lunes, 21 de octubre de 2013

El Siniestro Dr. Mortis: Una leyenda del comic chileno




Ha llegado la hora de hablar  del  legendario Dr. Mortis, un exponente clásico de comic fantástico latinoamericano. Tan grande es el poder este individuo de muchas identidades que está provocando su resurrección. Lo prueban una novela grafica, un posible proyecto televisivo y varios sitios en Internet

Fue su creador el puntarenense Juan Marino Cabello y no nació en el papel, sino en las ondas radiales. Era por allá por 1945, que en la Radio Magallanes se oía por primera vez una macabra aventura de un ser espantoso llamado Mortis. Las historias eran narradas por el mismo Marino quien daba vida a su siniestra criatura. A veces, Mortis aparecía en el cuento, otras era solo la voz narradora.

Como les he contado, yo no vine a tener televisión sino hasta abril del´68. Antes, mi entretenimiento y el arma de mi imaginación eran mis lecturas y la radio. En noches de lluvia, acurrucados en la cocina, mientras las nanas (estrictamente puertas adentro) hacían nadar sopaipillas en chancaca, mi hermano y yo esperábamos a que la Radio Portales nos ofreciese las primeras notas de "Una noche en el Monte Calvo", seguidas de esa icónica carcajada que señalaba el inicio de una historia de ese archicriminal satánico. Tengo un amigo que todavía me hace brincar de susto con imprevistas imitaciones de la risa siniestra del Dr. Mortis.



Para mi gran suerte, Mortis también vivía entre las páginas de historietas que se podían conseguir en el kiosco de la esquina. Así, iniciamos una colección de revistas, hoy perdida como tantas otras cosas en ese cambio de continentes.  Hace poco, compré algunas ediciones para regalarle a mi hermano. Difíciles de encontrar y caras, estas revistas asombran por lo cortas que eran. ¿Cómo en medio de cuatro o cinco páginas, tan delgaditas que un aguacero destruiría, podía encerrarse tanta imaginación y terror?

Juan Marino y su elenco (urbatorium.blogspot.com)


Dicen que Marino y su mujer Eva Martinic llegaron a crear 170 historietas, cual mas terrorífica que la anterior. A mediados de los 70’s, se les acabó la veta creativa y Mortis llegó a su supuesto final. Finalmente, su más potente adversario el sacerdote Libby consigue encapsular a Mortis en un ataúd que queda abandonado en una isla perdida.

La identidad del médico  sigue siendo motivo de debates. Era el Mal encarnado  bajo mil nombren, todos anagramas de Mortis. Podía aparecerse a sus victimas como un esqueleto que recordaba imágenes medievales de La Muerte (Mortis significa muerte en latín), o como un diabólico vampiro, y en un cuento se le aparecía a un huérfano del Berlín de la posguerra como una gigantesca araña.

Su apariencia más común era la de un anciano de aspecto distinguido, barba en punta, y mirada siniestra a lo Boris Karloff. Podía ser el dueño de un restaurante húngaro cuya especialidad, el cerdo Mistor (ahí el anagrama) era en realidad carne humana, o ser el director de un sanatorio que ofrece curas para enfermos terminales y al que acude la leucémica Sarah van Dine a la que sus millones no podrán salvar de ser otra victima de Mortis.


El Dr. Mortis era un ente milenario y omnipresente. Sus historias podían tener lugar tanto en un fuerte de La Legión Extranjera en los Años 20’s, como en el Japón contemporáneo. Sus victimas eran convertidas en “sus hijos” y pasaban a formar parte de  huestes de zombis obligados a cumplir su voluntad. Su misión era esclavizar a la humanidad convirtiéndola  en una población de no-muertos.

Lo que más me angustiaba era la invencibilidad de  Mortis. A pesar de que le temía a las cruces y al agua bendita, nada podía matarlo y muy pocos de los “buenos” de sus cuentos podía escaparse de sus zombis. De alguna manera, el terror más grande que provocaba la labor de Mortis era lo ineludible de ésta. El representaba un futuro incierto, cruel e inevitable.

Aun así las historias eran tan bien escritas, los ambientes tan exóticos e interesantes, y los adversarios  tan nobles y simpáticos que no había manera de alejarse de esos comics, que leía con fruición y que me acompañaban hasta el baño.
(ergocomics.com)


Otra virtud de la historieta era la imprevisibilidad. Mortis se enamoraba, tenia una hija, en un relato la humanidad se veía obligada a solicitar su ayuda y en ocasiones hasta asistía a otras personas en sus venganzas. Uno de mis  cuentos favoritos era sobre una mujer cuyo marido intenta matarla, pero es rescatada por su difunta madre, una acolita de “el Maestro”, como llamaban sus seguidores a Mortis.

En otra historia, que recuerda un poco a una novela de Agatha Christie, trece comensales se reúnen a cenar en una mansión alejada. El decimotercero, por supuesto, es nuestro malévolo doctor. El inicia una charla sobre que método preferirían sus compañeros de mesa para asesinar a alguien. Poco después, esa misma noche, cada comensal llega a su fin de la manera que habían elegido.



Resulta que todos fueron miembros de un jurado que condenó a muerte a un inocente. La madre del ejecutado, bajo el disfraz de cocinera, es quien ha fabricado esa venganza. Mortis la desenmascara y le recuerda que la ha asistido en su vendetta. Ella exige saber su identidad. Mortis se convierte en esqueleto, lanza un “¡Muahahaha, soy La Muerte!” y se abalanza sobre la anciana exigiendo su pago.

