el dolor. Dejará de ser quien es”. “Entonces, en lo que ella se convierta, yo lo amare” dice el pistolero. ¡OHHHH!

Adentro del barco descubren una media docena de esas criaturas que vimos en el primer capitulo, cadáveres femeninos de cabellos plateados de Targaryen y ojos rojo-rubí de Melisandre. Ninguna es Mina. Tanta bulla despierta al Amo que duerme en la bodega del barco. Emite una orden y Las Novias de Drácula despiertan y atacan a los intrusos. Gritan como banshees, y brincan como John Carter de Marte, pero son muy débiles. Los balazos y los puñales acaban con ellas. Hasta se las pone fuera de combate con trompadas y patadas.


Entremedio del alboroto, una de las seudovampiras deja caer una vela sobre paja (siempre tiene que haber antorchas y material inflamable a mano). Se arma un incendio, El Amo se dispone a abandonar el barco, lleva a rastras a Mina que grita “¡Padre, Sálvame!” Malcom quiere correr tras de ella, pero es detenido por Sembene y Chandler,  que se lo llevan.


De vuelta a casa, el atribulado explorador está de un humor horrible. Ethan intenta consolarlo y solo recibe una lluvia de sarcasmo. Se agota la escasa paciencia de Chandler que acusa a Murray de ser igual que su padre, un controlador que no sabe perder. Hay batallas que se pierden, no todo sale de acuerdo a nuestros planes. Lo único que importa es rodearse de gente confiable. Más o menos acusa a Malcom  de no confiar en Vanessa y no haberla llevado en su expedición. “¿Y tú confías en ella?” pregunta el explorador. La respuesta es afirmativa Chandler aconseja a Sir Malcom confiar en Vanessa  “sino vamos a perder muchas batallas”.


Sir Malcom se queda esperando a su hija adoptiva. Pero Vanessa retorna descalza y despeinada con ojos de loca (por suerte, vestida). Malcom está a punto de contarle sobre el barco cuando Miss Ives súbitamente vuela por los aires. Ante el atónito  explorador, Vanessa levita y  gira en el aire como un ahorcado.

lunes, 14 de julio de 2014

Closer than Sisters: Penny Dreadful 1x05


Traspasado el umbral de la mitad de temporada, “Penny Dreadful” comienza a responder preguntas y a enfocarse en un solo personaje. En este caso, la más enigmática de la serie: Vanessa Ives. Toda la hora  en un flashback que desenreda su pasado, devela sus lazos con la Familia Murray y nos descubre el enigma de sus poderes y de su amistad y enemistad con MIna. La actuación de Eva Green se vuelve un tour de force a medida que nos lleva de la Vanessa-niña a la perdida de su inocencia, y su encuentro con fuerzas diabólicas, muchas de ellas vestidas con batas de médico. Vamos a repasar “Más unidas que hermanas”, el quinto episodio de la primera temporada de “Penny Dreadful”

Para muchos, resultará discordante este episodio, sobre todo para quienes están más interesados en otros personajes, o se hayan acostumbrado al ritmo coral de la serie. Para la quinta entrega, John Logan y Sam Mendes eligieron encauzarse por Vanessa y su pasado, lo que determina la importancia del personaje y destapa sus secretos.

En la soledad de su cuarto, Miss Ives hace algo más que rezar. Repasa su ayer bajo la guisa de una voluminosa y unilateral correspondencia con Mina. Es a través de esa comunicación epistolar que Vanessa recuerda la amistad que la unió a la hija de Sir Malcom y que data de su infancia.


Asi conocemos a una Vanessa niña cuya vida está ligada a la de los Murray sus vecinos. Con solo cruzar una cerca de hierro que separa las propiedades de Los Ives y los Murray, Vanessa crece unida a Peter y Mina Murray. Sus familias son amigas, los niños se crían juntos, e incluso Sir Malcom, cuando se digna a regresar de sus exploraciones, prodiga a la vecinita  el mismo afecto que ofrece a su hija.


A través de la memoria de Vanessa, conocemos a los Murray, a un Sir Malcom alegre y animado, a una Lady Murray silenciosa y semi ignorada por su familia a un Peter que se siente indigno de ser hijo de tan aventurero padre (entonces no mintió Malcom al decir que Peter y Víctor se parecían) y una Mina, dócil y tímida, que idolatra su audaz amiguita. Los niños lo comparten todo, incluyendo la pasión por la taxidermia, y se insinúa que estarán siempre juntos, incluso que Vanessa y Peter terminarán casándose.

El único incidente que interrumpe esta semi idílica existencia ocurre cuando Vanessa, en los albores de la adolescencia, presencia un encuentro sexual entre su madre y Sir Malcom. Esa misma noche, la niña percibe por primera vez una presencia diabólica que la ronda.


Pasan los años, Vanessa y Mina son hermosas adolescentes. Mina se compromete con un oficial de nombre Branson y se dispone a trasladarse con su marido a la India. Peter está obsesionado con convencer a Malcom que lo lleve en su próxima expedición. Vanessa lo besa esperando que recuerde su promesa de matrimonio, pero solo consigue asustarlo. Sintiéndose abandonada y un poco celosa, Vanessa impulsivamente seduce al Capitán Branson en vísperas de la boda de éste. Mina sorprende a su amiga y a su prometido en plena faena en el gabinete de animales disecados.


Mina rompe su compromiso y los Murray expulsan a Vanessa de su mundo. Es el mismo Sir Malcolm quien cierra la verja de hierro en la cara de Vanessa y la llama “niña cruel”. Agobiada por los remordimientos, Vanessa cae en un estado catatónico interrumpido por crisis epilépticas.

Es llevada a un asilo donde es sometida a curas extremas para “la histeria”, el término victoriano para cualquier trastorno femenino. De principio el tratamiento de “hidroterapia” suena inofensivo, pero vemos que son sesiones de tortura en las cuales Vanessa (cuyo demonio ya asustó al director del hospital) es zambullida en tinas llenas de hielo, casi ahogada con mangueras de bombero y es finalmente sometida a una trepanación de cráneo. Lo que queda de Vanessa es enviado a morir a su casa. Allá la encuentra Pete Murray que va camino   a África. Vanessa le pide un último beso y le augura que morirá en esa expedición.


Poco después, una noche, el demonio se manifiesta bajo la apariencia de Sir Malcom. Vanessa inicialmente lo rechaza. El demonio la tienta ¿Quiere realmente perder los poderes que puede adquirir? Terminan haciendo el amor. La Señora Ives sube, atraída por los ruidos, y se encuentra a su hija desnuda en la cama, contorsionándose como si estuviera en medio de una sesión de sexo. A verle los ojos en blanco, Mrs. Ives reconoce la señal de posesión diabólica y cae victima de un infarto.


