lunes, 14 de enero de 2019

Lo que Descubrí en “The Chilling Adventures of Sabrina”



Tras algunos intercambios de opiniones estaba llegando a pensar que “Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina” eran peligrosas y nocivas y que el que Roberto Aguirre-Sacasa no crea ni en D-s ni en el Diablo no lo exime de responsabilidad por convertir al satanismo en una versión velada de la religión organizada, pero concluí en que la serie tiene más méritos que bemoles. Sigo recomendándola estrictamente para personas de criterio formado, pero vale admirar este universo bizantino que se nutre de folclore universal (ya hay quien lo acusa de apropiación cultural). Tras ver la serie una segunda vez y tragarme el muy prescindible especial, estas serían las cosas que más me impactan del cuento.

La serie es una versión saneada del comic.

Cuando me refiero al comic no hablo del tebeo de Marvel, sino de la versión que Aguirre-Sacasa ha estado creando para Archie Comics desde el 2014. La quejadera de algunos fans de ese comic (probablemente siervos del Señor Oscuro) es que el original es mucho más oscuro y satánico que esta fábula moral que es la serie. De hecho, la acusan de ser moralizante. Además, recuerdo que en términos de alegoría antirreligiosa “True Blood” era totalmente obscena.

Siempre hay alguien más poderoso que el Señor Oscuro

Hasta ahora la diabólica divinidad adorada por la Iglesia de la Noche no se ha visto ni muy vigorosa ni muy poderosa. En su empeño de conseguir que Sabrina le rinda pleitesía (y gracias a Stolas, sabemos que la desea como consorte) El Diablo ha sido vencido en varias ocasiones. Su mayor trabajo consiste en aparecer en facha de chivo y lanzar gruñidos. Este es mas fantoche que El Mago de Oz.

 Por eso no sorprendió cuando al hablar de resurrecciones, se mencionó que Sabrina podría incurrir en la ira/llamar la atención de alguien más poderoso que el Señor Oscuro: La Muerte. Yo estaba aplaudiendo la idea de que La de la Guadaña fuera al final la verdadera deidad de este cuento, pero solo porque para los judíos la muerte es un ángel al servicio del Todopoderoso. Me temo que aquí la imagen de La Muerte es algo más cercano a nuestro mundo latino.

 Cuando Lilith Wardwell se refirió a los vientos de la Santa Diabla, me cayó el diez. En California se conoce a un tipo de viento que provoca incendios forestales como Diablo Wind, pero creo que la maestra de historia hablaba de la Santa Muerte, la divinidad de un culto sincretista, que combina rituales católicos con creencias precolombinas.

Como la Santa Muerte está excomulgada por la Iglesia Católica (por blasfema y satanista) y por las iglesias protestantes, por practicar la magia negra, no es una entidad muy positiva. Mas, aun cuando en este siglo se la ha conectado con el mundo criminal, la narco cultura y hasta sacrificios humanos. Así que el mundo de Sabrina sigue siendo manejado por seres poco recomendables. Comenzando por Lilith…

Lilith Ex Machina

Después de que el final de “Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina” nos dejara claro el propósito de Lilith y su gran triunfo; después de saber que ella orquestó las visiones de Ros, los encuentros de Susi con el fantasma de la Tía Dorothea, y la ejecución de Tommy por las Weird Sisters, nos preguntamos que es real o no en el mundo de Sabrina. ¿Tiene alguna voluntad que no sea cumplir los deseos de Lilith?

Tras cada mala decisión de Sabrina parece encontrarse Miss Wardwell. Por ejemplo, la maestra fomentó el deseo de Sabrina de usar una Ouija, a pesar de que otros brujos aconsejaron a la brujita no hacerlo. Yo, y muchos quedamos con la impresión de que fue la sesión espiritista la que provocó la invasión de los trolls, pero fue Wardwell nuevamente quien apagó el leño de Yule. Es como si ella en realidad (y no el silente y discreto Señor Oscuro) fuese el ente omnipotente y omnipresente de este cuento. Y muchos críticos y espectadores la ven como una feminista total…



El faux-feminism de Lilith

Juro que no hice trampa, que no lo saqué de un spoiler ni he leído el comic, pero era fácil reconocer que Miss Wardwell era Lilith, aun antes que saliera del closet de los demonios en el ultimo episodio de la Primera Temporada. Su outing me ha hecho reflexionar y reafirmar lo dicho en mi reseña inicial de la serie, es un personaje que confunde por lo tanto no es positivo.

 Wardwell es perversa y nociva, pero también es útil. Ha ayudado a sus alumnas a luchar contra la censura y el bullying, salvó a Sabrina de Batibat (el nombre me da risa. En hebreo significa “Hija de Hija” y bien Jija que salió la condenada); llevó a la Succubitches de excursión a escuchar de labios de una anciana víctima de como las reglas patriarcales religiosas pueden conducir al abuso de inocentes; y no con mucho entusiasmo, intentó convencer a Sabrina de que resucitar al cuñado no era una medida juiciosa.

