jueves, 20 de abril de 2017

Todas las Reinas son Cersei ( La Influencia de Juego de Tronos)


 Cersei Lannister es una contendiente trascendental en el Juego de Tronos, un personaje icónico de la saga y la adoración de su fandom. No es de sorprender entonces verla convertida en prototipo. Desde que en el primer capítulo Lena Heady se quejara del viaje agotador hasta Invernalia, que Cersei se ha convertido en un patrón para recortar a otras tiranas amargadas y soberbias del género fantástico y del drama histórico.

Cersei y otras Reinas “fantásticas”
Es tal la asociación de Cersei con otras villanas mandamases del género fantástico que cuando se publicitaba “Emerald City” ya se hablaba de La Bruja Mala del Oeste como de una especie de Cersei. Es que bruja, mala y poderosa obligada a parecerse Cersei. Y ahí es donde erran, La Leona Lannister es un personaje negativo, pero no es bruja. Lo que sucede es que, para sus enemigos y sus víctimas, Cersei es como un ente malévolo de cuentos de hada, una hechicera que persigue a las heroínas: un cruce entre la a Madrastra de Blanca Nieves y La Bruja Blanca de Narnia.




Cuando vi a la Reina Ravenna de “Blanca Nieves y El Cazador” inmediatamente la identifiqué con Cersei. Ambas son rubias, ambiciosas, controladoras, preocupadas de que una rival más joven no les quite el trono, y con unas mangas gigantes que es un milagro que no vivan enganchadas de las manijas de las puertas. Ravenna tiene un hermano Finn con el que parece unirla algo más que cariño fraterno (le permite que la vea bañarse desnuda). Yo que, cuando vi la película, estaba en medio de la segunda temporada de GOT, inmediatamente reconocí la correlación Finn y El Matarreyes.

Otros hermanitos rubios y cariñosos 

Esa afinidad entre Ravenna y Cersei no es accidental. Obvio que los productores de Blanca Nieves ya tenían en mente a la hija de Tywin como epitome de reina mala. Tal como lo tendría presente Tim Burton. Si Blanca Nieves era la Sansa de Ravenna: Alicia en El País de las Maravillas representa algo parecido para la gritona Reina de Corazones. Helena Bonham Carter interpretó a la tirana caprichosa, pero letal por excelencia, tomando lecciones con la Leona Lannister, y ese siniestro Sota de Espadas definitivamente tenía un aire de Matarreyes morocho.

infamous.fin















Aunque Ravenna y Cersei son contemporáneas y está claro que el rol de Lena Heady influyó en la creación la madrastra de Blancanieves. La Alicia de Tim Burton es del 2010, un año antes que” Juego de Tronos debutara en HBO. Es posible, que Burton, Linda Woolverton (la libretista) o algún consejero, tuviera conocimiento de una Canción de Hielo y Fuego y eso haya ayudado a perfilar la dicotomía Reina-Alicia.

¿Está Cersei basada en Ana Bolena?
(telegraph.co.uk)

No podemos especular de la misma manera sobre la similitud entre la Ana Bolena de Natalie Dormer y su suegra en GOT. “Los Tudors” comenzó en el 2007 y Ana Bolena tuvo trascendencia desde el comienzo de la serie. Para la segunda temporada, Ana había pasado de ser una joven, un poco ambiciosa, pero llena de ansias de reforma y de amor por su monarca marido, a una mujer recelosa, paranoica, de mal talante y amiga de la botella. ¿Suena parecida a alguien? Por supuesto que sí.

Hay una escena, en la segunda temporada, donde George, el hermano de la reina, sorprende a Ana en su recamara, borracha y al borde del ataque de nervios. Cuando Ana, en medio de su pataleta, se muestra obsesionada con el peligro que representan para ella su hijastra Maria, y la madre de esta, Catalina de Aragón y expresa el deseo de acabar con ambas, es como si escucháramos a Cersei complotando contra sus enemigos y desahogándose con el hermano.