La muerte de la madre cura, aparentemente a Vanessa. Paseándose por la playa, tiene un encuentro con Mina. Es una escena bellísimamente filmada en la cual contrastan la morena  y enlutada Vanessa con la rubia Mina que viste de blanco. Mina le dice a su amiga que ha sido perdonada. Su sufrimiento ha borrado su falta. Vanessa no está tan segura de poder perdonarse. Mina le cuenta que se ha casado con Jonathan Harker. Hablan de Peter, y Mina reprocha a Vanessa no haber hablado con sinceridad con su hermano, no haberle dicho el día del beso que lo amaba, a pesar de su debilidad.


Vanessa se sorprende. ¿Cómo conoce Mina un detalle tan íntimo? Los ojos de Mina se ponen rojos y dice que “El Amo” le ha enseñado mucho. Esa noche oscura y tormentosa, como la describiría Bulwer Lytton, Vanessa enfrenta la lluvia y la ira de Sir Malcom y se presenta ante él. Mina necesita de la ayuda de ambos. Malcom le cree, pero no la ha perdonado. Le dice que todavía desea matarla. Dice que la “usará” para salvar a su hija, y que vivirán juntos (¿Qué pasó con Lady Murray?).

Mina termina su carta comentando que Malcom ama tanto a su hija que hará cualquier cosa por salvarla, pero ella, Vanessa, ama tanto a Mina, que esta dispuesta…a matarla. Con eso nos queda claro que la salvación de Mina reside en su destrucción.


Fue un capitulo tan hermoso y tan deprimente. Me llené de compasión por Vanessa, y también por su madre, que por muy adultera que fuera, cuidó devotamente de su hija enferma. Vanessa sufre de un complejo de Electra, solo que la figura paterna que desea es Sir Malcom. Por eso quería lo de Mina, por eso la muerte de la madre la liberó momentáneamente de su locura.  Sonará a lectura  freudiana, pero yo tengo una imagen medieval de la locura como resultado de la posesión o de ángeles o demonios. Vanessa sufre de remordimientos y de deseos reprimidos, una combinación muy apetitosa que invita a demonios y espíritus parásitos a invadirla.

lunes, 7 de julio de 2014

Demimonde: Penny Dreadful 1x04


Este es el capitulo que ha causado cierta controversia entre el público. Me hubiese definitivamente escandalizado si no hubiera estado avisada. Doryan Gray confirma que su misión en la vida es follar lo que se le ponga por delante: hembra, varón, humano o  licántropo, etc. Espero no se vuelva zoófilo (no digo pedófilo porque  quienes le conocemos su verdadera edad, sabemos que siempre se revolcará con gente mucho más joven que él). Por otro lado, ¿un licántropo explorando su lado bisexual? Mm, no podemos quejarnos que  “Penny Dreadful” sea poco novedosa. Pero la noche es oscura y llena de terrores que nada tienen que ver con las licencias sexuales. Vamos a ver qué pasó realmente importante en “Mundo Intermedio”.


Comenzamos con Doryan en una pequeña reunión en su gabinete pictórico. Una reunión que parece un combinado de las fiestas del Gran Gatsby y las orgías del Marques de Sade. Al son de St.Saens, Doryan semi desnudo y con aire aburrido observa cuadros plásticos mientras un tipo bigotudo le mete mano. Después, Doryan semi vestido y solo, repasa sus verdaderos cuadros para luego internarse por un pasadizo secreto hasta donde oculta el famoso retrato que observa con mas interés que a sus invitados cochinones.

En la Mansion Murray, Victor anda ocupado. En una velada, Sir Malcom conoció al Profesor van Helsing (David Warner) y  lo reclutó para su Brigada Anti-Monstruos. Van Helsing como hematólogo examina la sangre de Fenton y descubre un apetito increíble por consumir plasma. Le dice al Dr. Frankenstein que conoce este mal “íntimamente”.


A Victor le encantaría charlar con van Helsing, pero atisba por la ventana la presencia de Calibán que viene a importunarlo con sus exigencias. Tienen otra discusión que evidencia que no hay amor entre padre e hijo. Calibán anda impaciente y más encima impone condiciones. Su compañera debe ser hermosa. “¿Para parecerse a su pareja?” pregunta Frankenstein burlón.

Victor vuelve a la casa y se olvida de su hijo. En el sótano, ante Malcolm, Tambembe y Chandler se dispone a hacerle una transfusión a Fenton. Este pregunta donde está Vanessa. “¿Dónde está la Madre?” Sir Malcom quiere saber porque le da ese epíteto a Miss Ives. Fenton lo mira como diciendo “Duh?” ¿No es evidente? Ella es tan maternal (la verdadera traducción de “nurturing” es la que cuida, la que nutre).
Víctor quiere meterle a Fenton la sangre de Ethan. Este se niega categóricamente. La verdad es que si quieren poner a dieta y reducirle el apetito a Fenton, es mala idea inyectarle sangre de lobo. Es el amable Sir Malcom quien dona plasma.


Entretanto, Vanessa ha tenido un día ajetreado. Se ha pasado la mañana, sentada en un banco,  enfrente de una parroquia. Se le acerca una niñita y entablan conversación. La niñita la ha observado y reconoce que Vanessa quiere ir a misa, pero tiene miedo. No debe tenerlo. Sin embargo, Miss Ives prefiere seguir a Doryan Gray hasta una exposición de flores. Doryan anda admirando orquídeas y le enseña a Vanessa las flores de la belladona, tóxica "como todas las cosas hermosas”.


Mientras esperan los resultados de la transfusión, Murray y Frankenstein comentan los asesinatos de Whitechapel. Chandler se pone nervioso ante las divagaciones de si El Destripador ha regresado. Los ánimos se caldean y Victor y Chandler discuten. Sir Malcom interrumpe para contarles que prepara una expedición al África. Quiere que Chandler lo acompañe. Esto exaspera a Victor. Llega Vanessa, viene muy contenta. Se burla de los planes de su protector. Le dice que nunca volverá al Nilo.


Todos bajan a ver a Fenton que está mas tranquilo, pero se queja de hambre. Apiadada, Vanessa le lanza una manzana, pero Fenton se la arroja a la cara junto con varios epítetos ofensivos. Quiere algo más substancioso. Ahora Victor y Sir Malcolm tienen un problema de logística. ¿Cómo alimentan a un bebedor de sangre? Al médico se le ocurre darle carne cruda. El explorador es de la opinión de que hay que buscar anchuras en el matadero. Los interrumpe Tambenbe con una solución más drástica. Trae un gato vivo, le tuerce el cuellito y se lo lanza a Fenton que se lo zampa encantado.

Brona y Chandler, en la cama, pero semi vestidos Miss Croft le cuenta a su amante como se inició en la prostitución. El le dice que carga más pecados que ella. Para alegrarla la lleva al teatro. Obvio que a ver un “Penny Dreadful”  al Gran Guiñol.