Realmente fue un alivio cuando Lilith confesó, al final, que todo era parte de su plan maestro para obligar a Sabrina a convertirse en esclava del Señor Oscuro. Asistir a sus alumnas era para ganarse su confianza y alentar las rebeldías de Sabrina: el field trip fue para que las Sisters y Sabrina descubrieran que los KInkle son cazas brujos y preparar así la muerte de Tommy; los consejos a Sabrina van acompañados de veladas instrucciones de como practicar un ritual de resurrección (a propósito, tal rito no existe a menos que lo haya creado el Barón Samedi).

Batibat la llamó “Madre de Demonios’ (un título ambiguo en lo que se refiere a la verdadera Lilith) pero se quejó de que la había abandonado y traicionado. Traicionar y abandonar son dos verbos que ejemplarizan la relación Lilith y el género femenino.  Porque todo lo que hace Lilith Wardwell es en beneficio propio.

¿Y todo para qué? ¿Para satisfacer los caprichos del Amo, y pasar a ser su consorte? Yo la aplaudiría si quisiera todo el Power para ella, pero al final Lilith resulta una típica villana de sociedad patriarcal que vive para complacer al macho (cabrío) y está dispuesta a pisotear y a matar a quien se le interponga en el camino. Hasta ahora la hemos visto matar hombres, pero ya dijo que, si Sabrina le pelea al novio, la va a matar tal como mató al pobre Stolas. Eso también demuestra un alejamiento de las verdaderas brujas. No hay mayor tragedia para una bruja que perder un familiar así que ciertamente son incapaces de matarlos.

Sin embargo, todavía hay quienes dicen que Lilith es positiva debido a su feminismo estridente y que su maldad es necesaria para acabar con el patriarcado.  ¿De dónde surge esta necesidad de convertir a Lilith en una encarnación del espíritu feminista? Hace algunas décadas, el feminismo judío la adoptó como tal basándose en una tradición rabínica de que la primera esposa de Adán se había rebelado en contra del machismo, el bullying marital y se había concedido el primer auto divorció de la historia. Acto seguido se fue a vivir una orgia perpetua, demostrando que las mujeres pueden ser dueñas de sus cuerpos y de su sexualidad.

Para mí lo más impactante del cuento, es que cuando El Todopoderoso la convoca, en vez de ir a exponer su caso, Lilith se hace la sorda. Esa sordera es lo que la tipifica. Ella se niega a aceptar la autoridad divina, el único ser vivo del planeta que se atreve a hacerlo. Por eso yo la considero el equivalente al Diablo cristiano.
Portal de Notre Dame. Adán, Eva y Lilith como la Serpiente.

Pero cuidado, aun en su rol de diablesa, Lilith no es tan poderosa. Solo se necesitó de tres ángeles para traerla de las greñas de sus vacaciones en el Mar Rojo. Se la puede conjurar, pero hay invocaciones para que poderes mayores que Lilith la subyuguen. Su poder sobre bebés del sexo masculino acaba con la circuncisión. 
Amuleto de protección contra Lilith

En general Lilith no mata hombres. Se revuelca con ellos, les roba los espermatozoides, pero no los mata. Son las mujeres, sobre todo las preñadas, sus hijas y sus bebés nonatos, en contra de quienes Lilith descarga su rabia. Realmente, las feministas deberíamos ser más cuidadosas con los iconos con los que decoramos nuestras banderas.
Lilith por Dante-Gabriele Rosetti

Inclusive antes de que Lilith desafiase el patriarcado hebreo, ya tenia connotaciones negativas en civilizaciones menos patriarcales. Se cree que Lilith es una amalgama de criaturas del folclore sumerio que conocieron los judíos en su cautiverio babilónico. Tanto el folclore acadio como el babilonio, el asirio y el sumerio hablan de Lilitus, espíritus malignos femeninos que vagan por zonas rurales entre el Éufrates y el Tigris, que provocan tormentas y asaltan a los viajeros con comportamientos parecidos a los de los súcubos.

Otro espíritu maligno que se asemeja a Lilith es la temida Lamashtu. Temida no solo por su apariencia monstruosa sino también porque se dedicaba a matar niños, mujeres embarazadas y/o sus fetos, traer pesadillas, destruir bosques, y envenenar ríos. Además, era caníbal y portadora de enfermedades.  Lo interesante, es que tal como Lilith, Lamashtu no obedecía a ningún control divino, manejaba su propia agenda y no compartía los intereses de otras diosas o dioses del panteón babilonio.
Amuleto para protegerse de Lamashtu

Aunque sea ha asociado a Lilith con vampiresas reales como Herodías; diosas como Aradia, la deidad de la stregheria; criaturas fabulosas como las lamias griegas; y hasta las cihuateteos aztecas, nunca se la ha visto como un espíritu que proteja o apoye a las mujeres. Aguirre-Sacasa lo deja en claro cuando las amigas de Sabrina, el enterarse de su verdad, la abrazan y apoyan, (lo contrario de lo que buscaba Lilith). Ellas evidencian la solidaridad que debe existir entre mujeres, no lo que ofrece Lilith, a pesar de sus mensajes panfletarios.