 George Rochford fue al cadalso acusado de haber tenido amores incestuosos con su hermana, Cersei es amante de su gemelo. Podría asegurar que Weiss & Bemioff le echaron una ojeada a “Los Tudor’ antes de crear una visión audiovisual de la Cersei de Martin.

El prototipo de “La Reina Mala”
(Esquire)

Una de las bellezas de la Canción de Hielo y Fuego, es que Martin se ha inspirado en muchas entidades históricas para crear a sus personajes. Eso convierte a la Canción en un roman a clef donde el historiador profesional o amateur tiene que identificar al personaje verdadero tras el ficticio. De la relación incestuosa de los mellizos Lannister se ha dicho que está basada en los amores clandestinos de Lucrezia Borgia y su hermanito, pero en “Los Borgia”, Holiday Granger creó una Lucrezia que más se parecía a Luna Lovegood que a Cersei.

Sin embargo, los productores de “The White Queen”” si se acordaron de la hija de Tywin Lannister cuando se trató de caracterizar a Margarita de Anjou. Apodada “La Reina Mala”, Margarita ha sido una obsesión de la ficción histórica. Shakespeare la incluyó en cuatro de sus obras y se han escrito óperas y un sinnúmero de novelas sobre ella. Sus mismos contemporáneos la describían como hermosa, pero de temperamento volátil y agresivo.
Boda de Margarita de Anjou y Enrique VI

A pesar de que llevó a Inglaterra a una guerra civil cuando derrocaron a su marido Enrique VI, Margarita no fue feliz en su matrimonio. Enrique estaba loco y no tenía mucho apetito sexual. La reina, sin embargo, tuvo un hijo que fue su adoración (como Joffrey de Cersei) y que puede haber nacido de amores adúlteros de Margarita con Lord Ormonde o con el Duque de Somerset. Shakespeare creía que el amante de la reina era su mentor, Lord Suffolk. El caso es que, el pueblo no quería a Margarita por tacaña y arrogante y se rumoraba de que su hijo Eduardo era ilegitimo. Ya con esas ya tenemos a la verdadera Cersei.
Margarita llora la muerte de su hijo
Cersei llora la muerte de su hijo

Pero esa correlación se hizo más patente en la adaptación de la novela de Philippa Gregory. Parecía que la actriz flamenca, Veerle Baetens, siempre tenía presente a Cersei al interpretar a “La Reina Mala”, sobre todo en su trato de la desdichada Anne Neville, su nuera. Como Cersei con Sansa, Margarita se complacía en humillar a su nuera, en recordarle su posición vulnerable, en no escatimar recurso para hacerle más difícil su situación. En ningún momento sentía piedad de la orfandad de Anne o de su falta de experiencia. El peor momento fue cuando Margarita se impuso como testigo de la terrible noche de bodas de Anne.


¿Lancaster o Lannister? ¿No se parece a Joffrey el monstruito?

El Príncipe de Gales era la adoración de su madre y tan bruto, malévolo y soberbio como Joffrey. Margarita, tal como Cersei, parecía molesta de tener que compartirlo con la nuera y por eso descargaba su frustración sobre Anne.

Tal como Cersei era más déspota con Sansa cuando esta había perdido a su familia, Margarita es más exigente e insensible cuando Anne recibe la noticia de la muerte y derrota de su padre. Como “The White Queen” data del 2013, está claro que Cersei ha sido el modelo escogido para fabricar un estereotipo de reina mala y medieval.

Cersei y Catalina de Médicis: el lado maternal de las tiranas

El 2013, también vería el nacimiento de” Reign”, una serie inclasificable, Tanto así que la han vendido como “fantasía”. A pesar de incluir druidas, fantasmas y un juvenil y atractivo Nostradamus lanzando profecías a diestra y siniestra, lo más fantástico de este programa es la pretensión de ser histórico al relatarnos la juventud de Maria Estuardo en Francia. Obvio que la descripción de la Reina de los Escoceses en la Corte de los Valois, abarca a su querida suegra, la legendaria Catalina de Médics. En la vida real, la Reina de Francia no pasaba a su nuera. La serie exagera esa enemistad y Doña Catita vive complotando en contra de Maria, ya que teme que sea la causa de la prematura muerte del joven rey (una de esas locas profecías de Nostradamus).