Para su época, El Dr. Mortis era una historia que creía en la paridad sexual, puesto que tanto sus ayudantes  como sus victimas suelen pertenecer al género femenino. Un detalle que se me escapaba entonces es cuan violentamente gráficas eran estas viñetas, no recuerdo haberme escandalizado ante imágenes de sangre, zombis putrefactos o monstruos repulsivos. Seria tal vez porque estaban muy bien dibujados.

La violencia y la truculencia eran factores que aumentaban el terror del pulp y el placer masoquista de leerlo. Para quienes todavía no se recuperan del shock provocado por La Boda Roja, les cuento que medio siglo ante, ya Mortis convertía  a las preñadas en blanco de su brutalidad. En un relato, una pareja, en el que la mujer está en estado,  sobrevive a un naufragio. Llegan a una isla desierta donde la vegetación es exuberante y peligrosa. Pronto descubren que el follaje está compuesto por entes vivos y acaban ambos, y su bebé también, convertidos en “Musgantropos”, monstruos cubiertos de hojas. En otra historia que me recordó a The Day of the Triffids, una embarazada es devorada por plantas asesinas.


Para terminar y para mis Reinas románticas,  en esos días en que todavía no había televisión en casa, los crímenes de Mortis ya proporcionaban sus buenos “chongos”. Obviamente nadie (creo) se iba a enamorar del mal doctor, pero sus adversarios si ofrecían posibilidades para fantasear.

Así antes de El Agente de C.I.P.O.L y el Capitán Crane de “Viaje al Fondo del Mar” (mis primeros chongos televisivos) yo ya sufría  al ver al valiente Teniente Martini ser derrotado por Mortis en “La Legión Maldita”. Y esa mano que el médium Chandra Lamahal, tras que Mortis se la cercena, envía a través de calles londinenses para que salve a su novia, me parecía el tope del romanticismo.  Esa historia, hoy descubro, se llamó “La Garra del Dr. Mortis”.



Cuando hice mi lista de nobles licántropos olvide incluir al sufrido François, hombre-lobo de los Pirineos. Este desdichado y romántico individuo  llega a la clínica de Mortis en “Dr. Mortis, médico de  monstruos”, con la esperanza de ser curado de su maldición, todo para descubrir que el archivillano solo quiere los espermatozoides lobunos para preñar a sus hijas-robot. Se las traía este medicucho.


El licántopo descubre los planes de Mortis (lambiek.net)


Tan poderoso fue el hechizo del D. Mortis que el 2010, casi cuarenta años después de la defunción de la revista,  se crea un web comic sobre el monstruo titulado “In Absentia Mortis”. En el  2011 se publica la novela gráfica Mortis, El eterno retorno de Italo Ahumada y Miguel Ferrada. En ella se narra como Mortis, ayudado por su cofradía de zombis, es rescatado de su condición de naufrago en isla desierta.

Esta novela demostró la importancia de Mortis en la imaginación popular chilena del Siglo XXI. Prueba de ello son los muchos sitios de Internet dedicados a información sobre el siniestro médico como esta página donde pueden leerse casi todos los números de la revista. Y desde el 2010 que Jorge Olguín anda preparando un proyecto televisivo para la televisión chilena sobre el Siniestro Dr. Mortis. No hay manera de derrotar a este inmortal personaje.

6 comentarios:

  1. Mamma mía, era tremebundo este Mortis! Qué impresión! Una preguntita: ¿a qué público iba dirigido? Porque me parece que de chica me impresionaba menos que de grande... jaja!
    Y sí, tienes razón, una cosa es querer echarle los perros a Lord Bolton, otra muy distinta es este muchacho.
    ¡Esperma de hombre lobo para preñar a las hijas robot! ¡Qué imaginación tenía ese autor! Tremendo...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo ahora esas imagenes de mujeres cn muchas curvas y poca ropa, caigo que Mortis vendía sexo además de terror y violencia. Obviamente era un pulp para adultos, pero los niños lo gozabamos por puro masoquismo. Es que el miedo puede a veces ser voluptuoso.

      Eliminar
    2. Por alguna razón, el tema del terror es común que vaya vinculado con la sexualidad. Fíjate, por ejemplo, para mencionar algo de lo que ya hemos charlado mucho, cuánto éxito tiene la versión sexy del vampiro (ay...). Pero también está esa vuelta de tuerca en la cual el monstruo es, en cierta medida, el "castigo" que se manda a quien se entrega a las manifestaciones en ese ámbito. Por lo que tengo entendido (ya que no he visto ese tipo de pelis, no son lo mío, como dijo Madame, una cosa es el terror y otra el asco) muchas veces el engendro aparece justamente cuando la "parejita" está disfrutando de un momento de intimidad. ¿Represión? ¿"Castigo"? Me parece que es un tema digno de análisis...

      Eliminar
    3. Reina Guivi, ese es un tema para debatir por horas. Apenas escribí eso de que existe algo sensual en el terror, no solo me arrepentí sino que se me erizó la piel. Pero es cierto, cuando jóvenes o no tan jóvenes nos gusta combinar romance o sexo con situaciones de riesgo. Nos gusta lo prohibido, los juegos peligrosos, las parejas desaconsejables, y todo lo que eleve nuestra adrenalina. Pero, ahora que he llegado a una edad en que el dolor físico se vuelve una presencia crónica en tu vida, me doy cuenta de que el placer y el dolor, sea corporal o emocional no deberían andar de la mano .

      Eliminar
    4. Mejor andemos con tiento en estos temas tan escabrosos, jajajaja! ;)

      Eliminar