La resurrección no es aconsejable

Este episodio fue el más conflictivo para mí. Es obvio que la resurrección de Tommy por parte de Sabrina fue tan catastrófica y desaconsejable como la fabricación del hombre perfecto de la Tercera Temporada de “American Horror Story”. En ambos casos fue un acto impulsivo condicionado por un coctel de compasión y arrogancia. Estamos claros que Sabrina obró mal y solo consiguió volverse mala, caer otra vez en una trampa de Lilith, enojar a sus tías y perder a Harvey, pero la pregunta permanece. Aparte de que Sabrina no está preparada para emprender tal ritual y los resultados lo demuestran ¿Qué hay de malo en resucitar gente?

 Mi pregunta nace de que la Biblia está llena de resurrecciones y ningún resucitador, comenzando por Jesús, es visto como ente negativo. Por mucho tiempo creí que la resurrección de Jesús era simbólica, que su espíritu aparecía en otro cuerpo, o tal vez una imagen de un cuerpo, pero recordando su encuentro con Tomás, es evidente que resucitó en ambos, cuerpo y espíritu.
Resurrección de Perugino

Respecto a los resucitados por profetas y santos, tal vez no estaban muertos, tal vez eran catalépticos, tal vez su muerte y resurrección ocurrió cuando sus almas todavía vagaban por ahí y fue fácil embutirlas en los cuerpos nuevamente. Pero la Biblia no nos cuenta las circunstancias, simplemente acepta que es posible hacerlo, no con extraños rituales y sacrificios sangrientos, sino invocando la ayuda divina.

Hace años asistí al funeral de la madre de una estudiante muy cristiana. Cuando me acerqué a darle el pésame y a preguntarle cómo se sentía, me respondió que, aunque se sabía capaz de resucitar a su madre, se alegraba de no haberlo hecho. Yo pensé que el dolor la hacia hablar disparates. Tiempo después, me explicó sus extrañas palabras. De acuerdo a los Evangelios, Jesús había establecido que todo milagro que él hiciese podrían remedarlo sus discípulos con fe e invocando su nombre.
La resurrección de Lazaro

Con tal permiso, mi alumna bien pudo haber impedido que el espíritu de su madre dejara este mundo. Había optado por no hacerlo, puesto que su madre, hospitalizada tras un infarto, había sufrido un accidente vascular unos minutos después de ser dada de alta. La idea de que su madre volviese a este mundo en coma o habiendo perdido facultades mentales la había disuadido.

¿Parece locura verdad? Pero recordemos el famoso cuento de “La Pata del Mono” que Ambrose usa para enrostrar a su prima su alocada decisión. Aunque sabemos de casos de personas enterradas vivas que han logrado salir de sus tumbas, y de pacientes que juran que tuvieron una experiencia de muerte tras la cual sus espíritus regresaron a sus cuerpos, ninguno estuvo realmente muerto. Su alma no se desligó del cuerpo como fue el caso de Tommy, por eso andaba como zombi (y caníbal mas encima). Su alma estaba en un limbo. Sabrina no pudo rescatarlo, fue Harvey quien debió, de un balazo, acabar con un cuerpo sin alma.

Las brujas creen en El Limbo

Siguiendo con el catecismo dominical, se nos presentó un Limbo que corresponde a la visión católica. Tras su torpe experimento con la resurrección, Sabrina ha sido aquejada por intereses metafísicos que nadie parece poder calmar. “Nadie sabe lo que ocurre después de la muerte” dice juiciosamente la Tía Hilda, pero como en todo este episodio, vuelan las contradicciones porque poco después la brujita se entera que el alma de Tommy está atrapada en el Limbo.

Tía Hilda explica que hay dos limbos. Uno para las brujas y otro donde van los bebés no bautizados.  En efecto, hasta recientemente la Iglesia Católica sostenía la hipótesis de que un bebé que moría antes de recibir el bautismo se iba al Limbo, un espacio intermedio que no es ni cielo ni infierno.
inmediatamente, Sabrina quiere ir a meter la nariz allá. Cuando le dicen que es imposible, corre a buscar ayuda de Miss Wardwell. Así conocemos con Sabrina este mundo brumoso que recuerda al Hades griego donde vagan sombras. Ahí Sabrina encuentra a Tommy.

¿Qué hace ahí? No es un bebé sin bautizar. Y también aparece Diana, la madre de Sabrina, que sabemos que estaba bautizada. En su afán por rescatar a Tommy que es devorado por un come-almas (algo que no aparece en la visión cristiana) Sabrina no presta atención a la ausencia de lógica que acompaña la presencia de su madre en el Limbo.

En el especial navideño, que en vez de aclarar cosas las enredo más, Diana salió a decir que estaba en el Limbo porque quería que Sabrina tuviese amor (WTF). Tuve que verlo una segunda vez para entender. El Limbo también es para almas que no pueden despegarse de la tierra o por confusión (Tommy) o por preocupación (Diana).

La madre de Sabrina nunca pudo irse a otro lado puesto que creía que su hija la necesitaba. Solo luego Sabrina la invoca, el espíritu de Diana comprende que las tías de su hija han hecho un excelente trabajo maternal. Nos imaginamos que después de esta aventura, Diana gravitará hacia otro espacio.
El poder corrompe

No necesitamos a Lord Acton para que nos recuerde su máxima. Basta comparar a la Sabrina del primer capitulo con la del ultimo para ver cómo ha pasado de una niña sensata y recta a una pequeña criminal. Bien dijo la tía Zelda, Sabrina se ha vuelto mentirosa, ratera, y asesina. Pero sobre todo agota tanta arrogancia, tanto sentir que las reglas no se aplican a ella, tanto error cometido y tan poca lección aprendida. Ya parece Tommy Shelby.