Obvio que cualquier rivalidad entre reina “mala “y joven nuera hace que los troneros hablen ya de Cersei-Sansa, pero como Maria es mucho más avispada y poderosa que la niña Stark, mejor sería compararla con Daenerys. Para fines de la tercera temporada, Catalina y Maria son aliadas. Sin embargo, Catalina sigue en un rol “cersiano”. El nuevo rey es Carlos, que anda con ganas de vengarse de las negligencias maternas. Carlos, como Joffrey, es medio loco. Este año nos han llevado a creer que es un asesino en serie, un necrófilo, y un caníbal, en ese orden. Al final resultó que lo más malo que había hecho fue convertirse al protestantismo.
Carlos cuando creiamos que se comía a los niños del pueblo (International Business Times)

Entretanto, Catalina como Cersei desesperadamente intenta recuperar el poder que alguna vez tuvo sobre el rey. Como ocurriera con Tommen y Joffrey, Carlitos se aleja de la madre, no cree en sus palabras y es agresivo con ella. Tal como nos pasa con La Leona Lannister, nos da lástima ver a una mujer que solo busca proteger a su hijo y que encuentra rechazo. Las escenas de Catalina y su hijo-rey me traen a la memoria muchas escenas de “Juego de Tronos” y eso no es coincidencia.

La Cersei Vikinga

El 2013 fue también el año que conocimos a Ragnar Lothbrok y su familia. En la semi-igualitaria sociedad vikinga no hay espacio para una reina tan retorcida como Cersei. Dejémosle esas cosas a los sajones que enloquecen a las mujeres con su opresión patriarcal. Pero, aunque tuvimos reina loca a la sajona, no fue Kwenthrith quien demostró tener algún parecido con la hija de Tywin.

Para los que militamos en el Team Aslaug fue un shock ver a la hija de Sigfrido, degradarse y caer en niveles cersianos. A pesar de ser toda una princesa, Aslaug, como Cersei, se traumatizó al descubrir que su marido no la amaba. Se buscó un amante, se obsesionó con su hijo más débil, se encariño con la botella. Aunque difería de Cersei en que nunca amó el poder, y que en el fondo era una buena mujer, su depresión, su falta de interés en las cosas que realmente importaban, su complejo de victima que la hacía egoísta las desgracias ajenas la ponía al nivel de la reina tirana. Sus enemigos rápidamente aprovecharon para tildarla de “la nueva Cersei”.

Cersei en la Casa Blanca


(Huffington Post)

Lo ocurrido con Aslaug saca a la luz el estereotipo al que los productores apelan cada vez que tratan con una mujer poderosa a la que la desgracia hace tambalear. Comparar a Jackie Kennedy con Cersei Lannister parece una aberración. Sin embargo, en el filme de Pablo Larraín, tanto director como libretista aprovechan este estereotipo cersiano para demostrar, no tanto la magnitud del dolor y trauma de Jackie, sino su necesidad de mantener un mito como una manera de superar que ya no es Primera Dama.
(The Sag Harbor Express)
Reinas, hermanos y cadáveres (metro.co.uk)


En la vida real, el espacio entre el asesinato de John Kennedy (septiembre 22, 1963) y su funeral (septiembre 25) fue mínimo. Durante esos días, la Primera Dama estuvo muy ocupada, con tiempo escaso para dormir, y rodeada de gente, parientes, amigos, funcionarios, secretarias y dignatarios. Cada uno de esos momentos está documentado. Sin embargo, el filme extiende ese periodo y tiene a Jackie haciendo cosas imposibles como ir a buscar el sitio para enterrar a JFK, algo que estuvo a cargo de Robert Mcnamara.  Aunque desconocía este último detalle, como fanática de Jackie, sentí que había mucho de falso en el filme y en la actuación de Natalie Portman.