Es noche de estreno. Presentan “La bestia transformada”. Excelente yuxtaposición de lo que ocurre en el escenario donde una pareja de enamorados dialogan, con una vista de un publico fascinado, saltan luego a lo que ocurre en las tramoyas. Es Calibán  la verdadera estrella, el encargado de los efectos especiales, el que consigue retirar al protagonista del escenario y reemplazarlo por otro. Ahora se ha transformado en un monstruo, hibrido de lobo y humano, que hace pedazos a la novia dejando todo el escenario convertido en un charco de sangre.


Brona casi se desmaya de susto. Ethan se parte de la risa. Arriba en la galería, Doryan aplaude admirado, mira hacia un costado y ve que Vanessa también ha venido a gozar del espectáculo. Parece ser el único entretenimiento de la noche londinense porque Tambembe, en su día libre, también ha venido a ver la obra, pero no le gustó. ¿Por qué será?

Al final de la obra, todos se encuentran en la taberna de la esquina. Vanessa esta encantada al reencontrarse con Doryan, pero con un desconocido ánimo acaparador también se comporta como si le interesara el pistolero. Ignora olímpicamente a Brona, y se dirige a Chandler con aire posesivo, rememorando su primer encuentro y haciendo alusiones irónicas a su show del Oeste. Reconozco ese nivel de discurso. Lo he usado tantas veces y lo han usado tantas veces conmigo. Lo que le está diciendo a Brona es simplemente “¡Lárgate, tísica de mierda! ¡Este es  mío!”


Asi lo entiende Miss Croft. Para colmo, Doryan, muy poco caballeroso, suelta que la conoce. Nerviosa, la ex prostituta sale a la calle. Ethan la sigue y ella lo increpa diciendo muchas verdades. Su romance no tiene futuro. Ella está desahuciada, es una puta. De ahora en adelante cuando  quiera estar con ella tendrá que pagarle. Lo intima a buscar a Vanessa, ella es quien le conviene, el tipo de mujer que a él le gusta, una que usa palabras bonitas. Huye. Ethan entristecido la ve alejarse.


Se le acerca Doryan y súbitamente, el pistolero le pregunta si alguna vez ha deseado ser alguien diferente. “Todo el tiempo” responde Gray. Le ofrece llevarlo a un sitio  donde puede ser otra persona. Chandler pregunta si Vanessa los acompañará. Doryan le responde que Miss Ives está contenta de ser quien es. Debe ser la única en este cuento.

En la Mansion Murray, Víctor se lamenta con Sir Malcom. Se ha puesto celoso de Chandler, pero entiende por qué el explorador quiere llevárselo a África. El (Victor) no es forzudo como el americano. Hasta su propio padre prefería a sus más atléticos hermanos. Sir Malcom, con gran dulzura, lo convence que Chandler no le importa. “Para mi es solo el dedo que jala el gatillo”. En cambio, Victor le recuerda tanto a su hijo Peter. ¡Viejo manipulador! En el sótano, Fenton recibe otra visita del “Amo” que le da fuerzas para comerse sus cadenas.

Arriba, se sienten ruidos. Explorador y medico suben a investigar. Fenton gatea por las escaleras tras de ellos. Se encuentran con un monstruo en el cuarto de Vanessa. Fenton le salta a la espalda a Murray y grita “¡La Madre no está aquí, Amo!” Con un rugido, el monstruo salta por la ventana. Sir Malcom se desembaraza de Fenton. Lo lanza contra la ventana y le parte la cabeza. Esperen un momento. ¿Ese monstruo secuestró a Mina? Tendrá que tener otra cara, porque este no seduce a nadie.


Cuando Vanessa regresa del teatro, Murray le cuenta que Fenton ha muerto. Era solo un cebo que les puso El Amo. Lo que quiere es a Vanessa. Dolida, Vanessa se da cuenta que Mina la engañó, que la hizo caer en una trampa. “¿Te sorprende? “pregunta el explorador y le recuerda que lo que le hizo a Mina las ha convertido en enemigas. Llena de amargura, Vanessa reconoce que traicionó a su amiga, pero Sir Malcom ignoró a Mina toda su vida. (Ya les dije, aquí hay epidemia de “Papitis”).Sir Malcom la mira horrorizado. Dice que desearía que Mina tuviera ese don para la crueldad de Vanessa. “Tú deberías ser mi hija”.

De vuelta al bajo mundo londinense. Doryan Gray guía a Ethan hacia un espectáculo no muy “legal”. Como veo esto con ojos de semi Inmaculada sospeché que lo llevaba a un fumadero de opio, a algún bar gay,  a un equivalente victoriano del lupanar de Meñique. Cuando vi que entraban en unas galerías llenas de humo y gente apostando, imaginé una pelea de boxeo clandestina tipo “Sherlock Holmes”, pero es un espectáculo más sórdido y común a todas las culturas (lamentablemente): una pelea entre animales.

El ring es ocupado por casi medio centenar de ratas. Contra ellas, en este rincón, Flash Jack, un perro medio Labrador. Los perros son buenos ratoneros, pero este show es repugnante y me sorprendió que Jack ganara. Cincuenta ratas asustadas bien pueden dar cuenta de un perro.

Chandler, asqueado, mira a su alrededor. Caballeros mezclados con la canalla, todos ebrios de sangre. Con razón Londres es un club de monstruos. Al final, ¿quiénes son los verdaderos monstruos? Dentro del recinto hay un  bar. Chandler va por un whisky y es acosado por tres “caballeros” de frac que se burlan de él por ser quisquilloso y estadounidense. Se arma una trifulca y Chandler termina curándose las heridas en casa de Doryan Gray.

Como ya venia preparada, casi no presté atención al dialogo entre ambos que ya sabia era preámbulo para el más insólito encuentro sexual de la serie. Mientras Ethan y Doryan hablan de arte y de  colonia, yo solo rescataba dos cosas. Un brindis con Absenta (o ajenjo, absinthe en francés e inglés), ese polémico coctel victoriano, que ambos beben a la salud de Vanessa Ives “lo mas misterioso de Londres”, según el esteta. Lo otro es que Doryan, en dos ocasiones, acusa a Chandler de fingir ser totalmente primitivo e ignorante. Como notara Vanessa, Ethan viene de un mundo más refinado. Tal vez Brona lo notó también.

Finalmente, Doryan insiste en que el pistolero escuche el “Liebestod” de Tristan und Isolde. La música de Wagner despierta al Hitlerjugend dentro de Chandler. En su cabeza dan vueltas imágenes de violencia. El espectáculo del Gran Guiñol, la pelea de Flash Jack, y las muertas del East End. Se abalanza sobre su anfitrión, le aprieta el cogote...y lo besa en la boca. Un beso tan violento que me recordó al de Michael Corleone a su hermano en “El Padrino II”. Doryan comienza a desvestirlo.



Les puse el clip, porque no fue de mal gusto ni fortuita esta escena (nada comparado a la reintroducción de Alex Skarsgard a "True Blood"), pero era tan inesperada que causó revuelo en las redes sociales. Hubo los escandalizados que encontraban incoherente el comportamiento, sobre todo cuando se supone que  Ethan está enamorado de Brona. Otros recordaron que sabemos tan poco de su pasado que a lo mejor ha sido bisexual toda su vida. Y los hubo que dijeron que fue la belleza de Doryan la que lo sedujo e hizo olvidar su virilidad.