 En el especial la vimos seguir de insolente con las tías, seguir pasándose los consejos por la cola, seguir siendo una pésima novia. ¿Por qué cada vez que Harvey le pide algo ella específicamente no lo hace?  ¿Qué relación de pareja es esa? Y en cuanto a las amigas, no se le ocurre nada mejor para entretenerse que invitarlas a una sesión de espiritismo. Realmente Sabrina ha olvidado lo que es vivir en un mundo de humanos. Mientras no lo recuerde, mejor que siga alternando con las Weird Sisters.

No se puede forzar la inclusividad

 “El Mundo Oscuro de Sabrina” es una serie contemporánea y como tal se espera que promueva la diversidad. Para eso tiene un ángulo definitivamente feminista, un actor no-binario que interpreta a una jovencita que está teniendo problemas en su búsqueda de identidad, el primo de Sabrina es bisexual, etc. Aparentemente se han cumplido las normas y, sin embargo, yo ingenua anciana, sigo sintiendo que falta algo.
 Entiendo que diversidad no abarca ni judíos, ni italianos, ni irlandeses (¿desde cuándo? Nadie me avisó), así es que su ausencia no es reprochable. Pero no hay asiáticos (se puede discutir que el rol de Agatha es interpretado por una chica mitad coreana, pero eso no afecta su rol), no hay latinosa pesar del origen nicaragüense de Aguirre-Sacasa no hay nativos americanos, no hay árabes. lo que si hay es abundancia de actores de origen africano.

En el lado “mortal” tenemos a Ros, la mejor amiga de Sabrina, su padre y su abuela. En el lado de los brujos satánicos, tenemos al primo nigromante, a Prudence, a Lady Blackwood que falleció, pero dejó un par de gemelos en la serie; Judas y Laetitia. Digamos que, en términos de diversidad racial, la raza negra es la mejor representada.
parte del elenco afro-americano

Sin embargo, es de ese colectivo donde surgen las mayores quejas: que, si Sabrina es una ‘salvadora blanca”, que, si la abuelita de Ros es un estereotipo, y la mayor queja, que Prudence fue ahorcada por Sabrina tal como en un linchamiento sureño (y ni una palabra porque Sabrina degolló a Agatha). Recordemos los hechos que rodearon esta última acusación.

 Las Weird Sisters, lideradas por Prudence, someten a Sabrina a un ritual de iniciación que involucra varias torturas, culminando en un ahorcamiento. Sabrina se une a un grupo de fantasmitas (niños que no sobrevivieron a ese mismo ritual) y castiga a sus verdugos, sometiéndolas a un simulacro de ejecución. Esto provocó un griterío de parte de críticos (y no todos de color) de que era irresponsable mostrar a una actriz afroamericana siendo “linchada” ni una palabra sobre Sabrina o las otras actrices a las que también suspendieron del cogote de una cuerda.

 Al menos Jess Joho en su crítica en Mashable no alude a este deplorable reproche. En cambio, ataca el falso feminismo “blanco” de la serie. Comienza quejándose de que Sabrina perpetua el mito de que solo los blancos pueden salvar el mundo. Con lo engreída e insoportable que se ha puesto Sabrina, me encantaría que pusieran algún otro tipo de salvador del color que fuese. 

Pero luego Jess se queja de que no hubo diversidad en la elección de las 13 Brujas victimas del puritanismo colonial. Aunque ella admite que las ejecutadas en Salem eran blancas, le parece mal que no incluyeran a una ahorcada negra. OK, después del relajo que provocó lo de Prudence, me parecería totalmente irresponsable seguir con imágenes de linchamiento.

 También Jess critica que Sabrina se apropie de elementos culturales asociados con magia africana y nativo-americana y a la vez no denuncie como el mundo patriarcal ha castigado y sigue (nos recuerda que en Brasil se ha intentado erradicar los cultos del candomblé) persiguiendo a brujos étnicos. Ya como que eso es hilar muy fino ¿No?

En cambio en Female First, una página feminista británica, Holly Mosley se queja de que la serie perpetua estereotipos en contra de los pansexuales (la promiscuidad de Ambrose) y de los gordos (la virginal y rolliza tía Hilda). Siento que los esfuerzos de Aguirre-Sacasa por tener una serie inclusiva solo le han acarreado más críticos.
El especial navideño fue prescindible

Yo tuve un jefe al que debía entregarle determinada cantidad de material semanal. Esa cuota a veces había que llenarla con bagatelas y él solía llamarlas “notas que se hicieron porque había que tener algo para entregar”.  Pues este especial navideño puede ser clasificado como tal, algo que había que hacer para rellenar espacio. No nos aportó nada nuevo.

