domingo, 20 de mayo de 2012

Más allá del tiempo y del espacio: Picnic at Hanging Rock


(Foto de Wikipedia)


Esta semana tuve la oportunidad de volver a ver “Picnic at Hanging Rock”, del director australiano Peter Weir. Aunque hayan pasado treinta años desde que lo viera originalmente, el filme permanece intemporal en su fascinante misterio. “Picnic at Hanging Rock” es una película sobre muchas cosas, pero en lo que me enfocaré  ahora será sobre su tema fantástico y sobrenatural que es parte de su culto e incluso de la leyenda urbana que rodea a la extraña desaparición de un grupo de estudiantes.

Aunque el cinéfilo asocia su nombre con clásicos como “The Truman Show” “Dead Poets Society” y “Galípoli”, Peter Weir  fue un iniciador de la llamada “Nueva Ola de Cine Australiano” con filmes como “The Last Wave yPicnic at Hanging Rock” basada en la novela homónima de Joan Lindsay. En “Picnic” Weir demostró su maestría tanto en la creación de una atmosfera  visual (Picnic ganó un BAFTA por Mejor Fotografía) como del desarrollo de un  tema de naturaleza versus civilización en la cual los representantes de la ultima son incapaces de entender lo natural (y por extensión lo sobrenatural) a menos que rechacen conceptos que los restringen.


Lady Joan Lindsay escribió y publicó su primera novela en 1967, cuando ya tenia 70 años y una reputación establecida como autora de tres libros, un cumulo de artículos y una obra de teatro. Su intención al escribir Picnic at Hanging Rock era retratar el mundo de su infancia cuando los australianos intentaban vivir como ingleses en una isla -continente cuya naturaleza les recordaba a cada paso que debían forjar su propia identidad nacional. Lejos estaba Lindsay de imaginar que su novela provocaría un culto y haría nacer un mito urbano.
Hanging Rock (foto de Wikipedia)


La trama se centra en el día de San Valentín de 1900. Un grupo de alumnas de un prestigioso internado de señoritas en la zona rural de Victoria emprende un viaje al pie de la misteriosa Roca Colgante (Hanging Rock).  Al final de la jornada, tres alumnas y una maestra han desaparecido en circunstancias inexplicables.  Lo  fascinante de la novela es que el misterio nunca se aclara. En una decisión conjunta, la autora y su editor decidieron cortar el ultimo  capitulo dejando un final abierto para que el lector conjeture a su gusto.

Cuando las niñas y sus maestras parten para el picnic van acompañadas de muchas recomendaciones sobre lo peligroso del sitio. Aunque los peligros están circunscritos a la abundancia de serpientes y la posibilidad de derrumbes de rocas, hay algo más que nunca llega a decirse. Hanging Rock, un promontorio de roca volcánica salpicado de laberintos, cavernas  y escaleras construidos por la naturaleza, era un sitio sagrado para los aborígenes locales.

Poco después que el grupo se detiene en un bosque ocurre el primer suceso insólito. Los relojes se paran. Es entonces cuando tres niñas solicitan permiso para escalar la roca.  Miss McGraw, la maestra de matemáticas les da el permiso con la condición de que no se demoren demasiado, sin reparar en que el tiempo carece de importancia en el lugar. El trío de montañistas está compuesto por la introvertida  e intuitiva Marion, la coqueta y audaz Irma y la noble y bella Miranda. A ellas se les agrega la gordita Edith. A medida que trepan la Roca, las niñas van sufriendo un cambio de personalidad. Se vuelven más silenciosas y remotas, comienzan a quitarse medias y zapatos. Solo Edith sigue impertérrita quejándose que le duelen los pies y suplicando que regresen.
(foto sacada del blog de Miss Kalashnikov)


Al ver que sus alumnas no vuelven, Miss  McGraw  parte en su búsqueda, pero también desaparece. La preocupación del grupo aumenta cuando llega  Edith agotada, histérica gritando que sus compañeras están perdidas. Las autoridades organizan una búsqueda, la población de la zona está preocupada. Edith ha dado algunos misteriosos detalles. Se quedó dormida,  al despertar descubrió que sus compañeras habían desaparecido. Al comenzar el descenso Edith vio una enorme nube rosa cubriendo el cielo. En ese momento se cruzó con Miss McGraw que no se detuvo a atenderla y que iba semi desnuda.

Temiendo que las mujeres hayan sido victimas de un ataque sexual, la población cae en un estado de miedo y psicosis. Tras un par de semanas, la policía cierra la investigación sin haber podio esclarecer los hechos. Es entonces cuando  aparece Irma. Aunque un examen medico que determina que sigue “intacta” acaba con los rumores de un posible violador, el regreso de Irma crea nuevas incógnitas.  A pesar de estar  completamente vestida, no lleva  corsé. Aunque sufrió de un golpe en el cráneo que explica su total amnesia y tiene magulladuras en las manos, su cuerpo no presenta lesiones. Para colmo, y eso que esta descalza, sus pies están limpios y sin heridas.

El filme de Weir fue muy fiel al libro y mantuvo esa aura de que se trata de un suceso “real”. En el libro, como recurso dramático, la autora había incluido clips de periódicos y reportes policiales lo que  llevó a muchos a creer que realmente hubo un “picnic en Hanging Rock”. El mito urbano sobre lo acaecido en ese San Valentín llego a salirse de las costas australianas. Yo he leído libros sobre abducciones alienígenas que lo mencionan como un hecho histórico.
(Foto sacada de My Reviewer)


Aparte de si se trata de una ficción o de un suceso verídico, están las múltiples especulaciones sobre que sucedió con las tres colegialas y su maestra. En 1980, Yvonne Rousseau publicó Murders at Hanging Rock (Los asesinatos en Hanging Rock) que recopila todas las teorías fraguadas alrededor de las desapariciones y que van desde violaciones y asesinatos hasta un traspaso a otra dimensión donde las personas pueden levitar, lo que explicaría el estado de los pies de Irma.