A riesgo de echarme a muchos encima, voy a poner mi hipótesis. Esta serie es chocante, gusta escandalizar y, sin embargo, es muy coherente. La pansexualidad de Doryan Gray es compatible con el personaje wildeano. No sé si lo sea, pero no lo parece, con lo poquito que sabemos de Chandler. Por otro lado, John Logan (el productor) les da salidas de escape a los protagonistas. Vanessa es la imagen del autocontrol, pero de pronto trepa mesas, se suelta el pelo, profiere palabrotas y coge desconocidos en callejones. Ohh, pero es porque la poseyó un demonio.

En el caso de Ethan Chandler podemos echarle la culpa, aparte de su estado mental calamitoso, a la posesión no de un demonio, sino del “hada verde”. Por mucho tiempo se prohibió el ajenjo debido a que su consumo afectaba las facultades de los bebedores. Digamos que se le consideró el LSD de su tiempo.


 La combinación de yerbas, entre las que se contaban algunas venenosas e incluso alucinógenas, eran las culpables de la mala reputación del licor. La mas peligrosa era la artemisa  o ajenjo. En grandes cantidades, la artemisia provoca un colapso renal y convulsiones, combinada con alcohol puede llevar a alucinaciones y delirios. En brujería es usada para alterar la mente en ceremonias donde se evocan  espíritus, y para adivinar el futuro. Por ultimo, si mal no recuerdo, el ajenjo, como el acónito, tiene efectos adversos sobre la fisiología de los licántropos. ¿Tengo que decir más?



martes, 1 de julio de 2014

Resurrection: Penny Dreadful 1x03


Hasta ahora seguía esta fantasía para apreciar sus poderosos parlamentos (que siguen siendo su fuerte) y por  la cuidada atmósfera de época. Desde este episodio, la sigo por el poder de los personajes, de su interactuación y porque por primera vez, “Penny Dreadful” me  intriga. Vamos a ver qué pasó en “Resurrección” para entender los motivos de mi interés.

Comprendo que este episodio haya parecido mas lento, se concentra en dos arcos, no apareció Doryan Gray, y más de un cuarto de hora estuvo dedicado totalmente al Monstruo de Frankenstein. Es triste que no se sepa apreciar a esta criatura fascinante, y como lo han hecho notar la Reina Scarlett y Nicoll,  bastante apegada a la de la obra de Mary Shelley.

Tuve que ver el capítulo una segunda vez para notar la riqueza de ese arco.  La muerte de Proteus lleva a Víctor a recordar la muerte de su madre cuando él era niño, un evento catalizador que lo ha impulsado a buscar el secreto de la existencia humana. Se trata de un momento cliché que no evita que deteste a este amoral científico, más aun cuando descubrimos que Proteus fue su segundo experimento.


Años atrás, Victor construyó otra criatura. Menos linda, menos simpática, menos inteligente que Proteus, el hijo de su madurez. Como suele ocurrir  con los padres jóvenes, asustado ante tanta responsabilidad, Victor huyó abandonando a su “hijo” al que deja en una buhardilla en alguna aldea perdida de la campiña inglesa.

La muerte de Proteus no es un acto fortuito, es la repetición del crimen de Caín. Como en  la Biblia, la criatura (llamémoslo Calibán aun antes de saber que ése es su nombre) mata a Proteus por celos, no soporta ver que su creador prefiere a su hermano al que le prodiga todo lo que negó a su primogénito.

Calibán le cuenta a Victor como él tuvo que instruirse solo. No tuvo un padre que lo guiara. Aprendió mirando por el ventanuco de la buhardilla como los humanos maltratan a los animales. Concluyó en que él también era un animal y les cobró odio a los humanos. Descubrió la colección de poesía que el Dr. Frankenstein había dejado atrás De ahí aprendió un florido nivel de discurso.

El monstruo consigue llegar a Londres en busca de Frankenstein, pero la raza humana lo sigue maltratando por feo y diferente. Es rescatado por Vincent, un antiguo actor shakesperiano quien le da empleo en un teatro y  lo bautiza como Calibán en honor al villano de La Tempestad. Es el lugar perfecto para Calibán quien se encarga de la utilería de Gran Guignol, la versión inglesa del famoso teatro francés que se especializaba en lo macabro. Aquí hay un excusable anacronismo. La serie tiene lugar en 1891, El verdadero Grand Guignol abrió sus puertas en París en 1894,  y en Londres en 1923.



Este es un episodio lleno de guiños. Las alusiones a la maestría olvidada de Shakespeare opacado por un dramaturgo advenedizo llamado Ibsen, la loa al actor shakesperiano (Roy Kinnear es en este momento, el mejor interprete de Shakespeare en el Reino Unido); y la alusión de Vincent a la puesta en escena de un “Penny Dreadful” (de hecho,  Calibán alcanza a ver un pedacito del más famoso de todos Sweeney Todd o El Barbero de Fleet Street”.

Este cuento intercalado me trajo a la memoria mi versión favorita del cuento de Frankenstein “La Novia” (1985) en la que la criatura encuentra un hogar y sentido a su vida junto a un enano, solo que ahí se une a un circo en vez de un teatro.

A pesar de que Calibán es feliz en su trabajo, se sabe diferente  Pero también se sabe importante. Como le explica a su creador, él representa al mundo moderno: fuerte, brutal, feo. Ya no hay espacio para los poetas románticos ni los ideales de Victor. Calibán no quiere esperar al futuro solo. No busca al padre para reprocharle su abandono sino al científico loco para encargarle otra construcción.  Ya que le gusta tanto armar cadáveres, que le fabrique una compañera.

Aunque a ratos expresa cierto remordimiento,  Victor trata pésimo a su hijo. Lo llama “demonio”, le dice que no puede cambiar  el pasado, que nunca podrá quererlo y  se niega a su petición. Calibán entonces lo amenaza con matar a todos los que Víctor ame. Consiente que esa lista es muy breve, el médico se burla. No le teme a la muerte, mejor que lo amenace con la vida. “¡No me pongas a prueba!”ruge el monstruo y  amenaza con hacerlo conocer el verdadero horror.


De ahí, pasamos a la obligatoria sesión de sexo semanal. Brona arriba de Ethan, primero las nalgas de ella, luego las de Josh Harnett. Esta serie tiene una obsesión con los traseros humanos. Tras su orgasmo, Brona vomita sangre. Apenas le alcanza para comer, no tiene para medicinas. El caballeroso Ethan decide vender sus servicios para pagarle un medico a su compañera.

El pistolero se presenta en La Mansion Murray en el momento oportuno. Sir Malcolm y Vanessa preparan otra expedición. Vanessa le explica a Ethan que ella ve cosas. Mina se le apareció en un corredor de la casa y le suplicó que la rescatara. Ethan, por primera vez, se interesa en saber pormenores sobre la desaparición de Mina.