Se esperaba un cataclismo después que Sabrina firmara su contrato con el Señor Oscuro. Aparte de que ella sigue arrogante, nada ocurrió. Ni Miss Wardwell recibió su recompensa. La famosa revelación de por qué Diana estaba en el limbo resultó anticlimática. Sabrina siguió haciendo esfuerzos por alejar a Harvey a sus amigas y las posibilidades abiertas por la adopción de Laetitia, acabaron cuando Zelda la envió a vivir con la bruja del bosque. 

Mi consejo es que veamos este especial como un sueño de Sabrina y retomemos la historia en la primavera con todas nuestras expectativas de cómo va a seguir.
¿Qué otras cosas has aprendido o te han impresionado de la serie?

lunes, 3 de diciembre de 2018

Brujas, Satánicos y el Gato Salem: Lo Bueno y Lo Malo de la Nueva Sabrina



Me había prometido no verla. Ya los periodistas y críticos se habían encargado de hacérmela repelente. Pero como he llegado a la conclusión de que es ese grupúsculo el que se encarga de soliviantar ánimos e inventar controversias, decidí ver con mis propios ojos "Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina" (o "El Mundo Oscuro de Sabrina"como la llaman en América Latina), esta nueva versión del popular comic. La sorpresa fue grata. No se crean, esta Sabrina presenta problemas graves, pero también es entretenida, con personajes queribles,  y bastante suspenso.


Todos conocemos a Sabrina, la brujita que a veces aparece por Riverdale, el mismo universo de Archie. Tan simpático personaje ameritó su propia tira cómica y al final de los 60 el spinoff llegó a la televisión en una caricatura dominguera que veíamos por TVN.

A fines de los 90s, Melissa Joan Hart se hizo famosa encarnando a la brujita en “Sabrina The Teenage Witch” para ABC. El show fue todo un hit con el público juvenil ya que equilibraba, y con mucho humor, el angst de los años adolescentes con los esfuerzos de una joven bruja por manejar sus poderes y satisfacer las exigencias de sus tías que fungen como padres adoptivos. 

Era el equivalente a “Hechizada” con esas tías estrafalarias, un concejo de brujas liderado por una reina que a menudo interfería en la vida de Sabrina, y los empeños de esta por ocultar sus poderes de sus amigos y su novio Harvey. Esta serie duró siete temporadas. Sabrina se graduó de la secundaria y partió a la universidad a estudiar periodismo. Incluso (a lo Gidget) se hicieron dos filmes, uno de la brujita en Italia y otro en Australia, en una campaña para salvar a las sirenas. La serie ha seguido activa en canales alternativos y en la imaginación popular. ¿Como nos vamos a olvidar de Salem, el gato parlante?

Era natural que en esta época del refrito se intentara conseguir otro éxito con una versión más contemporánea. Me gustó mucho que Kiernan Shipka (la Sally Draper de “Mad Men”) hubiese sido escogida, pero ya antes de debutar en Netflix, la serie ha estado causando polémica.

Desde su debut la polémica ha subido, con tres grupos fustigando el show de Time Warner. Los padres de familia se quejan de que el show no es adecuado para una audiencia juvenil. Las brujas se quejan de que el show les da una mala imagen. Similar es la queja de una rama de las iglesias satánicas (ni sabía que eran una congregación) que se queja de lo mismo, porque en esta versión del reconocido dramaturgo y guionista Robert Gutiérrez-Sacasa, las tías de Sabrina son hechiceras, pero también adoradoras del diablo. Yaaa!

Tras ver los primeros episodios tengo que darles la razón a los tres grupos, pero eso no quita que esta nueva serie no tenga virtudes. Por eso voy a dar una lista de lo mejor y lo peor de “The Chilling Adventures of Sabrina”.

LO BUENO
1.       Un cuento de terror: A pesar de sus protagonistas adolescentes y de la cortina, todo un homenaje, a las caricaturas, este no es un programa para un público muy joven. Se trata de un auténtico relato gótico, lleno de respeto y alusiones constantes al género de terror. Padres, ténganlo en cuenta.


2.       Kiernan Shipka. Desde pequeña descolló como actriz, pero ese talento precoz ahora está muy bien desarrollado en un personaje que tiene que experimentar y demostrar un mosaico de emociones, algunas bastante adultas.

3.       Gran heroína:  Sabrina es una adolescente responsable, sensata, compasiva, cortés, buena amiga, ¡y virgen! Para resumir, sin ser Hermione Granger, la brujita es un excelente modelo para las nenas post Millenials.

4.       No a la Discriminación:  Excelente que en una estética Sesentera (a muchos los ha confundido y han llegado a creer que por vestuario y atmosfera se trata de un drama retro) se sesguen problemas totalmente contemporáneos como el acoso escolar, el machismo y la discriminación por el aspecto físico, en este caso el de Susie (Lachlan Watson), una de las dos mejores amigas de Sabrina. Que nos muestren que muchos de estos problemas nacen de una administración hostil (Bronson Pinchot irreconocible como el director Hawthorne) y que Sabrina intente solucionar los problemas (con un poquito de magia) por medios legítimos y sin discursos panfletarios es novedoso.