En 1987, tres años después de la muerte de la autora, se publicó en forma separada The Secret of Hanging Rock, el capitulo faltante que contenía la explicación del misterio. Tras cruzar un riachuelo, las colegialas entran en otra dimensión  y caen presa del hechizo de la Roca. Cuanto más suben más pierden contacto con la realidad. La maestra de matemáticas las alcanza, pero ella también es victima del sortilegio, todas se despojan de los corsés y los arrojan al vacio, pero las prendas permanecen flotando en el aire. Tal como el tiempo, la fuerza de gravedad desaparece en el sitio. De pronto notan un agujero en la roca por donde penetra una serpiente. Miss McGraw sufre una metamorfosis que le permite seguir al reptil, Miranda y Marion van tras ella, una piedra cae y cierra la entrada de su escondite dejando a Irma golpeando frenética en la roca.

Yo leí la novela, pero no he leído este capitulo final, por lo que no sé como Lindsay explicó los otras misterios (los pies limpios de Irma y  el golpe en su cabeza), pero el cuento del portal no me convenció. Tomando en cuenta otras pistas ofrecidas en la novela, todo indicaba que las chicas subieron a encontrar “algo” o “alguien”. La imagen de las colegialas en estado de trance escalando La Roca, me recordó a Richard Dreyfuss y Melinda Dillon subiendo a  La Silla del Diablo en “Encuentros cercanos del tercer tipo”. Sin llegar a creer que hayan sido abducidas por extraterrestres, su subida tuvo un propósito y una líder: Miranda.
(Anne Lambert como Miranda. Foto sacada de Wonders in the Dark)


Es Miranda quien decide ir a explorar la Roca, es Miranda quien deja su reloj en casa como sabiendo que el tiempo se vuelve intrascendente en la Roca. Es Miranda quien antes de partir le dice a Sarah, su mejor amiga, que pronto se marchará como si presintiera que no regresará  del picnic.  Y es Miranda quien dice la frase más importante del libro y película: “Todo principio y final ocurre en el lugar y momento indicados”.
Miranda es un ser etéreo y no solo por su hermosura (excelentemente representada por Anna Lambert). La maestra de francés la compara con un ángel de Botticelli,  y Miranda se comporta como un ángel bienhechor protegiendo a las más desvalidas de su escuela, Edith y la huérfana Sarah. Su nobleza contrasta con la oscuridad de la directora, Mrs. Appleyard. Y no es de sorprender que tras la desaparición de Miranda, todo el internado se venga abajo.

 Miranda no es de este mundo y debe partir de regreso al suyo dejando atrás muchas interrogantes y obsesiones. Su belleza mística domina al joven Michael quien, junto a su sirviente Albert, será el último  en ver a las chicas en su subida. Mientras Albert comenta las curvas de Irma, Michael solo tiene ojos para Miranda a la que compara con un cisne. Días después de la desaparición, Michael continua ofuscado. Miranda invade sus sueños hasta obligarlo a emprender la subida a la Roca y encontrar a Irma. Miranda es  un hada que hechiza a los hombres con un poder que va más allá del erotismo.
(Vivean Gray como Miss McGraw. Foto sacada de My Reviewer)


Por eso suena raro  que  sea Miss McGraw, quien guíe a las colegialas hacia el otro mundo. Pero tiene sentido al recordar quién es  la maestra de matemáticas. Es pragmática, intelectual, confía plenamente en las ciencias, en lo tangible, su cabeza esta llena de números, fechas y cifras. Es una mujer que mide la vida por lo que ve y enfoca el tiempo de una manera linear. Cuando el tiempo cesa de existir al pararse su reloj, se convierte en una persona a la deriva, vulnerable al hechizo de la Roca, por eso ella va más allá que las colegialas. Se despoja de faldas y enaguas, símbolos de respetabilidad y es ella quien busca ansiosa la entrada a un posible reino de fabula.

Marion, la otra alumna perdida, es callada y de lentes, pero tiene una rica vida interior. Ella es quien observa dese las alturas a la gente al pie de la roca y las compara con hormigas, preguntándose el propósito de las personas en ese mundo al que ella está a punto de abandonar. Entonces si Miranda regresa a su mundo perdido, si Marion busca un propósito en otro espacio y Miss McGraw intenta encontrar algo que reemplace a su sentido del orden regido por el tiempo, se entiende la desaparición de las mujeres. ¿Pero qué pasa con Irma?
(Karen Rbson como Irma. Foto de listal.com)


Ella no tiene cabida en ese otro espacio. En términos esotéricos, no ha alcanzado un estado de conciencia más elevado. Se apega al mundo, es la más terrena, la más cómoda con el estatus quo. Está ligada al mundo físico representado por una sexualidad incipiente que ya se manifiesta en su bien formado cuerpo que Albert compara un reloj de arena. Irma es la encarnación de un mundo que sigue los dictados del reloj.

4 comentarios:

  1. fantástica análise.............. melhor impossível. Retratas tudo como eu pensei, mas sem ser capaz de traduzir em palavras

    ResponderEliminar
  2. que interesante al final la autora revelo el misterio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando lo hizo destruyó el mito...A veces es mejor conjeturar, al menos en el mundo de la fantasía.

      Eliminar