Vanessa le cuenta de manera concisa  y evasiva que Mina trabajaba de institutriz, estaba comprometida con un hombre llamado Jonathan Harker y cayó bajo el embrujo de otro hombre, no totalmente humano, que es quien la secuestró. Me dio la impresión que se guarda información importante. ¿Por qué, Mina, hija de un hombre adinerado, iba a trabajar y precisamente como parte del servicio doméstico?

Esa noche, Malcom, Vanessa, Chandler y Tambembe,  Sambembe o como se llame el valet africano de Murray, van armados al Zoológico de Londres. Antes de la aparición de Mina, Vanessa escuchó gruñidos de fieras y asume que es una indicación de que en el zoológico encontrarán a su amiga.


En un momento, Sir Malcom le susurra a Ethan que se prepare porque Vanessa tiene poderes y eso la hace vulnerable, pero también deseable. “¿Deseable para quién?” pregunta el pistolero. Creo que el explorador le estaba advirtiendo que a Vanessa cuando la poseen los demonios le da por llevarse a los hombres a callejones.

En ese momento, sienten un ruido y cortándole el camino ven a la criatura más hermosa de la creación (después del gato): un lobo. Se le une otro lobo, y otro. Voltean y ven a un huargo a sus espaldas. Ohh, una manada. Murray y su criado desenfundan revólveres. Ahí ocurre mi momento favorito de la serie hasta ahora. Ethan le ordena al grupo que no se muevan,  que bajen las armas. El lobo cruza el grupo rosando la falda de Vanessa y se une a la manada.


Muy tranquilo, Chandler avanza hacia los lobos. El macho alfa se le acerca con aire amenazador, orejitas gachas, y colmillos al descubierto. Sn ningún miedo, el pistolero se acuclilla y extiende su mano para que el animal lo huela. Finalmente, introduce su mano en las fauces del cánido. Este se marcha moviendo la colita feliz como mi perro Nene cuando le doy una galleta.

Lo extraordinario aquí no fue el poder de Chandler sobre los animales (hasta el Águila Roja puede hacer eso), ni descubrir su lado místico, sino que nadie pareció sorprenderse ni hizo preguntas. Tengo la impresión que Sir Malcolm y Vanessa saben más del pistolero que nosotros. Sir Malcom sabe demasiado y su protegida lo nota. ¿Qué le oculta? Porque no parecen estar ni cerca de Mina.

Vanessa nota ruidos que vienen de la jaula de los monitos. Solo uno sobrevive y se acurruca aterrorizado entre los barrotes. Los cadáveres despedazados de sus hermanitos yacen sobre el piso. En un rincón, hay un coso devorándose a otro monito. Lo apresan. Este si se llama Fenton, pero apenas lo vi dije “Renfeld!”

Se lo llevan a casa y lo encadenan en el sótano. Supuestamente Fenton es muy joven (Ethan se refiere a el como “un niño”), pero es bastante agresivo. Lo interrogan y sale con el cuento de Amon Ra, Amonet, los Oscuros el apocalipsis, etc. Vanessa le pregunta si conoce a Mina. “Conozco a Vanessa” dice el engendro que parece un cruce entre Alfie Allen y Madonna cuando esta contaba 25 años.


Fenton se pone maleducado y echa palabrotas. Sir Malcom lo patea, para luego azotarlo con su fusta. Chandler lo detiene. En eso llega Víctor que dice flemáticamente: “Parece que me estoy perdiendo una fiesta”.

Todos se reúnen a deliberar en el salón. Sir Malcom le confiesa a Vanessa que sabía que la bestia que persiguen la quiere a ella. Victor, tras examinar a Fenton, cree poder utilizar un tratamiento experimental, que a lo mejor serviría para la misma Mina. Algo como sacarle la sangre y aplicare transfusiones (suena a lo que está haciendo El Maestre Qyburn).

Chandler se indigna. Primero torturan a un niño, ahora quieren utilizarlo  como conejillo de Indias. Esta erupción de sensibilidad yanqui no impresiona al médico que lo acusa de masacrar indios (si, como si como si los británicos nunca masacraran nativos). “Baila con Lobos” salta y pregunta, cómo supo Frankenstein que él había guerreado contra los indios. Esperaba que Víctor respondiera “Porque vi “El Ultimo Samurái”, pero se limita a decir “no lo sabía”. Sir Malcom y Vanessa continúan desplegando una impertérrita falta de curiosidad en  el pasado de Chandler.


En cambio, Vanessa le dice que si no le gusta lo que hace que se marche. Pero agrega, a guisa de disculpa, que la pérdida de Mina los ha embrutecido. Sir Malcom la interrumpe. Lo que les espera, lo que planean hacer, no es para los débiles ni los buenos. Por eso están aquí. “No hay buenos en esta sala” declara. Acto seguido, exige un voto de lealtad. Todos deben estar unidos por un propósito en común.

Todos juran menos Ethan. Finalmente, con los ojos fijos en Vanessa masculla "I´m with you”. Curiosa fórmula. En ingles “you” es un prenombre que corresponde a tres personas “Tu”, “Ud.” y ““ustedes”. Para la audiencia angloparlante, menos los shippers de Vanessa y Chandler (¿Como lo llamaremos? ¿Vandler? Vanethan?), lo que el pistolero dijo fue “Estoy con ustedes”, pero el traductor de HBO puso “Estoy contigo”. A lo que Miss Ives responde “y yo contigo, Ethan” (Ethan, ya no es Mr. Chandler) y de alguna forma suena como que el juramento fue solo entre ambos.

Lo próximo son Ethan y Vanessa a solas, como reafirmando su vinculo. Miss Ives se sorprende al saber que el pistolero vive en una taberna. Deduce que se debe a una mujer. Siempre lacónico, Ethan revela que se llama Brona, que su nombre significa “tristeza” en gaélico y que es tuberculosa. Levemente conmovida, Vanessa reflexiona que entonces hará honor a su nombre (la tisis, entonces, era un mal incurable y fatal).

Antes de retirarse, Victor advierte a Sir Malcolm que lo que intenta hacer con Fenton lo cambiará radicalmente. Parece que le ha crecido cierta ética médica y teme que sus experimentos sigan afectando a sus pacientes. Entretanto, en el sótano, el joven Fenton recibe visita. No vemos quien es. Pero Fenton pone cara de Tom Waits y susurra “¡Amo!”. (Continuará)

lunes, 30 de junio de 2014

Comienza el Juego de Conjeturas: ¿Qué podemos esperar de la Quinta Temporada de Juego de Tronos?


Este es un juego que hacemos todos los años, mas por entretenernos y superar la “GOT Deprivation” que porque nos creamos nuestras especulaciones Rara vez alguna de nuestras hipótesis se hace realidad. Este año no será la excepción, pero debido a los eventos recientes el juego de las conjeturas ha cambiado. Las únicas reglas que se valen son que estemos alertas ante una temporada muy desapegada del texto original,  que hay que vigilar  los leaks que vengan  detrás de bambalinas, y que no debemos creerles nada a los actores.