Susie

5.       El primo Ambrose. Aunque este es un personaje del comic original, lo descartaron en la serie de los 90, fusionándolo con Salem, el gato parlanchín. Aquí soberbiamente interpretado por el anglo-africano Chance Perdomo, es un joven nigromante y bisexual que por trasgresiones pasadas sufre arresto domiciliario. Cuando no está preparando cadáveres en la funeraria de Las Spellman, está en su notebook.   Aunque es parte de la Iglesia de la Noche, se enfrenta a los satánicos para proteger a Sabrina. Después de su prima, y Salem, es mi personaje favorito.



6.      
       Salem. Un felino parlante no tiene espacio en una serie de horror como esta. El problema con no crearlo digitalmente es que no es fácil encontrar un gato actor. Ellos son desobedientes y difíciles de entrenar. Mas encima, Kiernan es alérgica a los gatos. Hasta pensaron tener un perro. Por suerte se encontraron a este negrito de ojos verdes. Hasta su manera de ingresar estuvo espectacular. A mí me dio susto cuando se presentó en su aspecto de gobelino para luego transformarse en ese minino tan gallardo. Me gusta que explique que un familiar es un ente sobrenatural que se transforma en animal para asistir el trabajo de una bruja. No es un esclavo como dicen las Tías, es un compañero/socio como lo considera Sabrina.  Y me encantó que se zampara al espantapájaros.


7.       Las Succubitches: Aunque sean las villanas en residencia, el trio de Weird Sisters (homenaje a Macbeth) tienen su gracia. Dorcas, Prudence y Agatha con sus vestiditos de Merlina Addams, sus manías de atormentar chicos mortales (cuanto más machistas sean mejor), y con su exagerado prejuicio a lo Draco Malfoy por las brujas semihumanas como Sabrina, no parecen las compañeras que uno escogería para ir a la escuela, pero a regañadientes han ayudado a la brujita y SPOILER en la escena final cuando aparecen las cuatro en los pasillos de la Academia de Artes Ocultas, me recordaron a Verónica y las Heathers.




8.       Horror: Este un genuino relato de horror, un homenaje a clásicos del género como “Rosemary’s Baby”,” Suspiria” y “The Craft” entre otras, colmado de alusiones literarias y cinéfilas y que pide prestado material a leyendas y mitos universales. Yo la compararía con “Once Upon a Time” en sus mejores tiempos, pero incluso más oscura y terrorífica. Hay momentos como las visiones de Sabrina, las manifestaciones diabólicas y el ataque del espantapájaros en el campo de maíz (me recordó a “The Stand”) que ponen los pelos de punta.


9.       La diversidad argumental: Ya en el primer capítulo sabemos que hay dos hilos de la historia la preocupación de Sabrina por erradicar el bullying en su escuela y otorgar poder a las compañeras, y su angustia de saber que tras un rito de pasaje “brujil” (El Bautismo Oscuro) tendrá que abandonar Baxter High, a sus amigas y a su novio Harvey (Ross Lynch). A medida que avanza la historia, comenzamos a ver a los enemigos de Sabrina, a dudar que la muerte de sus padres fuese accidental, a preguntarnos qué papel juegan en la historia las doce brujas ahorcadas en ese bosque por Los Puritanos. Como si fuera poco, Ambrose sospecha que un cazador de brujas ha llegado a Greendale.


10.   Las razones por las cuales Sabrina quiere ingresar a La Iglesia de la Noche:  Normalmente en estos casos la iniciada se siente con obligaciones hacia familia y ancestros, o no desea en absoluto ser parte de esa nueva vida. En cambio Sabrina lo hace por motivos más mercenarios. Ella no desea perder sus poderes. Como dice, ser bruja “es delicioso”. Luego cuando comparte sus dudas con las Succubitches, se queja que unirse a la Iglesia de la Noche equivale a perder su libre albedrio. Ellas le recuerdan que es un pequeño sacrificio para el poder que alcanzará, pero para Sabrina poder no tiene valor sin su libertad.

11.   El castigo a los bullies: Después que tres jugadores de futbol agreden y humillan a Susie, la menuda transgénero golpea a uno lo que deviene en una pateadura. Por supuesto, es la aporreada Susie quien es castigada y suspendida. Sabrina decide que es hora de apelar a la magia y recluta a las Succubitches. Ojala todos los bullies y violadores del mundo tuvieran ese castigo. Sin spoilers, para los que no quieran ver el video clip, incluye sexo homoeróticos (que ellos no esperaban), apariciones demoniacas en una caverna y un par de semanas de impotencia.

12.   Soundtrack: La banda sonora es fantástica, tal vez me lo parezca porque sea retro, contiene piezas de los 60 (“Be My Baby” de The Ronettes) y de los 70 (“Strange Magic” de ELO. Me había olvidado de ellos), junto a versiones contemporáneas de “Black Magic Woman” y “I Put a Spell on You”. La idea es usar temas asociados con magia y brujería. En el episodio en que Los Spellman, Sabrina incluida, son atacados por Batibat, Demonio de las Pesadillas, usan cuatro versiones de “Dream a Little Dream”, las de Ozzie Nelson (1931), Doris Day (1949) Pink Martini y los von Trapp que, acabo de enterarme, son los genuinos nietos de la Novicia Rebelde (2014) y una versión para piano de Iruma. Lástima no incluir mi versión favorita, la de Mama Cass

13.   Vestuario: La ropa de Sabrina es espectacular para una jovencita. Me encantan desde sus mocasines hasta el enagua de seda color champaña que usó para el bautismo oscuro. Precioso el vestido blanco de novia que usó para su fiesta de cumpleaños que luego se tiño de negro para el aquelarre.