Un a escena totalmente surrealista tiene a Jackie vagando por cuartos vacíos de la Casa Blanca, empinando innumerables shots de vodka y copas de vino. En su borrachera (también mezcla el alcohol con píldoras) se cambia de vestido tras vestido y en un momento hace un semi desfile para un par de agentes secretos que aparecen de la nada. En la vida real, en la Casa Blanca no cabía ni un alfiler, la única intimidad de Jackie era cuando iba al baño. 




Si hubiera estado tan ebria como la describe el filme no hubiera podido acompañar a pie el ataúd del marido. Pero entiendo que el libretista quiere que sintamos a Jackie como una mujer solitaria y aislada, tan ocupada creando y viviendo un mito que no puede ser ella, misma. Por eso se disfraza, se aturde con alcohol y se despide se su palacio. A medida que comprendía eso, ante mi horror visualicé a una Cersei embriagada deambulando por los pasillos del palacio en Desembarco del Rey.

Otra escena que me hizo pensar en Cersei, fue Jackie en el Cementerio de Arlington.  Llueve a cantaros, pero ella insiste en arrastrar a su entourage a encontrar el lugar perfecto para enterrar a JFK. Frustrada, se adelanta chapoteando y casi cayéndose cuando sus tacones de aguja se entierran en el lodo. Esta escena que nuca ocurrió, muestra una mujer acostumbrada a mandar que se molesta cuando le llevan la contraria. De nuevo vi a Cersei discutiendo con sus ministros. Ya la esperaba ordenando que arrestaran a Meñique.

Por último, esta para mí lo más insufrible de la película, la relación con Robert Kennedy. Aparentemente, Jackie únicamente puede sincerarse con su cuñado. Esto deviene en intercambios mordaces entre ambos, pequeñas conspiraciones y recriminaciones y hasta una pataleta de la Primera Dama en la que acusa a Bobby de exponerla a ella y a sus hijos a las balas de un hipotético asesino. En la vida real, Jackie y Bobby fueron muy unidos, tanto que se ha rumorado que fueron amantes. Los críticos han comentado que las peleas entre los cuñados parecen “de matrimonio”. Para mis esas discusiones de hermanos(cuñados)y amantes, sonaban a las de Cersei y Jaime.


 En una entrevista, mi compatriota Larraín dijo que no sabía cómo enfocar el personaje de Jackie, porque le era totalmente ajena, por lo que acabó recreándola como “una reina”. Una lástima que Pablito no conociera más reinas que Cersei Lannister.

Futuros Clones de Cersei
Esta semana cuando veía el comienzo de “The White Princess”, ya trataba de identificar a la clon de Cersei. ¿Será la suegra o la madre de la primera reina Tudor? Tan acostumbradas estoy a ver el estereotipo que me sorprendería que no lo tuviéramos en esta serie de Starz.

Lo que es seguro es que seguiremos viendo estas reinas obsesivas, destructivas paranoicas que aman el vino tanto como a sus hijos.   ¿Cuál de las mencionadas les recuerda más a Cersei?  ¿Se me ha olvidado algún otro clon entre las reinas fantásticas o históricas? Recuérdenmelo ¿Que reina histórica o ficticia, que se parezca a Cersei les gustaría ver en pantalla?  
(Cersei y Leonor de Aquitania)


Yo ya tengo mis candidatas del pasado histórico. Me gustaría ver algún día, siguiendo ese modelo cersiano, a la rebelde Leonor de Aquitania (con Juanito sin Tierra como Joffrey). Desde que la interpretara Glen Close en la última adaptación de Un león en invierno, que a Leonor la tienen olvidada, a menos que se cuenten esas apariciones de relleno en las quinientas adaptaciones de Robin Hood.

 Otro gran personaje cersiano fue Isabella, “La Loba de Francia” a la que conocimos en Los Reyes Malditos de Maurice Druon. No me gustó la última adaptación, así que preferiría que los ingleses se encargaran de adaptarla, como maestros del genero histórico que son. Y obvio, que muestren a Isabel como una Cersei de la vida real.