Más que nunca pienso que debemos seguir con estos juegos ahora que por primera vez escucho a gente decir que dejarán de ver la serie. Peor aún,  por primera vez he escuchado voces en este Reino que dejarán de ver la serie.

Allá en HBO estarán muy cómodos, muy satisfechos, pero el desnivel de calidad y coherencia les puede costar tanto publico Lector como Inmaculado. No me gustaría ver la serie fracasar, más que nada por el elenco al que ya le he tomado cariño (en especial a uno. JiJI) y jamás solicitaría que boicoteen “Juego de Tronos” tal como me parecería inconcebible que alguien solicitara el boicot de la saga de George R.R. Martin.

Pasado ese preámbulo comencemos con lo que tenemos de información sobre La Quinta Temporada. Se sabe que habrá nuevos actores, y que volverán antiguos. Hay un rumor de que Ethan Allen, padre de Alfie, se unirá al cast tronero. Al parecer su personaje se moverá en Essos, particularmente en la zona de Meereen. Creo que voy a pasarme toda la temporada esperando ver el circo, y la fuga de Su Alteza Daenerys a lomos de Drogón, pero también hay otras razones por las que me interesa el arco de a Khaleesi. Definitivamente no por el romance Gusano-Missandei y de eso vamos a tener chorros.
 
Una de  mis razones se llama Hizdahr zo Loraq. Como al personaje de Joel Fry lo han hecho más simpático e interesante que en el libro, va a ser un placer verlo ganarse el puesto de Rey Consorte. A ver como lo toma Daario. Por otro lado, me vino en un sueño el regreso de Qaithe de las Sombras. ¿Me estará avisando la profetiza de su retorno o se quedará la enmascarada en el limbo de los personajes olvidados, junto a Gendry y Rickon Stark?

Si seguimos en Essos tenemos que hablar de Tyrion, que, a diferencia de en el libro, no viaja solo. Ya me convencieron, Varys tomará el lugar de  IIyrio Mopatis. ¿Pero pondrá al Gnomo en contacto con Connington, El joven Grifo y La Septa Lemore? ¿Tendremos a Penny? ¿Secuestrará Ser Jorah a Tyrion?

Antes de salir de Essos y cruzar El Mar Angosto tenemos que detenernos en Braavos. Hasta hace una semana, el cuento de Arya en su academia de asesinos no me atraía mucho, pero ya es oficial. Tom Wlaschiha ha firmado contrato con la producción. Jaqen H’rgar regresa y se cree que él recibirá a su antigua aliada y supervisará su entrenamiento para convertirse en Un Hombre sin Rostro.



En El Valle todo puede suceder porque es tabula rasa. Los Arcángeles pueden escribir lo que quieran en esa pizarra. Tengo sentimientos encontrados sobre lo que ocurrirá en El Muro. Muero por ver la decapitación de Janos Slynt, pero temo lo que maquina Melisandre. ¿Por qué insistió en que trajeran a Shireen? ¿Será la princesa la sacrificada en vez del hijo de Mance? Es que no me imagino a Jon Snow arrebatándole a Sam Jr. a Eli. Con ese afán de blanquear a sus predilectos (Daenerys, Tyrion y Jon) Los Arcángeles no  expondrán al Bastardo Stark al odio del público. No creo tampoco que conozcamos a más miembros de la Familia Ryder, pero si es  seguro que estará Varamyr con ese zoológico de criaturas con las que cambia pieles.

A pesar de que Balon Greyjoy sigue vivo, no creo que haya mucha acción en Pyke. A Los Arcángeles no parecen gustarle  los Greyjoy (con la excepción de Theon). En cambio si tendremos mucho Dorne, que ya es casi seguro se filmará en tierra andaluza. A medida que Los Martell se enteren de la muerte de Oberyn, iremos conociéndolos. Se sabe que veremos al menos a tres Víboras de Arena (Obara, Tyene y Nymeria), al Príncipe Doran, y a Trystane Martell novio de Myrcella, aunque no se sabe todavía quiénes interpretaran a Arianne y a Quentyn.


La gran incógnita es si tendrán nueva actriz para interpretar a Myrcella Baratheon. Tal vez pongan una más mayorcita como hicieron con Tommen. La presencia confirmada del Capitán de la guardia dorniense,  Areo Hoath, indica que tal vez veremos ese intento de Arianne de coronar a Myrcella como la  soberana de Los 7 Reinos. ¿Será esa la razón que lleve a Jaime Lannister, padre biológico de la princesa, hasta el Dorne?

Esa ha sido la noticia más extravagante de esta temporada ¿Jaime en el Dorne? Como si lo quisieran tanto por allá. Aun más WTF. El Matarreyes ira acompañado de Bronn. ¿Le va a perdonar tan fácil su traición? ¿Y por qué Ser Bronn  de Las Aguas Negras dejaría su nueva esposa y nueva fortuna para ir a meterse donde nadie lo ha llamado? Porque también están confirmadas las apariciones de Lolly Stokeworth y su hermana Felyse. ¿Se la regalará Cersei a Qyburn como en el libro?


Pues mi conjetura es que Cersei va a mandar a su amante a cuidar de Myrcella, tal vez a traerla de regreso. Cersei va a estar obsesionada, tal como en el libro, con  la idea de que Tyrion pretende matarla a ella y a sus hijos. Todo conectado con la famosa profecía del Valonqar. Y esto va atado a un insólito cambio en la estructura de la filmación de “Juego de Tronos”.

Hace unos años Weiss&Benioff declararon que no incluirían ni sueños (aparte de un par que se inventaron ellos) ni profecías, ni flashbacks en la serie, a pesar de que los tres abundan en la Canción de Hielo y Fuego. Ahora si habrá una mirada retrospectiva a la juventud de Cersei, a su encuentro con la hechicera  Maggy, La Rana, y a la profecía que promete coronas de oro para todos sus hijos, pero también mortajas doradas. Yo creo que vería La Quinta Temporada nada más que por ver a Maggy.


Con esa información ya es fácil deducir que Cersei querrá salvar a su hija. Aun más siendo Myrcella un rehén en manos de los Martell.  ¿Pero mandar a Jaime de emisario? Es un poco peligroso que un Lannister aparezca por allá. Algo que no le preocupará mucho a Cersei, ya que cualquier sueño de Jaime de reconciliación con su dulce hermana, murió junto a su padre. Cersei tiene el poder y no querrá compartirlo con su mellizo.