14.   Miss Wardwell: Es un personaje complejo que comenzó como la humilde maestra solterona (Michelle Gómez) que luego fue poseída por una curiosa diablesa, Madame Satán, cuya agenda todavía desconocemos y que reapareció en Baxter High convertida en una feminista vampiresa de espesa melena y trajes más ajustados que los de Christina Hendrick en “Mad Men”. Aunque Madame se hinque a besarle las pezuñas al Señor Oscuro, está abiertamente en contra del patriarcado, aquí representado por el Padre Blackwood (Richard Coyle) con quien constantemente discute. Aunque me gusta el personaje, su ambigüedad me hizo titubear entre ponerla aquí o en la lista de Lo Malo. Me refiero al rol que juega en la vida de Sabrina y sus amigas. Wardwell es su guía, su mentora en la lucha contra la censura y el machismo de las autoridades, pero sabemos que le importa un pepino el bienestar de las chicas y Batibat la llamó “Madre de los Demonios”.  ¿Representa acaso una advertencia las adolescentes de no confiar en adultos manipuladores o es un rechazo al feminismo caduco?


LO MALO
1.       Brujas representadas como entes sobrenaturales: ¡Dale con la misma canción! Ya sé que hasta J.K. Rowling cayó en el mismo cuento de separar brujas de humanos y de hablar de la gente que practica magia como si fueran entes sobrenaturales. A ver, de una vez por todas, las brujas son humanas, nacidas de mujer, si no lo fueran no las hubieran quemado en Europa ni ahogado, ni ahorcado entre los Puritanos coloniales. La bruja es un ser mortal que siente, que va al baño, que come, etc.. Voy a ir más lejos y decir una de mis máximas: “toda mujer es bruja, solo que la mayoría no quiere serlo”. En el caso de Sabrina, el ser bruja va ligado al poder de no envejecer, eso la hace” inhumana”. ¡Oh, y los embarazos brujiles duran 13 meses!

2.       Satanismo:  Desde las sacerdotisas vudú hasta las wiccanas han criticado la representación de los brujos como adoradores del Coludo (hasta el Padre Blackwood se escandaliza cuando Sabrina menciona el nombre de “Satanás”.  Prefieren llamarlo “El Señor Oscuro”. ¿Ecos de Voldemort, anyone?)  Las brujas reales no adoran a nadie en especial por el solo hecho de ser brujas, a pesar de que muchas hechiceras practican alguna forma de paganismo. Pero se puede ser bruja y no ser pagana. Aunque suelen ser sincretistas, puede bien haber católicas o judías que practiquen alguna forma de magia dentro o fuera de su tradición religiosa, eso sí con cierto énfasis en el aspecto femenino del Creador. En general, una bruja se reconoce por venerar la tierra y los que la habitan, eso abarca humanos, animales y seres sobrenaturales. No voy a decir que “adoran la Naturaleza” puesto que un fin de la magia es dominar la naturaleza y ponerla al servicio del mago.
Altares de santeros, brujos y curanderos

3.       Mala prensa para las brujas: No contentos con describirlas como miembros de aquelarres satánicos, además las muestran practicando rituales perversos como sacrificios animales, uso de sangre humana en sus ritos y hasta el canibalismo. Ya eso es como mucho. Es tal la perpetuación de la maldad de estas brujas satánicas que una congregación “satánica” Temple Satán demandó legalmente tanto a Netflix como a Warner Brothers quejándose que ofrecían un retrato desfigurado del satanismo (WTF?) y que se habían apropiado de su ídolo…¡El Gato Bafometo! Ósea, se olvidaron del minino en “Knightfall” y lo rescataron en “Sabrina” Este noviembre, las partes llegaron a un acuerdo amigable, y la serie se comprometió a darle crédito al templo como “los dueños legales” de Bafometo al que representan como un chivo (¡!) Hora de que el gato los demande.
El Chivo Bafometo vs El Gato Bafometo

4.       Publicidad para asesinos en serie. En el coro de su nueva escuela, la Academia de las Artes Invisibles, Sabrina entona un himno que es de autoría del notorio criminal Charles Manson. Antes de sus infames asesinatos, el líder La Familia Manson intentó hacer carrera en el mundo del rock y llegó a grabar un Long Play, dentro del cual esta este tema “Always is Always”.  Aunque se entiende la ironía de que en una escuela satánica se usen las obras de antisociales y enemigos del género humano, no me parece que se le de publicidad a un asesino en serie entre cuyas víctimas se cuentan tres mujeres, una de las cuales estaba en avanzado estado de embarazo.