3 comentarios:

  1. Qué buena nota, Male!!!!!
    La verdad que me caería medio mal que hiciesen una Leonor de Aquitania a lo Cersei... con toda la tela para cortar que da la aquitana, creo que encararla desde ese punto de vista sería para quedarse con las ganas.
    Lo que me pasa con estas reinas es que siempre tiendo a hacer hincapié en su rol maternal, y a entender todo lo demás en concomitancia con este. Tanto en Cers como en Aslaug. Aunque la verdad es que Aslaug me gusta mucho más que la leona. Tiene un halo de dignidad que se me hace mucho mayor.
    Ahora, qué "gracioso" lo que hicieron con Jackie... en mi vida se me hubiese ocurrido presentarla como una reina, tal como dice el director que mencionaste... a ver, ¿vas a hacer una película de ese estilo? Investigá... no podés quedarte con que no entendés al personaje, me parece... ¿cómo vas a filmar algo que no entendés?
    Un gusto leerte de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Reina Guivi, mas gusto tenerte aquí. El problema con Cersei es que, aunque no podemos negar que es trágica, es hasta cierto punto unidimensional. Carece de méritos que la rediman. Incluso su amor por Joffrey es un poco patológico, porque estimula su maldad. Por eso me encantó lo que hicieron con Margarita de Anjou en “La Reina Blanca”, era totalmente Cersei. En cambio, la Catalina De Medici de “Reign” está siempre tratando de controlar al hijo para que no se meta en líos.
      El amor maternal es realmente la cualidad redentora y catalítica a la vez de todas estas reinas importantes. Por eso me ha horrorizado descubrir que la Reina Victoria no quería a sus hijos. Cuando estaba en la secundaria, nos pusieron como tarea escribir una carta apologética desde el punto de vista de algún personaje de la Revolución Rusa, y yo elegí firmar la mía como la zarina Alejandra. Era la auto-exoneración más fácil según yo. Todo lo malo que hizo fue pensando en el bienestar de su familia y principalmente de su hijo. Pero sería horrible que la compararan con Cersei.
      Leonor de Aquitania se servía a Cersei con papas fritas. No era tirana, ni asesina, sino una mujer con don de mando, mucha ambición, poco respeto con las convenciones medievales que regían el comportamiento de las féminas, por eso si, en este momento, que hay una obsesión con recrear los juegos de tronos de la vida real, sería bueno que la recordaran.
      Lo de Jackie fue un WTF? gigantesco. Suerte que la compré en línea y no la vi en el cine. Capaz que me levante del asiento y me vaya, y el cine aquí es caro. Ninguno de los involucrados (también hay que culpar al libretista y a la misma Natalie Portman) entendió a Jackie ni su tragedia. Como dijo una crítica en su afán por destruir un mito se construyó otro que poco tenía que ver con Jackie o JFk. El problema con los chilenos, aun los cultos y que han tenido acceso a otro mundo (el caso de PL) es que no tienen imaginación. (ya sabes que la mía viene del Bel Paese, sino sería cerrada como botín). El caso Jackie no es fácil de entender en un país donde no hay equivalentes. Ella no era presidenta como la Bachelet o política como la mamá de PL que fue Ministro de Vivienda en el gabinete de Piñera. En realidad, yo sé en quien se inspiró, pero eso te lo cuento en privado. En cuanto a Nat (y como la han elogiado, si la mayor parte de las veces parece Tina Fey parodiando a Jackie) su parodia viene de un prejuicio que también te cuento en privado.
      Besos

      Eliminar
    2. Dos cosas, una que la gran diferencia entre Aslaug y Cersei es que Aslaug no amaba el poder, se lo pasó en bandeja a Lagertha. Lo otro, mi generalización sobre los chilenos, hay excepciones a la regla. JiJI, como nuestra REena Any a la que no podemos acusar de que no tenga imaginación, todas mis reinas la tienen

      Eliminar