Se ha dicho que tal vez  sirva este interludio dorniense para mostrar a Jaime en la cama con Las Víboras. Ya sabemos que hay gente que  ve la serie solo por esas escenas. Por un lado me parece raro que Jaime rompa su voto de fidelidad a Cersei, ¿pero ya qué importa? Si lo pusieron de misógino y violador…

Existe una interrogante, si Jaime anda en el Dorne ¿qué pasa con sus viajes a Casterly Rock y a Aguas Dulces? Me temo que ese trayecto no lo recorrerá El Matarreyes. La lógica arcangélica indica que es más interesante tener a Jaime en el Dorne (sexo, vino y playa) que en ese viaje de auto reconocimiento y de madurez del libro. Como bien explicó alguien en Jaime-Brienne.org, todo el propósito de las andanzas del Matarreyes en Festín de Cuervos es una búsqueda de sus ideales de juventud y de su honor perdido. Algo incomprensible para una audiencia moderna. Mas sencillo mostrar a Jaime en brazos de su hermana o de Las Víboras.

Además que nadie ha vuelto a hablar de los Tully. Tobías Menzies está ocupado con “Outlander” asi es que no retornará en su rol de Edmure Tully. Nadie se acuerda del Pez Negro, Lancel se consiguió ya un pasaje al limbo de personajes olvidados, no conoceremos a La Tía Genna y...Ohh, no aparecerá Ronnet Connington.

En fin, de lo que si puedo estar segura es que en la próxima temporada aparecerán los miembros de La Fe. Entonces tenemos garantizado que la ordalía de Cersei tal vez cierre “Juego de Tronos” en el 2015. La humillación de Cersei, el encuentro de Dany con su antiguo khalassar y… ¿Corazón de Piedra?

Michelle Farley dijo en una entrevista reciente que Catelyn Stark “está  muerta”. Ese es un mensaje a Los Inmaculados a los que algún cruel Lector habrá spoileado con “Cat reaparece en la serie”. Nosotros, Los Lectores, nos reímos socarronamente. Por supuesto, Michelle que tu personaje está fiambre. Todos los zombis están bien muertos, eso no les quita el apetito.


Y llegamos al punto donde no me gusta escarbar. ¿Qué pasará con Brienne y Pod? Es posible que tengamos Ser Hyle, y conozcamos al padre de Sam Tarly. Es posible que vayamos a Isla Tranquila con Brienne y veamos a cierto sepulturero que apenas reconozca a La Doncella se cubrirá con su capucha el rostro quemado. Es posible...Es posible… Pero si ya no hay Mordedor, no hay Gendry, ni Willow ni sus hermanitos...Bueno ya se inventarán algo. Y si no se lo inventan. ¿Adónde ira La Moza a busca al Matarreyes? ¿Al Dorne?

Aunque también, especulábamos con el Rey Ernezto el otro dia que puede que nunca aparezca Corazón de Piedra  Si eso ocurre ¿cómo volverán a encontrarse Jaime y Brienne? Considerémonos bienaventurados por haber leído Festín de cuervos y Danza de Dragones, porque poco de esos libros llegará a la pantalla.
Si tienen otros datos, chismes, rumores sobre La Quinta Temporada de “Juego de Tronos” háganmelos saber. De lo contrario denme su opinión sobre lo poquito que sabemos de la temporada que llegara en diez meses mas.


jueves, 26 de junio de 2014

Seance: Penny Dreadful 1x02


La segunda entrega de “Penny Dreadful” mantiene el nivel de calidad actoral, la secuencia de escenas alucinantes, y el poder de convencerme de que debo seguirla viendo y no solamente porque haya Reinas que son seguidoras. Vamos a recapitular el capitulo titulado “The Seance” (la sesión de espiritismo) y veremos el motivo de mi entusiasmo.

En las riberas del Támesis despierta Ethan Chandler, rodeado de ratones, y todavía atontado por una noche de farra. Se va a un bar de marineros a desayunarse con más whisky. Se le une una de las huéspedes del bar. Es Brona Croft (Billie Piper), irlandesa, prostituta ocasional, dotada de un nivel de discurso casi académico (lo único artificial del capitulo, pero me encanta lo que han hecho con idioma y parlamentos) y de un optimismo extraño en una ciudad donde un emulo de Jack  el Destripador anda matando putas.
Brona Croft


Pero el nuevo Destripador no solo se encarga de despedazar y robarles  órganos a prostitutas. Como le explica un inspector a Sir Malcom Murray, este asesino en serie no discrimina. Mata niños, adultos, hombres y  mujeres. Sir Malcom exige estar presente en la escena de próximo ataque. Le explica a la autoridad que no deben buscar a un hombre, “sino a una bestia”.

Brona llega a su nuevo empleo de modelo de fotos eróticas. Es en la mansión de Doryan Gray (Reeve Carney) que la recibe vestido, en su galería de cuadros, y con  “Samson et Dalila” en el gramófono. Poco después, mientras un decrepito fotógrafo prepara su cámara, vemos que Doryan se ha puesto cómodo en un fumoir con nada debajo.
Doryan Gray


A St. Saens lo ha reemplazado Wagner, y Miss Croft está también en deshabillee. Se le ocurre toser y se mancha con sangre. El saberla tuberculosa excita a Doryan que se desnuda feliz de tener sexo con alguien tan cerca de la muerte y más, cuando al alcanzar el orgasmo, Brona le vomita sangre en la cara.


Victor Frankenstein visita la Casa Murray para seguir trabajando con el cadáver del monstruo. Gracias a la buena labor de los escarabajos, más y más jeroglíficos quedan expuestos. Vanessa deduce (al ver un libro de poesías en el maletín del medico) que Víctor guarda un secreto. Antes de la llegada del Dr. Frankenstein, Murray aconseja a su protegida desabotonarse al menos un botón de su blusa de cuello alto. Muchos creyeron que era para seducir a Victor, pero en realidad (“desabotonarse” era como decir "soltarse el pelo”) es una solicitud de dejar de reprimirse. Vanessa, al menos en público, es la imagen del auto control. Algo que va a cambiar en este episodio.


Finalmente, van a la velada en casa de Lyle (el egiptólogo que no sé por que creí que se llamaba Fenton). Mientras Murray y su anfitrión se van a conversar sobre jeroglíficos, Vanessa deambula por la casa pensando que la espera una noche aburrida. Se equivoca. Primero, conoce a Doryan Grey que demuestra interés en ella. Segundo, Los Lyle tienen una sorpresa preparada para sus invitados.  La entretención esa noche no será una partida de canasta, ni karaoke, sino una sesión espiritista animada por la exótica Madame Kali (Helen McCrory, mejor conocida como Narcissa Malfoy  o Mrs. Damian Lewis).

Madame Kali
Ya todos sentados alrededor de una gran mesa redonda, Kali invoca a Mut, consorte de Amon-Ra, pero ocurre algo inesperado. Vanessa comienza a retorcerse. Kali, que no es tan timadora como parece, percibe la presencia de otro ente en la sala. Se trata de Amonet, otra esposa de Amon-Ra. Vanessa cae en trance, comienza a hablar con vocecita infantil. Aparentemente es el fantasma de Peter, el difunto hijo de Sir Malcolm. Recuerda con precisión escalofriante los detalles de su muerte provocada por la disentería, contraída durante una de las expediciones de su padre.