5.       Desnudo:  Muchos padres se han quejado del excesivo contenido sexual de la serie. Como dije al comienzo es una serie para adultos, y las escenas de contenido sexual (hetero y homosexual) son poco gráficas y de buen gusto. Dicho esto, paso a mi incomodidad ante un desnudo parcial en una escena que no lo requería por no ser de índole sexual. En el primer episodio, estando en la bañera, Sabrina tiene una visión de sus padres en el bosque. Para seguirlos sale de la tina. Es un desnudo breve, parcial y nublado, pero se ve el contorno del busto. KIernen tiene 19 años por lo que es legal filmarlasi es que no se trata de un doble y obviamente uno se baña sin ropa, pero pudieron haber elegido otra manera de representar esta visión sin tener que apelar a una imagen que, para los televidentes, sobre todo los fans de la actriz, puede resultar erótica. Mayor molestia cuando la trama muestra a Sabrina y a sus tías incomodas ante la idea de la chica deba exponerse desnuda ante la Congregación de la Iglesia de la Noche.

6.       Brujería representada como un mundo patriarcal. Mostrar que las brujas pertenecen a una congregación donde todo el poder está en manos de un hombre (Padre Blackwood) y donde se someten a los caprichos de un ente masculino (el Señor Oscuro) es un absurdo. Si de algo se ha acusado a las brujas desde siempre es de no someterse a sociedades y religiones patriarcales, de ser liberadas y de vivir vidas poco tradicionales.

7.       La muerte del murciélago: En el primer episodio vemos a Sabrina aplastar un murciélago con un libraco. Aparte de que el animal es inofensivo, la imagen de una heroína (más encima bruja) matando un ser vivo que no representa un peligro para ella, fue incoherente y desagradable. El mal sabor aumentó cuando Ambrose inmediatamente ofreció resucitar al animalito, y las tías le ofrecieron un espacio para enterrarlo en su cementerio de mascotas. Eso nos indica que son una familia que aprecia los animales, ¿entonces cómo explicar que Sabrina, a sangre fría, mate a una criatura indefensa?

8.       Exabrupto de Sabrina: Ya dije que Sabrina no es Hermione. Acaba de cumplir dieciséis años no se puede esperar que sea juiciosa las veinticuatro horas del día, pero cuando muestra su lado inmaduro resulta improcedente e inoportuno. Miss Wardwell que sabe perfectamente como manipular a la brujita, le deja en el camino un álbum de recortes de periódicos. Sin preguntarse quién le ha hecho llegar (y el motivo) del regalo, Sabrina cae en la trampa. Los recortes cubren la carrera de Daniel Webster (John Rubinstein), que funge como defensor de la niña Spellman en el juicio que contra ella sostiene La Iglesia de la Noche. Aparentemente, el abogado se ha especializado en sacar libre a criminales endurecidos, asesinos en serie, y maleantes sexuales. Sabrina va casa de su defensor y lo apostrofa. Webster, desolado, le cuenta que dejó la abogacía (y cayó en el alcoholismo) cuando uno de sus clientes se metió en su casa y violó, y asesinó a su única hija. El concuerda con Sabrina que asistir legalmente a un criminal confeso es un error. Esto es un ataque a todo el sistema legal estadounidense (al que Sabrina apela para su defensa) ya que se apoya en el principio de que todo criminal merece defensa. ¿Ahora resulta que un buen abogado solo puede defender a los inocentes? ¿Cuántos inocentes no han sido acusados de crímenes horribles y solo han logrado salir libres gracias a una buena defensa? Además, para la Iglesia de la Noche, Sabrina es una criminal blasfema, su única oportunidad de evitar un horrible castigo es con el mejor abogado posible ¿y lo va a desperdiciar por un súbito prurito moral? Es un poco ilógico.

9.       Metáfora anti-religión: Mi último, pero con la serie nace de este artículo que leí antes de ver las aventuras de Sabrina. Confieso que fue una de las razones para no verla.  Según el artículo, la serie utiliza la urgencia de convertir a Sabrina em miembro de la congregación de la Iglesia de la Noche y el dominio que este culto tiene sobre sus seguidores como una metáfora sobre el fanatismo religioso y posturas extremistas de derecha (énfasis en lo último). Toda persona sensata está en contra del extremismo (sobre todo el de derecha), pero como últimamente los mensajes anti religión y cualquier postura tradicionalista se han vuelto tan estridentes y radicales como lo que se ataca, temí que este show fuera panfletario. Muy por el contrario. Aunque es fervientemente anti-machismo, discriminación, bullying y censura, todo ataque a la religión organizada proviene de los satánicos y como Sabrina bien lo explica, Don Satas representa el Mal y ella no quiere ser “mala”. Por otro lado, el culto satánico exige que sus seguidores sacrifiquen su libre albedrio. Tanto el cristianismo como el judaísmo rechazan el determinismo, y creen que el libre albedrio es un patrimonio necesario del creyente. Por último, a Sabrina no la salvan del castigo satánico ni sus hechizos ni la labia de su defensor. Gana el juicio solo cuando su Tía Hilda (Lucy Davis) confiesa públicamente que Sabrina fue bautizada por su madre mortal en la iglesia católica. Desde ese momento, la Iglesia de la Noche ya no tiene poder sobre ella.


Como ven hay nueve razones para no verla, y catorce para no perdérsela. Con eso yo creo que he dado suficiente motivación para al menos echarle una mirada, y juzgar por ustedes mismos. Espero sus opiniones.