Peter le avisa al explorador que pronto se verán. Sir Malcolm llora, Vanessa calla por un momento. Todos creemos que el espectáculo ha acabado. Al contrario, acaba de comenzar. Vanessa comienza a arquearse como un reptil. Tanto movimiento hace que se le caigan las horquillas y su largo cabello ruede alrededor de sus hombros y espalda. Abre los ojos,  lanza una mirada venenosa en dirección de Madame Kali y suelta un “¡Qué Amonet, niña! Soy mas viejo que eso”.


Noten algo que a ningún recapper se le ocurrió. No es la diosa Amonet quien posee a Miss Ives sino “algo” más antiguo. Puedo aventurar que se trata de un demonio. El mismo nivel de discurso del espécimen lo delata. Ningún fantasma, espíritu of duende usaría tantas palabrotas. Siempre fingiendo ser Peter (otro truco demoniaco), Vanessa  comienza a apostrofar con medias palabras y redondas interjecciones al explorador acusándolo de haber mantenido una pasional relación clandestina (que pudo ser adulterio) y de la cual Vanessa fue testigo.

Vanessa obviamente necesita de un exorcismo, porque lo que la posee ya no se contenta con escandalizar con groserías o hacer llorar a Sir Malcolm. Ahora su poder apaga velas, cierra puertas, triza el cristal de la mesa y sobre ella trepa la endemoniada que gatea hacia el lloroso Murray gritando imprecaciones: “¡Bestia, animal, traidor!” Como para no invitarla de nuevo.

Acto seguido, Vanessa salta de la mesa y huye de la casa sin capa y con el pelo suelto como una Gloria Trevi en sus mejores épocas. Circula por la calle hasta tropezarse con el primer extraño. Lo lleva a un callejón y tienen sexo violento (pero sin desnudos). Todo ante la mirada voyeuristica de un Doryan Gray que la ha seguido.


Esa noche, cuando el apesadumbrado explorador regresa a su casa encuentra a Vanessa dormida en su cama. Al día siguiente, Sir Malcolm visita a Lyle supuestamente para disculparse por el zafarrancho provocado por su protegida. Lyle está encantado con el hecho de que fastidiaron la sesión de Miss Kali, pero los delicados oídos de su mujer sufrieron con las blasfemias de la poseída. Vanessa Ives tiene cerradas las puertas de la Mansion Lyle.

El egiptólogo cree que todo ha sido una broma que Vanessa preparó para escandalizarlos El mismo hecho que mencionara a Amonet, cuyo nombre aparece en los jeroglíficos (error, fue Kali quien nombró a la diosa) lo demuestra. Sir Malcom jura no haber traducido ningún jeroglífico y no saber quien es Amonet. Lyle le cuenta que era esposa de Amon Ra, que su apodo es “La Oculta” debido a su papel en ceremonias ocultistas. Revisa las nuevas fotos que le ha traído el explorador y se pone lívido. En ellos aparece lo inconcebible, un conjuro que incluye invocaciones a Amonet y su divino esposo.



Asombrado, pide a Murray que se olvide de todo este asunto, puesto que en conjuros egipcios seria insólito incluir a la pareja ya que eso invitaría a un escenario apocalíptico en el cual todo lo humano se extinguiría, y solo sobrevivirían los Oscuros. Confieso que ese parlamento me sonó rebuscado. ¿Por qué un hombre culto y bastante cínico como Lyle creería en  supersticiones? ¿Por qué preocuparse si Amonet sale   o no en un conjuro cuando el demonio que poseyó a Miss Ives claramente dijo no ser esa diosa?

Pasemos a las historias paralelas. Ethan  Chandler recibe un telegrama de su padre (el mismo que le regaló el reloj de oro). Le pide que regrese a Estados Unidos. Chandler Sr. ha pagado para que la ley no moleste a su hijo. Le recuerda que no puede pasársela huyendo. Ethan no le hace caso y sigue con su cortejo/amistad con Brona.


Victor ha progresado con su creación quien ha elegido (con ayuda de Shakespeare) el nombre de Proteus. Solícito, el médico le enseña cosas simples como comer y tragar. Pero, a diferencia del Monstruo de Frankenstein original,  Proteus se acuerda cosas de su otra vida. Recuerda haber sido marinero en un barco ballenero, también recuerda canciones. Se pone triste al ver  el grabado de una ballena arponeada. “Su padre” lo consuela. No debe avergonzarse de haber matado, todos a veces deben cometer crímenes. Primera vez que la sensibilidad contemporánea destiñe esta historia. A fines del Siglo XIX, nadie hubiese cuestionado el asesinato de ballenas.

Victor lleva a Proteus de paseo por los muelles. La criatura repasa los nombres de las diferentes embarcaciones, pero también evoca la imagen de una esposa esperándolo en el muelle. Es entonces que hace una pregunta que rompe el corazón “¿Victor qué soy yo?”. La aparición de Ethan y Brona salva a Frankenstein de una respuesta inconveniente. Proteus  se presenta: “encantado de conocerlos. Soy Mr. Proteus”. Comparte castañas con la tísica.


De vuelta casa, Proteus está eufórico. Se nota que es una criatura sociable. Anuncia que quiere tener diez amigos. Pero, como dijo un criticó, ninguna criatura tan encantadora puede sobrevivir en un mundo tan sombrío y sórdido. Ante los horrorizados ojos del Dr. Frankenstein, su criatura es despedazada por un Rory Kinnear que aparece peinado a lo Severus Snape y con los ojos rojos de Melisandre de Asshai. Tras matar a Proteus, la criatura saluda al médico.  “Tu primogénito ha vuelto a casa... ¡Padre!”


Quedé totalmente deprimida con ese inesperado final. Confieso haberle tomado cariño a Mr. Proteus y no solo yo. Hasta un recapper dijo que recordaríamos más el episodio por la muerte de Proteus que por la posesión de la Ives.

En general, el capitulo fue satisfactorio. Reeve Carney ya se ha creado un fandom con su interpretación de Doryan Grey. El personaje es bastante parecido a lo que Oscar Wilde pretendió crear, pero por censuras de su época no pudo expandir en su texto.

Billie Piper, a quien recuerdo de “Mansfield Park”, es una simpática Brona Coft, con un acento irlandés no muy bueno y un nivel de discurso demasiado bueno para ser una inmigrante callejera. Siguen los topoi decimonónicos desde esa imagen de la trágica prostituta que tose sangre a lo Marguerite Gautier hasta la fascinación de la alta sociedad por lo oculto.


Sigo recomendando "Penny Dreadful"  que aunque continua a un ritmo vertiginoso no defrauda en imágenes y atmosfera. Muy buena dirección de Juan Antonio Bayona. Lo único que todavía no consigue hacer es engancharme con algún personaje. Curiosamente, quien más me conmueve es Sir Malcom del que estoy segura acabaremos sabiendo que es un cerdo al que solo le falta la manzana en la boca.